Mapuches: Buscando su propia nación.


 mapucheMAPA territorio Mapuche

La exclusión y pobreza de las comunidades nativas no son una novedad. Las políticas oficiales han desconocido por años a estos pueblos y en vez de incluirlos, los aislaron. Pero hoy su grito aturde a las instituciones de la república mezclando odios y resentimientos ancestrales. Hoy quieren la tierra por la que transitaron libremente hace más de 500 años.  Son los mapuches, una fuerza que inquieta. ¿Les corresponde el enorme territorio que reclaman?. Quizás no, porque eran nómades, porque llegaron a algunos sitios para ocuparlos, porque negociaron un espacio en el pasado pero se subordinaron al Imperio español, porque estamos en el siglo XXI y no podemos retrasar el mundo para aceptarlo. Quizás sí merezcan que se les devuelva su tierra, la que ocupaban antes de la conquista, la que le fue arrebatada por el invasor que luchó por aniquilarlos. Pero aquí están, observados por los servicios de inteligencia de occidente, seducidos por organizaciones armadas populares. ¿Cómo quedarán estas tierras si logran su objetivo?.

mapuches tribu

Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. 
Y nos dijeron: “Cierren los ojos y recen”. Cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia.

Frase Mapuche

Cuando los españoles llegaron a América, estas tierras no estaban despobladas. Cientos de comunidades se repartían el territorio. Muchos eran nómades, condicionados a las guerras que desataban y que iban transformando su realidad siglo a siglo. A partir del “descubrimiento” de América y posterior invasión europea, los nativos fueron desplazados, aniquilados o absorbidos por la cultura extranjera. Pocas comunidades sobrevivieron y hoy, más de 500 años después, todavía buscan recuperar su espacio vital. La transformación política del virreinato a naciones independientes no cambió la realidad de estos pueblos, que sufrieron discriminación extrema y abandono.

Revertir todo esto es casi imposible, habría que comenzar de nuevo. ¿Pero desde donde?. Porque las generaciones actuales descendientes de europeos no tienen culpa de lo que hicieron sus ancestros. Muchos “blancos” adhieren a la integración total de todas esas comunidades al bienestar que ofrece la nación y que reciben mediante distintos programa gubernamentales. Pero la pobreza estructural merece políticas más agresivas y no solo los nativos sufren la exclusión.

La nación Mapuche.

No todos los indígenas tienen sangre pura pero conservan algunas costumbres, retazos de su idioma o ritos propios, lejos de la imaginería cristiana que también adoran. Su raza, mezclada con la europea, es un porcentaje elevado de la población de algunos países.  Vamos a hablar de los mapuches, una cultura ancestral que está golpeando el sistema político de Sudamérica con un reclamo inquietante: su territorio.

¿Quiénes son los mapuches? Constituyen un pueblo derivado de los araucanos. Alrededor de 500 años d. C. se establecieron en la zona de los lagos precordilleranos del valle central de Chile los grupos considerados como antecesores de los mapuches. Dichas poblaciones se extendieron por el sur hasta el río Maullín en Chile y posiblemente hacia el oeste, ocupando el norte y centro de la actual provincia de Neuquén. Cuando llegaron los españoles, el pueblo mapuche (“gente de la tierra”), habitaba en la región ubicada entre los ríos Itata y Toltén. Compartían con los Picunche (“gente del norte”) y los Huiliche (“gente del sur”) una misma lengua, que se extendió desde el río Choapa, hasta Chiloé, al sur.

Se extendieron en el territorio argentino empujados por las persecuciones españolas y atraídas por el ganado salvaje primero y por el “ajeno” después. Siendo nómades, lentamente ocuparon tierras de las hoy provincias de San Luis, sur de Córdoba, La Pampa, Neuquén y Buenos Aires, hasta que la avanzada militar de finales del siglo XIX, los llevó a instalarse al sur del río Limay. Los “malones” eran protagonizados por ellos sobre la población descendiente de europeos, y generaban temor porque no solo se llevaban el ganado, sino a las mujeres.

El Imperio Español y el primer tratado de paz.

Mapuche Cacique Lautaro_(de_Pedro_Subercaseaux) El Parlamento de Quilín o Quillín, también llamado Paces de Quillén; fue una reunión masiva realizada el 6 de enero de 1641 junto al Rio Quillen, actual Provincia de Cautin (Chile), de la que emanó el primer tratado de paz acordado entre mapuches y españoles, después de casi un siglo de lucha. Establece al Rio Bio-Bio como división entre ambos bandos. En él los españoles reconocieron la libertad de los araucanos -llamados así por los españoles- en sus territorios y estos permitieron el ingreso a la Araucanía de sacerdotes misioneros. Pero no solo eso.

Se debe considerar que los documentos conocidos fueron emanados únicamente por uno de los dos bandos que participaron en la reunión: los españoles. Y que los acuerdos alcanzados fueron de hecho compromisos verbales. De hecho, la administración española archivó las actas del parlamento como un tratado internacional, un acuerdo de paz, pero no cedió su territorio soberanamente.

El tratado suele ser interpretado como un reconocimiento oficial de la independencia de la nación mapuche por parte del Imperio Español, pero de él emana que los loncos mapuches reconocían al rey de España como señor y le juraron vasallaje. En sucesivos acuerdos mantuvieron esa subordinación al rey de España, lo que está lejos de ser una independencia real.

La masacre del desierto.

mapuches campaña del desierto Cuenta la Wikipedia que en 1870 los continuos ataques desde el oeste dificultaban el progreso de la región hasta que, el entonces general Julio Argentino Roca logro mediante la llamada guerra del desierto, terminar con el problema y abrir la Argentina a los cultivos y la produccion para todo el pais, llevando hacia 1890 al crecimiento mas importante de su historia.

Roca creía que la única solución contra la amenaza de los indígenas era exterminarlos, subyugarlos o expulsarlos. Para llevar a cabo este plan, el 4 de octubre de 1878 fue sancionada la ley N° 947, que destinaba 1.700.000 pesos para el cumplimiento de la ley de 1867 que ordenaba llevar la frontera hasta los ríos Negro, Neuquén y Agrio.

Allí habitaban tribus mapuches y de otros pueblos “mapuchizados”, que llegaban hasta el límite oeste de la provincia de Buenos Aires.

A finales de 1878, empezó la primera ola para “limpiar” la zona entre la zanja de Alsina y el río Negro a través de ataques sistemáticos y continuos a los establecimientos de los indígenas. Varios caciques fueron detenidos y confinados en la isla Martín García. Cientos de indígenas murieron en los ataques.

Con 6.000 soldados en cinco divisiones (entre ellos 820 indígenas aliados), en abril de 1879 comenzó la segunda ola alcanzando la isla de Choele Choel en dos meses, la cual fue entregada pacíficamente por los indígenas locales.

La historia no oficial cuenta que los mapuches jamás adhirieron a la independencia de Argentina y Chile. Se dice que lucharon por el rey de España debido a que creían que ellos perderían el reconocimiento que como pueblo tenían ante corona. No estaban equivocados. La independencia revocó esos acuerdos y ellos mantuvieron su postura guerrera, sin negociar con las nuevas autoridades y empujaron una guerra que casi los aniquiló.

Los mapuches rebeldes.

Mapuche bandera

Bandera de Wall-Mapu, el territorio mapuche.

La situación indígena en el sur tiene dos caras: la histórica y la económica. Hay reconocimientos que tardan en concretarse y derechos sobre la tierra que merecen una mayor consideración. Pero también hay emprendimientos que disminuyeron la tierra cultivable, que tecnificaron los obrajes para usar menos mano de obra y multinacionales que superponen sus intereses a los de las comunidades locales. La supervivencia de los pobladores, nativos o no, quedó en riesgo y el reclamo se ata a la historia, a ese pasado en donde no había alambrados ni propiedad privada.

MAPA territorio Mapuche

Wall-Mapu, la nación mapuche. Un extenso territorio que divide en dos a Chile y Argentina.

Un estado dentro de otros se está gestando con la ilusión de reconvertir la realidad a través del desmantelamiento del progreso y de las normas que el hombre blanco impuso en tantos siglos. De concretarse el objetivo, dos países, Chile y Argentina, quedarían separados al medio. Wall-Mapu es el nombre del terrotorio independiente, y ya existe una bandera y una organización política: la Confederación Mapuche.

Las noticias llegan escasas al este del cono sur, hablan de ocupación de tierras por parte de tribus mapuches, que la ley no pudo revertir. Son cientos los casos y si bien el estado negocia, las tribus permanecen en esas haciendas.

En Argentina la población mapuche alcanza alrededor de doscientos cincuenta mil habitantes. En el último censo que se realizó en Chile en 1992 por el Instituto Nacional de Estadísticas, alrededor de un millón de los encuestados declararon identificarse como pertenecientes al pueblo Mapuche.

Lo inquietante es que la organización de los mapuches estaría superando las fronteras continentales. Las versiones señalan que las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y el grupo terrorista ETA colaboran con algunos sectores mapuches afincados en Chile y Argentina. Recibirían instrucción y fondos para hacer más efectiva su lucha.

Medios de prensa chilenos han revelado que la CIA, la agencia de inteligencia norteamericana, monitorea los movimientos de los grupos mapuches sospechando que se está gestando un movimiento terrorista.

Cuenta la BBC Mundo desde Londres:

En el territorio de Neuquén la población está dividida. Mientras que por el pequeño poblado de Alumine marchan los ganaderos y empresarios que acusan a los mapuches de “terroristas”, en la capital, Neuquén, las calles centrales han sido ocupadas por grupos en defensa de los derechos aborígenes. La Confederación Mapuche, agrupaciones sociales, sindicales y de derechos humanos se han unido en un intento por desmentir los rumores acerca de la creación de una organización guerrillera.

mapuches neuquen

Desalojo de un campo en Aluminé, Neuquén, el 25 de agosto de 2009.

El último escándalo lo ha desatado el empresario Carlos Sapag, hermano de quien fue durante varios años gobernador de Neuquén, y uno de los mayores propietarios de tierras de dicha provincia, cuando dijo que los Mapuches han instaurado “un régimen de terror e inseguridad” en la provincia. Sapag asegura que los dirigentes que encabezan ese tipo de maniobras son respaldados por “miembros de las FARC y terroristas de ETA”, que se encuentran ocultos en la Novena Región de Chile.

“Es necesario respaldar a los jueces y a las fuerzas de seguridad que muestran compromiso con su cargo. Sabemos que en la Novena Región hay gente escondida que pertenece a las FARC y a ETA que se relacionan con algunos dirigentes mapuches para instalar la anarquía total en Neuquén”, sostiene. Advierte además de que “tienen armas y se financian con el narcotráfico”.

‘Una gran mentira’

Un gendarme argentino se lleva la bandera de los Mapuches en un desalojo de un campo ocupado, en Neuquén.

Un gendarme argentino se lleva la bandera de los Mapuches en un desalojo de un campo ocupado, en Neuquén.

Por su parte, Jorge Nahuel, mapuche y portavoz de la comunidad Arauco-Malleco se defiende: “Todo este circo ha sido montado y es una gran mentira, algo que comenzó a circular a raíz de la publicación de una noticia en el diario local”. En la información a la que hace referencia Nahuel se aseguraba que la policía chilena había encontrado documentación sobre Batasuna cuando registraba un domicilio perteneciente a una mujer francesa relacionada con los Mapuches.

La acusación de Carlos Sapag es para la comunidad Mapuche “un manotazo de ahogado al quedar al descubierto la expropiación fraudulenta de la tierra mapuche por parte de estos empresarios, de forma violenta y mortal. Inventan cualquier delirio. En el gobierno local no hay ninguna persona seria”, opina Nahuel.

“No tienen absolutamente ninguna prueba para decir lo que dicen”, asegura y agrega: “No podríamos estar respaldados por movimientos independentistas y violentos como ETA o las FARC porque nosotros sólo reclamamos autonomía como pueblo y dentro de las leyes del país”.

Los Mapuches manifiestan que no se darán por vencidos, cansados ya de la “marginación y de la exclusión” en su lucha por conservar sus tierras y ser respetados. El mes pasado viajaron hasta Ginebra para solicitar ayuda internacional ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y antes las Naciones Unidas. Sólo en Argentina la comunidad se enfrenta ante 30 causas penales, 19 civiles y tiene 170 imputados.

Alejandro Lopez, periodista de Neuquén, asegura que la situación ha empeorado a raíz de que algunos hechos como “la toma de un Hotel de lujo por miembros de la Confederación Mapuche Neuquina, para convertirlo en una universidad intercultural con el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo”.

Contrariamente, Mario Rojas, también periodista de la provincia, dijo que todo surgió cuando “un grupo de mapuches fueron reprimidos el viernes pasado en el paraje Quillén. La policía los sacó con gases y balas de goma”.

Soñando con el autogobierno

Al otro lado de Los Andes, en el país más alargado del mundo, hace muchos años que la representación indígena en la política está olvidada. El profesor Gustavo Quilaqueo, afincado en Temuco, una localidad del sur de Chile, ha decidido tomar cartas en el asunto. De maestro a político. Su agrupación se llama Wallmapuwen (pueblo de la tierra mapuche, en su lengua, el mapudungun). Su partido, “legítimo y democrático”, aboga por la liberación de su pueblo y la creación de una tierra propia.

Proclama Mapuche, el obetivo de una lucha.

Proclama Mapuche, el objetivo de una lucha.

Para lograr sus fines está buscando ejemplos de autonomía regional. Se ha entrevistado ya con altos funcionarios del movimiento nacionalista Sinn Fein en Irlanda del Norte y con representantes de otros partidos nacionalistas y separatistas en Europa. También ha estado en contacto con movimientos indígenas en Ecuador y Bolivia.

Quilaqueo reconoce que su proyecto todavía está en “la fase de ideas” y “podría tomar generaciones antes de hacerse realidad”. Unir a los mapuches es clave para el éxito. Lograr el reconocimiento oficial del mapudungun, que sólo habla el 25% de la comunidad, es otro punto fundamental.

Aunque actualmente existe alguna escuela bilingüe, el gobierno está tomando medidas para mejorar la educación de los indígenas como parte de lo que denomina “el pacto social para el multiculturalismo”. “Muchos mapuches no reconocen las instituciones de Chile”, manifiesta Gustavo.

Uno de los referentes que está siguiendo la comunidad mapuche para conseguir el autogobierno son los regímenes autonómicos de España. El movimiento nacionalista mapuche está tratando de aprender cómo funcionan partidos como Esquerra Republicana, Aralar o el Bloque Nacionalista Galego.

De momento, Gustavo Quilaqueo, el presidente del Partido Nacionalista Mapuche, y candidato al Congreso chileno para las próximas elecciones de diciembre, estará en Pamplona el próximo 26 y 27 de septiembre. En tierras navarras participará en el IV Congreso Ideológico del partido vasco Aralar. Su objetivo, crear un Estatuto de Autonomía para la región mapuche, en el sur de Chile.

El río suena.

mapuches imagen Los mapuches parecen haber adoptado nuevos mecanismos para que su reclamo llegue más lejos. No solo disponen de páginas en internet sino de presencia en medios masivos internacionales. Encuentran en el mundo simpatizantes de su causa y se emparentan  a otras etnias que luchan por tener su propio territorio.

Hay quienes creen que las posiciones más extremistas de los mapuches son las que presentan una minoría. Pero no se puede determinar hacia donde conducirá el movimiento de insurrección indígena, atractivo para sectores ideológicos que conspiran con los poderes establecidos y que desean su trascendencia, lejos de los intereses de los mapuches.

 

Claudio Scabuzzo
La Terminal

Para ver.

La televisión chilena ofreció el testimonio de un “soldado” mapuche desde la clandestinidad.

Una abuela mapuche habla de la contaminación de las aguas por la minería en Neuquén, Argentina.

Primera parte de un extenso documental sobre el pueblo Mapuche.

Algunas fuentes consultadas:
http://www.oni.escuelas.edu.ar/olimpi99/perito-moreno/abor/mapuches.html
http://www.rionegro.com.ar/diario/2006/09/16/20069v16a04.php
http://lacomunidad.elpais.com/luissalina/2009/9/5/acusan-los-mapuches-relacionarse-con-terroristas-eta
http://www.noticiasonline.org/index.php?option=com_content&view=article&id=573:disputa-entre-mapuches-y-propietarios-por-tierras-neuquinas&catid=37:alumine2&Itemid=27
http://www.mapuche-nation.org/espanol/main/especial/nacion_m/nacion_m.htm
http://users.skynet.be/reino-del-mapu/Nov%20et%20Acc.htm
http://newenzomo.blogspot.com/
http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2009/08/090824_0026_mapuche_autonomia_mz.shtml
http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716-54552004002600018&script=sci_arttext
http://es.wikipedia.org/wiki/Parlamento_de_Quil%C3%ADn_(1641)
http://es.wikipedia.org/wiki/Parlamento_de_Negrete_(1803)
http://www.conicet.gov.ar/NOTICIAS/ACTUALIDAD/2003/noviembre/nota51.php
http://biblioteca.serindigena.org/libros_digitales/cvhynt/v_i/1p/v1_pp_4_mapuche_c1_los_mapuche-4_.html
http://www.bazuca.com/libro-7334279-El-Tratado-de-Quil%C3%ADn_venta_despacho
http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=45900206&iCveNum=2139
About these ads