Crisis sudamericana: Tierra de pasiones y ambiciones.


balas-claudio-scabuzzo.jpg  

El enfrentamiento entre Colombia, Ecuador y Venezuela oculta proyectos geopolíticos añejos. Es el conflicto entre el capitalismo y el comunismo, entre oriente y occidente. La voracidad de los poderosos del dinero para solventar conflictos, su negocio más rentable. No es casual lo que sucede. Estas naciones se armaron hasta los dientes para esperar el momento, y establecieron sus alianzas para garantizarse el triunfo. Algunos dicen que esto no termina acá. Chile, al igual que Colombia,  mantiene “relaciones carnales” con Estados Unidos y es el máximo referente en la región de la economía capitalista.  Bolivia, financiada por la Venezuela de Chávez,  no abandonó su reclamo a Chile por la salida al mar, y no son pocos los que están dispuestos a cualquier cosa para llegar a recuperar ese corredor.

   

Historia de las diferencias.

 

Las revoluciones no siempre tienen atrás a un pueblo entero. Las guerrillas que supimos tener en latinoamérica, y de las cuales las FARC sobrevive en nuevo siglo,  fueron funcionales a intereses ajenos. También los gobernantes que debían defender los intereses de su patria, cayeron bajo la presión o la seducción de otras potencias. Otros se embanderan de principios, se declaran libertadores del mundo, pero solo quieren trascender, cueste lo que cueste. Detrás del conflicto entre Colombia, Ecuador y Venezuela  se observan los problemas  del mundo de hoy: narcotráfico, venta ilegal de armas, grupos fundamentalistas, petroleo, discriminación y autoritarismo. También deuda externa y corrupción. Quizás estas tierras sudamericanas, muy ricas pero con gente muy pobre, sea el lugar que los poderosos eligieron para tirar sus dados.

 

eliecer-gaitan.jpgLos enfrentamientos bélicos a veces esconden resentimientos históricos. En Colombia los partidos políticos tradicionales llegaron a tal punto de provocaciones, que en la primera mitad del siglo XX contrataron matones para amedrentar a sus enemigos.  Grupos clandestinos cometían todo tipo de delitos en nombre de los partidos políticos. Una de sus víctimas fue el fundador de la Unión Nacionalista Izquierdista Revolucionaria,  Dr. Jorge Eliecer Gaitán (23 de enero de 1898 – 9 de abril de 1948), un caudillo popular, que no era marxista ni un revolucionario feroz.  Gaitán fue asesinado cuando era candidato a presidente. Su frase “el pueblo unido jamas sera vencido” retumbó hasta en Argentina.  La conmoción del pueblo colombiano por la muerte del líder generó una violencia incontrolable que obligó a los dos partidos mayoritarios, algunos años después, acordar un gobierno común en una alianza que se llamó Frente Nacional.

Hay quienes dan a estos hechos el motivo del nacimiento de los grupos insurgentes, ya que colocan al famoso Tirofijo (Fundador de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia) como parte de esos matones a sueldo que participaban de los “ajustes de cuenta” a favor de la jerarquía política.

marulanda.jpgCuando en 1964, Pedro Antonio Marín, alías Manuel Marulanda o Tirofijo, empieza su insurgencia, existían problemas de integración en Colombia, ya que algunos distritos se consideraban Repúblicas intependientes. Otra vez la lucha por unir el territorio, y la respuesta a través de movimientos  con inspiración marxista y nacionalista que se oponían al gobierno. Así nacieron el ELN, el M19, el EPL y el Movimiento Armado Quintin Lame, y otros. Como en otros países latinoamericanos,  el enfrentamiento ideológico tubo orígenes universitarios y hasta cristianos. Esos grupos se alimentaron  de los ideales de la revolución cubana, de los movimientos tercermundistas del ala izquierda de la iglesia católica  y del comunismo ruso. Precisamente, Rusía mantenía su  “guerra fría“ con Estados Unidos, y estos frentes insurgentes favorecían su posición.

El estado corrupto.

En Colombia, el secuestro (Ingrid Betancourt, la más célebre), los asesinatos de civiles y militares, los actos violentos con explosivos, la extorsión, los robos, la explotación de menores y  el narcotráfico son los hechos visibles de esta rebelión contra las autoridades elegidas democráticamente, aunque sospechadas de corruptas.  Durante décadas fueron enfrentados por el estado con policías, militares o paramilitares, no siempre de la mejor manera y usando los mismos métodos que sus enemigos. La injusticia suele estar de los dos lados. 

 

En esos países no se duerme tranquilo. La corrosión de la corrupción invadió todos los ámbitos, y hasta sus gobernantes terminan sospechados de formar parte de los negocios ilegales. Precisamente abunda documentación sobre la relación de las autoridades colombianas con el narcotráfico.  

En Colombia el 35% del territorio está ocupado por las FARC. Es sabido que allí, en esas tierras, se cultiva la coca y se procesa cocaína, como también en la parte que no ocupan. Colombia es el mayor proveedor mundial de ese narcótico ilegal, y Estados Unidos su principal destinatario. Esa lucha interna con los narcotraficantes y contra los insurgentes se ha transformado en un frente común para los colombianos demócratas.

Pero el gobierno, respaldado militarmente por los Estados Unidos, está sospechado de haber tenido vínculos con narcotraficantes.

En estos días el  director de la policía colombiana obtuvo el protagonismo de las noticias al revelar detalles de los documentos  encontrados en las computadoras del asesinado dirigente de las FARC  Raúl Reyes. naranjo-trujillo.jpg Oscar Naranjo Trujillo es uno de los funcionarios más cercanos al presidente Alvaro Uribe y es considerado un abanderado de la lucha contra el narcotráfico. Pero cuenta con antecedentes familiares comprometedores. Su hermano, Juan David Naranjo Trujillo, fue detenido el 27 de abril de 2006 por la Unidad Especial Antinarcóticos (GER) de Colonia, Alemania, con 30 kilos de cocaína.  

Junto con Juan David Naranjo Trujillo fue detenido otro colombiano, Ignacio Uribe López. La Corte Federal de Karlsruhe, que redujo la sentencia porque Naranjo delató a su socio colombiano Nicolás Bahamón, lo condenó a cinco años y seis meses de prisión por tráfico ilícito de drogas. Uribe López fue condenado a once años y medio. Naranjo Trujillo está actualmente preso en la cárcel de Offemburg.

uribe.jpg

El presidente de Colombia no se salva de las versiones que lo relacionan con el negocio de la cocaína.  El 3 de agosto de 2004 el diario Clarín publicó una información de las agencias  EFE y AP que revelaba detalles de un informe secreto de la agencia de inteligencia del Pentágono. Allí se indicaba que en 1991 el presidente de Colombia, era un colaborador del más poderoso traficante de drogas en ese país. La información fue publicada por la revista Newsweek y de inmediato desestimada tanto por el Departamento de Estado norteamericano como el gobierno colombiano, pero nadie negó la autenticidad del documento.   “El informe, que está fechado el 23 de setiembre de 1991 y fue obtenido bajo la Ley de Libertad de Información, indica que el entonces senador Uribe, de Antioquia, estaba dedicado a la colaboración con el cartel de Medellín en altos niveles del gobierno”, informó la revista.  El documento de la DIA califica a Uribe como “un amigo personal y cercano” del entonces jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar, y agrega que participó en los esfuerzos de éste para obtener un escaño como miembro auxiliar del Congreso.”  “El informe sostiene que Uribe estaba vinculado con un negocio, no identificado, relacionado con el contrabando o distribución de narcóticos en EE.UU., y que cuando era senador se opuso a la extradición de narcotraficantes a ese país.”

correa.jpgLas autoridades de Ecuador también esconden situaciones comprometidas. Su gobierno  recibe respaldo de Venezuela, que condicionan su posición en este conflicto. Según relata Patricio Navía en su artículo publicado en www.cadal.org (sitio del Centro para la apertura y el desarrollo de América Latina), el líder guerrillero y portavoz de las FARC, alias Raúl Reyes, antes de ser abatido “había tenido una reunión secreta con Gustavo Larrea, el Ministro de Seguridad de Ecuador. Aparentemente mandatado por el presidente ecuatoriano Rafael Correa. “Larrea había ofrecido remover de la zona fronteriza a militares ecuatorianos hostiles a las FARC, presumiblemente para que éstas pudieran cruzar ocasionalmente la frontera para refugiarse en Ecuador.”  “Adicionalmente, Larrea le habría pedido al líder de las FARC crear espacio para que el presidente Correa se involucrara en la negociación para la liberación de los rehenes. Incluso se señaló el nombre de un rehén que pudiera ser entregado al presidente Correa. Aparentemente, Correa comparte el objetivo del presidente Chávez de otorgar reconocimiento oficial a las FARC como ente beligerante. El ministro Larrea habría ofrecido protección al liderazgo de las FARC para que se trasladaran hasta Quito para tener una reunión secreta con el presidente ecuatoriano.” 

 

“Las conversaciones secretas entre el gobierno de Correa y las FARC violan los acuerdos internacionales. Si Colombia erró al ingresar a territorio ecuatoriano, el gobierno de Correa premeditadamente permitió que las FARC se refugiaran en su territorio. De hecho, uno de los secuestrados de las FARC liberados recientemente había declarado que, durante su cautiverio, había sido trasladado temporalmente a Ecuador. Al no informar a Colombia de sus encuentros con las FARC, el gobierno de Correa también incumplió compromisos, violó normas internacionales y, de facto, tomó partido en el conflicto interno colombiano.”

Corrupción, codicia, traición, violencia…. Ingredientes que  transforman un paraíso en un infierno. Desde hace varios años Estados Unidos tiene presencia militar en Colombia, y solventa con dinero fresco la compra de armamento. Supuestamente ese apoyo logístico debería traducirse en el mayor control de la droga y la insurgencia, pero una cosa y la otra, sobreviven sin sobresaltos.

Un escenario preparado desde hace tiempo. 

 

hugo-chavez_fidel-castro.jpg

En  Colombia las FARC no ganarían una elección democrática. Entonces, si el pueblo colombiano no los prefiere, ¿Porqué reciben cierta protección de países vecinos? ¿porqué Chávez, el presidente de Venezuela, los financia?. Las valijas del comandante ya son conocidas en muchos países, aunque nadie quiere decir con sinceridad que paga con esos billetes. Sus vínculos con Iran y Cuba lo pone en un sitio complicado de la geopolítica mundial.

En enero de 2005 un analista publicaba un artículo que parece una profecía. Carlos Alberto Montaner en el sitio www.firmaspress.com  analizó entonces lo que llamó, “la próxima guerra latinoamericana”. Montaner es un periodista cubano exiliado en España, calificado como traidor por Cuba, y señalado por sectores castristas como “agente de la CIA”, hecho que no tiene pruebas contundentes. Su comentario escrito hace tres años, revela las aspiraciones de extender este conflicto a otro países del cono sur, como Chile:

 

Es posible que se desate una guerra latinoamericana en los próximos años. Y, a diferencia de lo ocurrido en el siglo XX, cuando todos los enfrentamientos se originaron por disputas fronterizas, no es descartable que esta vez se trate de un sangriento conflicto multinacional alimentado por razones ideológicas. Detrás de esa probable desgracia, como indican todos los síntomas, estará la irresponsable actuación del presidente Hugo Chávez, un caudillo iluminado que se empeña en reconstruir el continente de acuerdo con sus fantasías revolucionarias.

rodrigo-granda.jpgEl reciente episodio de Rodrigo Granda es sólo una muestra. Granda, uno de los líderes de las narcoguerrillas comunistas de las FARC colombianas, fue secuestrado en Caracas por militares venezolanos que cobraron por su entrega una millonaria recompensa del gobierno de Uribe. Granda era uno de los centenares (o quizás miles) de subversivos colombianos que han obtenido refugio y ayuda en Venezuela. El teniente coronel Chávez, airado, le pidió explicaciones a Uribe, pero lo razonable es que las hubiera dado en lugar de solicitarlas: ¿qué hacía este siniestro personaje en territorio venezolano invitado a un acto semi oficial y con un pasaporte de ese país en el bolsillo? ¿Qué hacen las narcoguerrillas comunistas colombianas acampadas en territorio venezolano y por qué sus líderes entran y salen libremente de la llamada República Bolivariana?

Venezuela ha reemplazado a Cuba como cuartel general de la izquierda violenta. Hace pocas semanas un ex oficial peruano de las Fuerzas Armadas, Antauro Humala, tras autodesignarse como discípulo de Hugo Chávez, acompañado de varias docenas de insurgentes tomó unas instalaciones militares, asesinó a cuatro policías e intentó sin éxito desatar una revolución nacional. En octubre de 2003, el presidente boliviano Gonzalo Sánchez de Losada fue obligado a dimitir tras una serie de desórdenes populares organizados por grupos radicales aparentemente financiados desde Venezuela. Al frente de las protestas marchaba Evo Morales, un dirigente cocalero indigenista profundamente antioccidental.

Simultáneamente, Chávez utiliza el río de petrodólares que le está entrando al país como resultado del precio de los combustibles para fortalecer la capacidad ofensiva de su ejército. Se prevé la compra de 50 aviones Mig-29 a Rusia y una cantidad importante de tanques, helicópteros y material blindado. El destino de esos equipos es fácil de adivinar: un eventual enfrentamiento con Colombia, encaminado no sólo a liquidar al gobierno “oligárquico y pronorteamericano” de Álvaro Uribe, sino a iniciar la reconstrucción de la Gran Colombia, esa patria grande intentada sin suerte por Simón Bolívar en la primera mitad del siglo XIX, que también incluía a Ecuador.

Pero ese peligroso sueño imperial bolivariano tiene otra deriva aún más peligrosa: la guerra con Chile para destruir el bastión del “neoliberalismo”. Chile, aunque lo gobiernen los democristianos o los socialdemócratas –como sucede hoy con el prestigioso Ricardo Lagos–, con su defensa del mercado, de la democracia y del libre comercio internacional, es visto como una amenaza por la izquierda rabiosa. No le perdonan su Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, o los parecidos acuerdos pactados con la Unión Europea y Japón. Tampoco el éxito de unas medidas liberales de gobierno que han conseguido reducir la pobreza del 42 al 18% del censo en los catorce años de democracia, mientras el país se colocaba a la cabeza de América Latina.

hugo_chavez_e_evo_morales.jpgBolivia y Perú son el camino elegido por Chávez para agredir a Chile. Su estrategia consiste en reabrir las viejas heridas de la Guerra del Pacífico (1879-1883), y la pérdida de territorios que entonces sufrieron estas dos naciones, para crear una alianza que restaure la vieja cartografía decimonónica de la zona. Eso es lo que a voz en cuello defienden los chavistas tanto en Perú como en Bolivia, pero este objetivo sólo puede lograrse mediante la derrota militar de Chile lograda por una coalición de estados “bolivarianos” liderados desde Caracas por Hugo Chávez.

bachelet.jpgSe trata de un plan alocado, pero no nuevo. A mediados de la década de los setenta Fidel Castro ideó un proyecto similar para derrocar a Agusto Pinochet, tras el golpe contra Salvador Allende de 1973. Castro entonces contaba con la complicidad del dictador izquierdista peruano, general Juan Velasco Alvarado. Pensaba invadir Chile desde el norte con un ejército peruano-cubano que contaba con una ventaja logística: ambas fuerzas estaban copiosamente equipadas por los soviéticos, quienes veían en esta aventura una oportunidad perfecta para abrirles a los norteamericanos un frente en el Pacífico sur. Este poco conocido episodio de la Guerra Fría abortó con el golpe militar del general Morales Bermúdez, quien en 1975 puso fin al gobierno de Velasco Alvarado y Perú retomó el camino de la democracia.

Para conjurar estos peligros va a ser necesaria una intensa labor diplomática de Estados Unidos, México y la OEA, mientras países como Brasil y Argentina deciden si se van a dejar arrastrar al conflicto de la mano de Chávez, o si van a actuar con sensatez. Si la Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia (1932-1935) se saldó con noventa mil muertos, la que el caudillo venezolano se trae entre manos puede triplicar esa cantidad.  

 En setiembre del 2006 se produjo uno de los primeros roces entre Chile y Venezuela. El embajador venezolano en Santiago, Victor Delgado había afirmado que “la posición de la Democracia Cristiana es la misma que tuvieron con el presidente Allende. No me extraña esa actitud. La DC se opuso al proyecto socialista, progresista y renovador del presidente Allende y se opone al mismo proyecto de Chávez”.  Ese partido forma parte de la colación gobernante en Chile.  

Una región armada para la guerra. 

aviones-guerra.jpgFrente a estas hipótesis de conflicto, la carrera armamentista no tuvo demoras en el cono sur. El dinero invertido supera las inversiones que debían hacer en educación, salud y vivienda. El 18 de julio de 2007 Raúl Zibechi publicó un informe en www.ircamericas.org en donde señala que “Aunque Venezuela se lleva los titulares, no es por cierto el país que se encuentra a la vanguardia en cuanto a adquisiciones de armamentos. En los últimos años Chile ha comprado armas por US$2.785 millones, Venezuela por US$2.200 millones y Brasil, muy rezagado, ocupa el tercer lugar con US$1.342 millones.

Un reciente informe de la revista especializada Military Power Review asegura que el país trasandino ha ascendido del cuarto al tercer lugar en el ranking de “capacidad militar” de Sudamérica, desplazando a Argentina de ese lugar y acercándose a Perú, que sigue ocupando el segundo sitio.”  “Venezuela también ascendió un lugar, pero sigue estando a considerable distancia de los países militarmente más poderosos. Si se observa el gasto en Defensa como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), el primer lugar pertenece también a Chile, con el 3.8% en 2005, seguido de Colombia con el 3.7%, país que además se benefició de una cuantiosa ayuda militar de los Estados Unidos que asciende a US$3.000 millones desde 2001 por el Plan Colombia y el Plan Patriota. En 2005 Venezuela aún se situaba lejos, con el 1.6% del PIB en gastos militares, muy similar al promedio del país antes de la llegada al gobierno de Hugo Chávez.”  

“El permanente aumento del precio del cobre, paralelo al del petróleo, que entre 2002 y 2006 creció en el mercado internacional un 400%, explica en gran medida lo que el instituto Nueva Mayoría de Argentina valora como un “proceso macizo pero gradual” de rearme en los últimos 15 años, acelerado desde 2003. En su informe “Rearme: los casos paradigmáticos de Chile y Venezuela y su impacto regional”, el mencionado centro de estudios sostiene que el ministerio de Defensa chileno mantiene gran autonomía a la hora de diseñar su política gracias a la Ley Secreta del Cobre que destina un porcentaje de las exportaciones del metal a las fuerzas armadas.” 

Las fichas están en el tablero. Cada uno de los participantes está preparado para enfrentar el desafío. Las hipótesis de conflicto se alimentaron considerablemente, y las ambiciones desmedidas también. Los pueblos deberán ser espectadores de un acto de desmesura que no los favorece, pero que tiene como beneficiados a los financistas de las guerras.

 

 

Claudio Scabuzzo
La Terminal
Foto principal: Claudio Scabuzzo
Otras fotos: WEB

 

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. danno dice:

    si nuestro peru tuviese uno de los que adquirio venesuela y chile, seriamos el inbesimble, por lo tanto defenderiamos nuestras tierras por los buenos y malos momento que atravesamos y los paises vesinos nos miran nuestra devilidad en nuestras casasy fronteras.

    Me gusta

  2. heiker mendoza dice:

    ESTO TODO ES UN ARROZ CON MANGO

    Me gusta

  3. fernando lozano R dice:

    a ustedes los argentinos les hace falta otra junta militar……

    Me gusta

  4. Claudio Scabuzzo dice:

    Gracias Javier por participar en el blog. El fragmento que citás pertene al artículo de Carlos Montaner, el periodista cubano defenestrado por el gobierno de Fidel Castro y acusado de agente de la CIA. Es un influyente comentarista de la derecha anti-castrista con información que merece analizarse. Si bien las potencias extranjeras han tenido apetitos enormes por estas tierras, hemos sabido concebir gobernantes o líderes que se arrodillaron ante la seducción de los poderosos y que facilitaron su influencia en nuestra realidad. Esa tan anhelada libertad de elegir nuestro destino parece una utopía: detrás de todo proceso se esconde una potencia o ideal extranjero. Cuba que se ha apoyado en la ex-Unión Soviética, hoy se muestra interesada en ver desaparecer el bloqueo norteamericano porque indudablemente no ve un panorama mejor que dejar de ser vista como enemiga de occidente. La pobreza en todo latinoamérica es la muestra de que las políticas jamás miraron hacia adentro, y cuando da la sensación de que una nueva dirigencia encausa su política hacia el desarrollo de su pueblo aparecen ambiciones desmedidas, deseos de perpetuarse en el poder, enriquecimiento de sus funcionarios y negociados. Es como una enfermedad que nos obliga quedarnos como estamos. Saludos desde Rosario.

    Me gusta

  5. Javier dice:

    Tu informe me parece muy hacia la derecha, lo que reclamamos los latinos es que no se intervenga en nuestros asuntos, y desde Europa y EEUU han intervenido desde siempre, me causo gracia que hacia el final del informe dice:
    “A mediados de la década de los setenta Fidel Castro ideó un proyecto similar para derrocar a Agusto Pinochet, tras el golpe contra Salvador Allende de 1973. Castro entonces contaba con la complicidad del dictador izquierdista peruano, general Juan Velasco Alvarado. Pensaba invadir Chile desde el norte con un ejército peruano-cubano que contaba con una ventaja logística: ambas fuerzas estaban copiosamente equipadas por los soviéticos, quienes veían en esta aventura una oportunidad perfecta para abrirles a los norteamericanos un frente en el Pacífico sur. Este poco conocido episodio de la Guerra Fría abortó con el golpe militar del general Morales Bermúdez, quien en 1975 puso fin al gobierno de Velasco Alvarado y Perú retomó el camino de la democracia.” O sea que luego del golpe militar Peru retomo el camino de la democracia que risa jajajaja. Basta de creernos los cuento de Pinochet, Videla y unos cuantos mas!!!!!!!!!!!!
    Los ideales de los Latinos son los mismos de Tupac Amaru, Miranda, San Martin, Bolivar, Belgrano, Moreno, Castelli, Solano Lopez y Ernesto, Guevara. Basta de Españoles colonizadores, Basta de Ingleses invasores, y de nativos traidores como Pinochet, Videla, Sarmiento, Mitre, y tantos mas, dejennos vivir en paz, y que el pueblo maneje su salario………….
    Les digo mas ayer en Argentina embargaron a un Traidor por 200 millones de pesos, a donde va a ir la plata, a quienes gobiernan seguramente. Y quienes necesitan?……..

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s