La pesadilla de la casa propia.


  credito-hipotecario.jpg

Sí, ya no es un sueño. En el diario del domingo podemos ver que los departamentos de dos dormitorios, en el macrocentro o en barrios de Rosario (sin lujos, sin cochera, algunos únicamente accesibles por escalera)  oscilan entre 55 mil y 65 mil dólares, algo así como $ 173.000 a $ 204.750. Es una vivienda mínima para una familia de cuatro personas, clase media. Pero ¿cuánto debería ganar ese grupo familiar para poder adquirir una casa con su propio ahorro?.

 

Según la cámara de agentes inmobiliarios, el crédito hipotecario en España tiene un período de amortización de 30 años y una tasa de interés ronda el 5%, mientras que en Argentina el plazo es inferior -generalmente de 10 a 20 años- y el interés supera el 12% a tasa variable. Un problema adicional es que para conseguir el dinero del banco es necesario demostrar ingresos en blanco que como mínimo tripliquen el valor de la cuota.

Si se financiaría el 100% de la vivienda a 10 años, el valor de la cuota no estaría por debajo de los  $ 3300,-  y debería mostrar ingresos de más $ 13.000,- para acceder al crédito.

 Según la consultora Reporte Inmobiliario para poder llegar a la soñada casa propia, se necesita ahorrar durante ocho años la totalidad de un sueldo promedio, el doble de lo que se requería hace diez años atrás, a lo que se suma la dificultad para llegar a créditos hipotecarios.  Pero la consultora calcula la compra de una vivienda de 30.000 dólares, casi $ 100.000, de ambiente único, en el suburbio de Buenos Aires. No fáciles de conseguir y poco acogedora para una familia tipo. 

Fuí al sitio del Banco Hipotecario, el referente de este tipo de créditos en Argentina. Tiene una calculadora que ofrece el valor de la cuota en función del crédito solicitado.

Puse como valor de la propiedad $ 200.000,- , sistema de amortización francés, un plazo de devolución de 15 años y un ingreso familiar de $ 2000,- Nada de otro mundo.

Le pido al sistema que calcule el máximo crédito con ese ingreso. El resultado no sale, me dice que el máximo plazo del crédito es 120 cuotas, o sea 10 años. Bueno, pruebo con 10 años: me lo vuelve a rechazarlo indicando que ese ingreso no permite un crédito de al menos $ 40.000 que es el mínimo que otorga el banco. Es decir, no alcanza ni para pagar el 25% de la propiedad “soñada”.

Digamos que tengo $ 3.000,- de ingreso familiar, pruebo a 10 años a ver si me puedo comprar el departamento de 2 dormitorios: Solo me otorga poco más de $ 51.000,- con una cuota de $ 913,-. Imposible. ¿De donde saco el 75% restante para concretar la compra? . No pruebo más, es imposible con un sueldo normal llegar a una casa normal. No hay créditos hipotecarios reales en el país para la clase media.

Según el informe del Reporte Inmobiliario, solamente el 8,7 por ciento de quienes escrituraron una propiedad durante 2007, accedieron a través de un crédito hipotecario.  Si bien los datos a primera vista no parecen alentadores, mejora el panorama si se comparan con las cifras de 2006, cuando el 7,9 por ciento de las propiedades escrituradas ese año se hicieron por intermedio de una hipoteca.  En contraposición, la perspectiva cambia si la comparación se realiza con la época previa a la crisis de 2001, cuando el 40 por ciento de quienes accedían a soñada casa propia lo hacían por un préstamo hipotecario.

 

Además la crisis inmobiliaria en Estados Unidos encareció las cuotas hasta un 30% en Argentina, cosa que no va a afectar demasiado el mercado ya que es insignificante el número de créditos otorgados para comprar una vivienda. Menos va a desalentar a futuros interesados, ya están desalentados desde hace años.

El llamado “boom inmobiliario” que vive Rosario y otras ciudades del país con construcciones nuevas, son la inversión de las rentas de la actividad agropecuaria. El refugio de aquellos que alguna vez confiaron en los bancos y que prefieren los ladrillos para garantizar su fortuna.

La clase media, al ver inaccesible una casa se animan a comprarse un auto, ya que sus cuotas son acorde a sus ingresos. Son planes accesibles y un primer auto 0 km. Cuesta el 20% de un departamento de dos dormitorios. Otros construyen sobre terrenos familiares, sobre la casa de los padres o al fondo. Pero hay familias que heredan la condición de inquilinos, en el mejor de los caso, otras ya no alquilan: usurpan.

Ni este gobierno, ni el anterior con el mismo apellido, han activado políticas que permitan otorgar la vivienda digna a los ciudadanos, condenados a pagar alquileres cada vez más caros, debido a la falta de acceso a una casa propia. Si, hubo siempre promesas, pero poco se habla de esta realidad.

Claudio Scabuzzo
La Terminal
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Hipotecas dice:

    Y nos quejamos en España..

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s