Prometer no es hacer.


cristina K asunción 
Los pobres siempre son una buena herramienta política. Su situación los hace maleable al deseo del poder, y como carne de cañón, serán puestos en el frente de batalla. No es que sean ingenuos, pero sobrevivir en esta sociedad tiene sus concesiones. La presidenta Cristina Kirchner anunció una batería de obras para los necesitados financiadas con parte de las polémicas “retenciones” agropecuarias. Pero ya hace algunos años que la recaudación y las exportaciones han permitido ingresos importantes al estado, sin que se haya volcado visiblemente a resolver la falta de vivienda y hospitales. Las retenciones iban a ser derogadas, según prometieron en campaña. Serían numerosas las escuelas y viviendas sociales si en verdad se hubiesen construído.

Nadie resiste un archivo. Hubo siempre mensajes alentadores y llenos de esperanza en boca de políticos. Pero fueron deseos, nada más. ¿Habrán prometido para endulzar los óidos de los argentinos, o creían que realmente podían cumplir con lo que decían?. Cada uno interpretará lo que quiera, pero no hubo cumplimientos. Y los Kirchner, en su versión comando simple y doble comando, no fueron la excepción.

El tema de los derechos a la exportación o retenciones, (un impuesto disfrazado de otras cosas), está provocando en el país el mayor paro  del sector agropecuario en su historia. Mientras la presidenta Cristina Kirchner asegura que esas retenciones son parte de la distribución justa de la riqueza, el sector agropecuario las considera confiscatorias.

Sectores afines al gobierno, vinculado al punterismo político de las zonas marginales, están participando de un enfrentamiento social contra aquellos que apoyan la postura del campo. No solo acusan de golpistas al campo, sino de quitarles alternativas de futuro. Lo cierto es que no es culpa de los contribuyentes la ausencia de obras y planes que reviertan la pobreza y la marginalidad, sino de políticas nunca implementadas y recursos distraídos en otras cuestiones.

Lo más insólito es descubrir que la cuestión de las retenciones estaba en la plataforma electoral del Frente para la Victoria en el año 2003. El partido gobernante había prometido que  “Una vez alcanzado el equilibrio fiscal y en la medida de las posibilidades presupuestarias, se comenzará un proceso de eliminación de las retenciones a las exportaciones”.

Lamentablemente la historia demostró lo contrario.  No solamente no cambió el régimen de retenciones sino que se amplió en algunos rubros (hidrocarburos, lácteos, carnes, granos). Y estos recursos nunca se han coparticipado. El campo había apoyado inicialmente el proyecto político de Kirchner, y pese a las retenciones del 35% (hoy ampliadas), también respaldaron  electoralmente a la actual presidenta.

Pero hay otras promesas que quedaron en el tintero, y que resuenan otra vez, como si se renovara el compromiso de cumplirlas. Tomo algunos escritos de Marcelo López Macía, un colega rosarino que supe encontrarlo en  los mismos pasillos que transité y que ahora en Buenos Aires recorre la agitada historia de los Kirchner.

Viviendas sin construir.

Cristina Kirchner anunció recientemente la firma del decreto 904, que crea el “programa de redistribución social”. El texto establece que lo que se recaude por las retenciones móviles superiores al 35 por ciento se destinará en un 60 por ciento a la construcción de más de 300 centros de asistencia primaria de salud y 30 hospitales, un 20 por ciento para viviendas populares y lo restante para caminos rurales.

El anuncio de los hospitales es interesante, tomando en cuenta que en mi región ningún hospital nuevo ha sido inaugurado por el estado nacional desde hace por lo menos seis años, y los que se han remodelado o construído a nuevo han sido financiados por las provincias y municipios. Así que el extraordinario superavit no contribuyó en absoluto en mejorar las condiciones sanitarias de la población.

Con respecto a las viviendas, este anuncio, que a diferencia de otros queda escrito en un decreto, ya retumbó en otros ámbitos.

Durante el lanzamiento del Programa Federal de Construcción de Viviendas, el Presidente Kirchner prometió que se levantarían 120.000 unidades habitacionales antes del año 2007, con una inversión del Estado Nacional por $ 3.900 millones. Kirchner fue tajante: “Dicen que en la Argentina se acostumbran a lanzar planes y después no se llevan adelante. Tenemos que hacer un claro compromiso con nuestra sociedad y con toda la gente que nos está mirando por televisión. La plata está, el Estado Nacional hace el aporte del dinero”.

La realidad es que tantos ladrillos nunca se apilaron. Sólo se construyeron 17.853 unidades habitacionales, el 15% del total comprometido.

Discursos sin vergüenza.

Promesas. Promesas. Aquí algunas que también quedaron en el olvido.

  • En agosto de 2003, junto a Daniel Fernando Filmus, ministro de Educación de la Nación, Néstor Kirchner anunció el programa ‘Más Escuelas – Mejor Educación’. El Presidente prometió que, durante los 4 años de su mandato, construiría 700 establecimientos educativos en el país. Kirchner aclaró: “4.000 aulas, 500.000 m2, US$ 600 millones”. Antes de concluyera el año 2004, Kirchner decidió ampliar su promesa y dijo que serían 896 los nuevos establecimientos escolares que dejaría al final de 2007.  Sólo se habrían construido 261 establecimientos educativos nuevos en el período de mayor superávit fiscal de la historia argentina.
  • En el Coloquio de Idea de 2004, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, anunció una iniciativa de reforma política integral, proyecto en el que se incluyó “la eliminación de las listas ‘sábana'”. El Ejecutivo envió al Legislativo un proyecto de ley que incluía no solamente la eliminación de las listas ‘sábana’ sino se aprobaba el voto electrónico y se avanzaba en un régimen de transparencia en el financiamiento de los partidos políticos.  ¿Qué ocurrió? Pese a la amplia mayoría de legisladores conque cuenta Kirchner en el Senado y en Diputados, no se eliminó el sistema de listas ‘sábana’. No se cambió profundamente la legislación electoral.
  • En mayo de 2004, el Presidente Néstor Kirchner se juramentó a combatir el ‘clientelismo’ y por ello los beneficiarios de planes sociales cobrarían a través de una tarjeta magnética. Dijo Kirchner: “Estoy seguro de que, en los 3 municipios que comienza esta tarea, se va a implementar con absoluta corrección y creo que va a ser un verdadero ejemplo para que podamos seguir ncorporando más gente y más municipios a esta tarea, para que en marzo, abril o mayo del 2005, definitivamente todos los planes sociales estén en manos de las tarjetas”. ¿Qué ocurrió? Los planes sociales siguen en manos de los ‘punteros’, intendentes municipales y amigos del Frente para la Victoria. La distribución es discrecional y carece de criterios sociales, prevaleciendo la asignación política.
  • Néstor Kirchner planteó, en el año 2004, que hacía falta “un trabajo coordinado entre la Nación y las provincias, para instrumentar, definitivamente, tal como lo manda la Constitución de 1994, la sanción de la nueva Ley de Coparticipación Federal. La Argentina de la pluralidad y de la lucha contra la corrupción nos va a posibilitar construir el país que todos nosotros soñamos”. ¿Qué ocurrió? En el año 2007 no hay nueva Ley de Coparticipación Federal y la situación de las provincias se agravó por la no coparticipación de los nuevos gravámenes de mayor recaudación. Hoy la Nación concentra más del 70% de los recursos fiscales que recauda, dejando a las provincias en una situación desventajosa.
  • En julio de 2004, Néstor Kirchner presentó un Plan Estratégico de Justicia y Seguridad, que había diseñado el por entonces ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Gustavo Béliz. Según Kirchner, se trataba de “la reforma más profunda del sistema judicial argentino”. Proyectaba disolver el fuero federal porteño -que investiga las causas sobre corrupción de funcionarios del Gobierno Nacional- y unificarlo con el fuero penal ordinario. ¿Qué ocurrió? Kirchner despidió a Béliz, luego designó ministro de Justicia y Derechos Humanos a Horacio Rosatti, a quien le quitó Seguridad, y terminó renunciando por discrepancias en la administración de negocios públicos.
  • En agosto de 2005, junto al entonces gobernador Sergio Acevedo, Néstor Kirchner anunció que apoyaba la repatriación de los más de US$ 500 millones de la Provincia de Santa Cruz que él había ordenado depositar en el exterior años antes. Ante la prensa, Kirchner dijo: “Por eso, Sergio, querido gobernador, acompaño y respeto la decisión que ustedes han tomado, de radicar los fondos en la Argentina, hagan muchas obras, sigan administrando como están administrando hasta ahora”. ¿Qué ocurrió? Poco después, Acevedo renunció a la Gobernación, disconforme con exigencias de Kirchner en materia de licitaciones y contrataciones. Nunca se rindió cuentas de lo ocurrido con ese dinero, y donde se encuentra depositado.
  • A comienzos de su mandato, y luego de la aprobación legislativa correspondiente, Néstor Kirchner promulgó la creación de la empresa Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa). Según el texto de la legislación fundacional, Enarsa actuaría como “una firma testigo en el mercado” de energía no renovable, para evitar “el abuso de posición dominante” de compañías privadas y “oligopólicas” (petroleras extranjeras). Enarsa también pasaba a ser titular de los derechos de exploración y explotación de las áreas marítimas no concesionadas. Se dijo que había un enorme interés en el mercado global petrolero por conseguir acuerdos con Enarsa pero se privilegiaría el interés de Petróleos de Venezuela S.A., Petrobras y Repsol YPF. ¿Qué ocurrió? Hasta ahora, Enarsa nunca realizó una exploración de hidrocarburos.
  • Semanas antes de que el Presidente chino, Hu Jintao, llegara de gira regional (noviembre de 2004) con el propósito de solicitar el reconocimiento de la Argentina a China como nación que practica el libre comercio, requisito para ingresar a la Organización Mundial de Comercio, colaboradores del Presidente afirmaron que China invertiría masivamente en el país. Dirigentes y funcionarios especularon con hasta US$ 20.000 millones destinados a modernizar la infraestructura argentina. El discurso gubernamental fue que con ese dinero se podría pagar parte de la deuda pública externa que se encontraba en ‘default’ (parte de esas obligaciones siguen en ‘default’ y se mantienen demandas contra el Gobierno argentino en los tribunales estadounidenses).  ¿Qué ocurrió?  Néstor Kirchner le concedió a Hu Jintao lo que China necesitaba pero las inversiones nunca ocurrieron.
  • Tras una reunión entre Néstor Kirchner, representantes de la AMIA y del Comité Judío Americano, el titular de la mutual, Abraham Kaul, anunció que el Presidente les había comunicado el hallazgo de 45 casetes de la Policía Federal con escuchas telefónicas sobre la conexión local del atentado. Al otro día, Kirchner desmintió a Kaul al decir que se había hallado “la ruta de los casetes”, es decir, los recibos “de quienes se llevaron” los audios del archivo policial. Por el papelón, el Gobierno recibió críticas de familiares de víctimas del atentado por “hacer anuncios para los medios”.

Algo más. Lo leí en La Nación a través de la opinión de Carlos Pagni. Eran las promesas anteriores a las elecciones que le brindaron la posibilidad de continuar la gestión de su esposo.

http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/enfoques/nota.asp?nota_id=1019320

Cristina Kirchner había prometido, con gestos y palabras, ensayar un giro respecto del desempeño de su esposo. Se inauguraría “un tiempo de diálogo, donde hay que escuchar más que hablar”, adelantaba él a interlocutores de confianza. Se pondría énfasis en las reformas institucionales pendientes. Se regresaría de posiciones internacionales en las que Kirchner había llegado demasiado lejos. Se extendería una mano amigable hacia el mercado para que la iniciativa privada fuera sustituyendo en su rol preponderante a un superávit fiscal con signos de agotamiento. En síntesis, se emprendería el regreso del populismo al progresismo, para recuperar el impulso originario de una regeneración política.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, fue el mentor de esta reorientación. Con la señora de Kirchner llegaría al poder la versión más lograda de la transversalidad, entendida como una fuerza de centro izquierda a la que el PJ sólo aportaría “los fierros” de la “gobernanza”. Las víctimas que debían ser sacrificadas en el altar de esta reconversión eran, para esa visión, Julio De Vido, Ricardo Jaime y, sobre todo, Guillermo Moreno.

Lo que viene ocurriendo hasta ahora es la negación de todo cambio. Es curioso, pero el orden político-institucional es el que menos novedades alumbró. Al contrario, la administración de Cristina Kirchner superó a la de su esposo para empeorarla. Produjo una foto de la que cualquier administración pluralista debería avergonzarse: un par de dirigentes políticas con los dedos pintados por la policía por haberse sumado al conflicto rural en contra del gobierno.

El Congreso está sumido en el letargo de un oficialismo tan extenso como gris, garantizado por la delegación de facultades de una Ley de Emergencia Económica que la senadora Kirchner se negaba a votar pero que la presidenta Kirchner utiliza para sí. Las Cámaras ya no cuentan siquiera con aquella animación que la Presidenta les imprimía cuando ocupaba una banca.

La única iniciativa parlamentaria nacida en el Ejecutivo que alcanzó, en lo que va del mandato, alguna resonancia, fue el proyecto de Ley de Radiodifusión. Pero se trató de un arma apuntada hacia la prensa para forzar una negociación. No de un impulso de reforma.

Claudio Scabuzzo

La Terminal

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Claudio Scabuzzo dice:

    Gracias por compartir mis escritos. No espero que todos compartan cada una de mis palabras, pero son honestas y frontales. Con respecto a la planificación urbana de Rosario, mis conocimientos no son tan profundos como para darte una opinión sensata. Las modificaciones del código urbano responden a una planificación a futuro. No creo que el desarrollo de una ciudad pase por la altura de sus edificios, sino por una distribución razonable de las obras privadas. Fijate que hay barrios con posibilidades obras y sin embargo las inversiones se vuelcan al centro, donde los terrenos se cotizan altísimos y los precios de esos departamentos también. Muchas de las obras realizadas no son de calidad. Incluso se han realizado unos injertos entre manteniento el frente de edificios antigüos que son, para mí, desagradables. Con semejante inversión, faltó originalidad. Pensá que hay gente que vio oscurecer su casa de un día para otro cuando les levantaron edificios en sus terrenos linderos. Pero lo que está, está. Poner algunos límites no es impedimento para que el negocio inmobiliario siga adelante. Incluso se puede pensar en otras zonas, menos urbanizadas, y deseosas de encontrar un cambio en su paisaje. Pero, como te decía, no tengo elementos para criticar a esa funcionaria ni al proyecto de planificación. Es un tema donde, me parece, hay intereses millonarios a través de empresas inmobiliarias y constructoras, que si no tuvieran reglamentaciones, ya hubiesen cosntruído en las veredas. Gracias y voy a visitar tu blog.

    Me gusta

  2. Germán dice:

    Hola, hace mucho que leo tu blog y creo que nunca comenté. Es muy buena la info y sobre todo me gusta la forma de expresar tus opiniones aunque no esté de acuerdo con vos (Es imposible estar de acuerdo en todo con alguien sin ser falso)

    Me gustaría saber tu opinión sobre Mirta Levin, la ministra de planificación de Rosario que a mi entender deja mucho que desear y es de los problemas que tiene Rosario para crecer.

    Te paso la dirección de mi blog, donde hay algo del códifo Urbano de Rosario

    http://www.germangilio.blogspot.com/

    Saludos salaítos

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s