La Terminal, ida y vuelta a la realidad

Historias en tránsito y noticias del mundo global que nos atraviesan.

Lo que no hay que hacer en Semana Santa.


virgen-cscabuzzo-laterminalrosarioworpress

La crucifixión, muerte y resurrección de Jesucristo es lo que conmemora cada año la iglesia católica en la llamada Semana Santa. Fechas que el Vaticano intenta sostener en tiempos donde el impacto de esa historia ya no tiene el efecto deseado. Tras siglos de someter a la sociedad al recogimiento y la veneración, hoy la semana santa es la oportunidad turística y de esparcimiento que todos esperan.

Uruguay, que se declaró un estado desvinculado de la religión, la denomina “Semana del Turismo” y en Argentina, donde sí la iglesia es parte del estado, se establece un feriado que mueve cientos de miles de personas a centros de esparcimientos. Recuerdo cuando era joven, no hace mucho precisamente, la radioemisoras transmitían música sacra. La programación habitual se levantaba para dar lugar a un lúgubre sonido que acompañaba el luto por la tortura y muerte de Jesús. La televisión hacía la propio poniendo en el aire viejas películas religiosas de clase B, misas en directo y procesiones papales. Todo era muy aburrido. No había espectáculos, ni confiterías o bares que se atrevieran a romper el protocolo religioso. Las entidades de la Iglesia, con enorme poder en el pasado (La Liga por la Decencia, por ejemplo) no dudaban en denunciar públicamente cualquier violación a este código no escrito.

sagradocorazon-cscabuzzo-laterminalrosarioworpressEl viernes, supuesto ayuno de Jesús y sus seguidores, la gente aprovecha  para comer pescado, como única carne autorizada por la fe. No se comía poco en el pasado, ni ahora. Ya existían en Argentina los huevos de pascua que se reservaban para el domingo y una rosca que era igual a la de Reyes, pero con un espantoso huevo de adorno.  El precio de estos productos no respetan hoy la fe ni la festividad cristiana, pero igual se venden con marcas de reconocidos chocolates y confituras.

El día anterior, sábado, se organizaban procesiones que recorrían los barrios.  Recuerdo las que realizaba la parroquia de Fátima en mi barrio Ludueña, con sus canciones cansinas y las velas en candelabros de papel que llevaba la gente. La concurrencia no era más que unos metros de feligreses de la tercera edad que no se resignaban a abandonar sus viejas costumbres. Como últimos bastiones de la tradición, esas ancianas, viudas, solteronas y abandonadas por la suerte se esmeraban en divulgar la saga de prohibiciones para esas fechas solemnes, bajo el apercibimiento del Creador, que no dudaría en castigar duramente a los que ofendan sus principios. Esos mitos se repetían en casi todo el mundo, o se adaptaban a la realidad local. Al igual que los medios electrónicos que debían abandonar la música festiva, la gente también tenía que adoptar una postura de dolor.

Dios castiga.

Los chicos no debían subirse a un árbol, porque se corría el riesgo de convertirse en mono. Tampoco bañarse porque te transformabas en pez. Los bebés que nacían el Viernes Santo eran visto con recelo: podían traer el anticristo.

La más llamativa era la prohibición a las relaciones sexuales, con su pareja, obvio: Podían quedar unidas físicamente, sin posibilidades de separarse, cosa terrible que no tiene antecedentes verificables. Los niños no podían jugar, se hablaba en voz baja. La radio y la televisión en volumen inaudible.

La gente temía romper estas reglas ante el castigo divino. Se encendían velas delante de estampitas en peligrosos altares hogareños. Se rezaba el rosario. Algunos decían que no se debía limpiar la casa, ni barrer el suelo, porque era equivalente a “barrer la cara de Cristo”. Si se aprovechaba para hacer algún trabajo en casa, se debían evitar los clavos, porque Jesús había sido crucificado con ellos, según la creencia popular.

Los devotos importantes visitaban 7 iglesias, y dejaban ofrendas en cada una. Ruperta, la amiga de mi mamá, prometió repetir esa costumbre este año, lo que demuestra que todavía hay gente que no abandona la tradición.

cristo-cscabuzzo-laterminalrosarioworpressPero hay otras prohibiciones no declaradas  que valen la pena compartir. Si se corta el cabello ese día, crecerá bello el resto del año. No vestirse de rojo, porque es “el diablo”, hacerlo de negro, como un luto. Si algún hijo le levanta la mano a sus padres en un intento de agresión, se le puede caer el brazo o convertirse en mula. A las 3 de la tarde del Viernes Santo, supuesta hora de la muerte de Cristo, no salir, ni siquiera asomarse a la calle. No cortar nada con cuchillo porque se estaría dañando el cuerpo del mesías. Si un hijo le saca la lengua a sus padres, la lengua se le puede convertir en una serpiente. De terror.

La Semana Santa y una historia pagana.

Según cuentan algunos estas fechas cristianas son anteriores a las supuesta historia bíblica y nace en la leyenda pagana de la lucha entre el cordero y la serpiente. “El cordero débil pero joven, lleno de vida, de sangre caliente, en representación de la primavera, del florecimiento de la naturaleza, del verdor de los campos, quien, a su vez, vence a la serpiente, de sangre fría, ojos inexpresivos como los de un psicópata, que representa la sequedad y la esterilidad del frío invierno.”

La leyenda abría sido adoptada y adaptada para la versión final de la vida de Jesucristo. Historia que supo tener mejores épocas y que hoy llega a este mundo electrónico y virtual como un viejo relato que no merece tomarse en cuenta.

Claudio Scabuzzo
La Terminal

 

Fuentes consultadas:

http://www.nydailynews.com/latino/espanol/2009/04/04/2009-04-04_creencias_y_mitos_que_rodean_a_semana_sa.html

http://www.luzmasluz.org/PROGR._RADIALES/2007/30-03-07/semana_santa.html

Fotos: Claudio Scabuzzo/Glenda Scabuzzo

About these ads

10 comentarios el “Lo que no hay que hacer en Semana Santa.

  1. Claudio Scabuzzo
    08/04/2014

    Reblogueó esto en La Terminal, ida y vuelta a la realidady comentado:

    Hace unos años publiqué este artículo que “resucita” en vísperas de Semana Santa con muchos lectores ávidos de estas historias.

    Las fotos son íconos religiosos de la Catedral de San Nicolás, Provincia de Buenos Aires.

    Me gusta

  2. Yeni
    07/02/2013

    Tal parece, que este artículo, lo escribió el mismo LUCIFER.
    Este artículo es el más ignorante, blasfemo y estúpido que e leído en toda mi vida.
    El que escribió este artículo esta listísimo para ir al infierno con su padre SATANAS.

    Me gusta

    • Claudio Scabuzzo
      23/03/2013

      Gracias por las calificativos. No creo que vaya al infierno, ya estoy en él aquí en la tierra.

      Me gusta

    • SATAN
      27/04/2013

      Te everemos en el infierno

      Me gusta

  3. isabel
    03/06/2012

    hola YO QUIERO SABER SI EN SEMANA SANTA NO SE PUEDE TENER SEXO ,, EM ESOS DIAS.-.– RESPND.. MI PREGUNTA.-,.

    Me gusta

  4. Pingback: Cadáveres milagrosos y mentiras del Vaticano. « La Terminal, ida y vuelta a la realidad

  5. Claudio Scabuzzo
    12/04/2009

    Carlos Van Höelle, un gusto que recorras mi blog y que compartas algunos puntos de vista. Gracias por brindar por mí. Verás que muchos de mis artículos abordan estos temas de los mitos que han orbitado en torno a nuestra realidad en forma permanente. Es un tema que permite un debate interesante sobre la necesidad de creer o no en determinadas figuras o hechos, sin siquiera averiguar su verdadera naturaleza. En el caso de estas “prohibiciones” religiosas, aquí derrama los excesos del poder eclesiástico que no se conformaban con darle “la palabra de Dios”, sino someterlos a temores infundados para que el rebaño no se disperse. Una siniestra actitud de control social.
    Saludos desde Rosario

    Me gusta

    • Carlos
      06/04/2012

      Es cierto y comparto contigo que la iglesia de siempre se ha basado en llevar a la gente que les sigue fervosamente por el temor o los miedos que les han impuesto
      Pero tambien es cierto que hoy en paises avanzados donde la religion no es lo primordial los unicos miedos son los que nos mandan otra religion que hoy por hoy es peor que es el capitalismo la producion y el endeudamiento de las personas
      Con lo cual yo creo que hay dos niveles en la vida
      1) los paises de segunda velocidad o tercer mundo donde las religiones son lo mas importante para la personas por que por la religin las pueden controlar para que no se subleben en contra de los que las dirigen los malos estados que gobiernan
      Luego esta la primera velocidad donde la religion ya no es lo mas importante lo mas importante es poder tener un trabajo y poder pagar todolo que el capitalismo ha creado para que trabajes para ellos
      Por lo tantao es tal la preocupacion que tiene por crear riqueza que no te queda tiempo para religiones
      Con lo cual para mi estas son las religiones de nuestro tiempo
      Una que es la que recuerda con nostalgia esos paises de la primera velocidad ( religion)
      Y que hoy practican el tercer mundo en una gran mayoria
      Y la otra la que padece tambien los paises de la primera velocida el capitalismo o el consumismo
      De las dos yo creo que la peor es el capitalismo porque degrada a las personas, las hace inumanas avariciosas envidiosas y esclavas del capital
      La otra es por lo menos espiritual si no te implicas demasiado es hasta reconfortante un muchos momentos de la vida

      Un saludo : Carlos

      Me gusta

  6. Carlos Van Höelle
    12/04/2009

    Señor Scabuzzo estoy aterrorizado.
    No se si es efecto de haber hecho un asado al horno el viernes santo y sufro un castigo.
    Pero leyendo todos sus artículos parece que los hubiera escrito yo. No recuerdo haberlo hecho ni haberme llamado Claudio Scabuzzo. Pero una coincidencia así no puede ser buena.
    Por lo que voy a santificarme.
    A falta de agua bendita hubiera sido útil aguardiente, que es pura y ardiente.
    Pero tampoco tengo. Por lo que esta noche me serviré un whisky y si siente una serena placidez es que brindé por usted.
    De vuelta al artículo, las costumbres, terrores y supersticiones en que vivimos merecen un estudio y un libro. No puede interpretarse la Historia Argentina sin conocer los miedos argentinos. Y eso pasó aquí nomás hace tan poco que conservamos objetos de la época y esta época nos conserva a nosotros como testigos.

    Me gusta

  7. Martin
    12/04/2009

    Como es habitual Claudio, tus comentarios, relatos e intervenciones en el blog me resultan más que interesantes por lo simple de los temas y lo profundo de las consecuentes reflexiones que quedan flotando en el aire después de leerlos.
    Me llevaste a mi niñez en el ´67 cuando se estrenaba la peli Help (Socorro) en Mar del Plata y mi tía no lo dejó a mi primo venir a verla porque era un viernes santo.
    Saludos.

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una recorrida por los post

Derechos Reservados

El contenido de La Terminal, ida y vuelta a la realidad, se publica bajo licencia Creative Commons Attribution-Noncommercial-sin obras derivadas 2.5 Argentina. Las imágenes no propias pueden contener otros derechos. Los artículos los podés copiar, distribuir y o difundir para comunicación pública "sin fines comerciales" citando siempre esta fuente y reproduciendo la URL de la publicación original. No pueden ser modificados. Solicita autorización de publicación a la siguiente dirección de correo electrónico: scabuzzo@hotmail.com La Terminal, Ida y vuelta a la realidad by Claudio Scabuzzo is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina License. cc

Conducta Responsable

Este sitio permite su participación libremente pero deberá tener una conducta responsable. Toda la información que facilite deberá ser veraz. A estos efectos, usted garantiza la autenticidad de todos aquellos datos que comunique y será el único responsable de las manifestaciones falsas o inexactas que realice y de los perjuicios que cause a este sitio o a terceros por la información que facilite.Usted se compromete a actuar en forma responsable en este sitio y a tratar a otros visitantes con respeto. En sus comentarios no se permiten enlaces a sitios comerciales ajenos a La Terminal, ni publicidad encubierta. Los comentarios que no respeten estos principios serán editados o bloqueados para su publicación.

Advertencias

Condiciones de uso del sitio/blog La Terminal, ida y vuelta a la realidad: La Terminal, ida y vuelta a la realidad, es un blog de artículos con la participación voluntaria de personas que desarrollan conjuntamente un intercambio de ideas y experiencias a través de comentarios. Su esquema de funcionamiento permite a cualquier persona que dispone de conexión a Internet y de navegador, incluir comentarios en los artículos existentes. Por este motivo tenga presente que la información no ha sido necesariamente revisada. Ninguno de los autores, editores, patrocinantes, administradores, operadores de sistema, ni ninguna otra persona relacionada de cualquier manera con La Terminal, ida y vuelta a la realidad, puede ser considerada legalmente responsable de la aparición de información inexacta, errónea o difamatoria, o por el uso que Ud. haga de la información contenida en sus páginas o enlazada desde ellas. Salvo indicación de lo contrario , las conclusiones, las interpretaciones y las opiniones expresadas en los artículos y comentarios corresponden a los respectivos autores, y no representan necesariamente el punto de vista de este sitio. La Terminal, ida y vuelta a la realidad, puede contener material que ofenda su sensibilidad. Si esto puede suponer un problema, por favor absténgase de su uso. Los comentarios de los lectores no representan necesariamente la opinión del editor. Usted puede contactarse con el editor de esta publicación, Claudio Scabuzzo, a través de la dirección de correo electrónico scabuzzo@hotmail.com.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 605 seguidores

Member of The Internet Defense League

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 605 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: