Somos la rabia (Parte 1): La violencia política.


montoneros

El letrero señala “FAR, FAP y Montoneros” y es parte de la escenografía de la plaza de los Dos Congresos, en Buenos Aires, donde se produce una extraña protesta. Esa presencia nos muestra el conjunto de sectores distintos que forman parte del gobierno de los Kirchner: desde la ultraderecha a la izquierda revolucionaria. Pero Montoneros y esas siglas nos trasladan a una época lejana, cuando algunos jóvenes creyeron ser los depositarios de un nuevo país y no dudaron en usar las armas para lograrlo. Para comprender su existencia y sentido me remonté muchos años atrás, y debí dividir el material en tres artículos que intentarán trasladar al presente las sensaciones de una época de odios.

En esta historia se entrecruzan sucesos, como olas que van y vienen, los hilos de los hechos se unen y separan. La complejidad de esos años hablan de su enrarecido clima. Pisoteada la constitución y la libertad por la prepotencia militar, la rebeldía no se hizo esperar. Se optó por enfrentar a la violencia, con violencia. Y fueron jóvenes idealistas, inmaduros, los que creyeron tener la razón en sus balas. No sabían que sus acciones provocarían la venganza sobre inocentes. No solo pretendían derrocar a los regímenes pseudocráticos que nos gobernaron o atentar contra gobiernos democráticos, sino instalar una nación con valores ideológicos distintos. Creyeron tener el pueblo detrás de ellos, pero no. Tampoco los militares aglutinaban el fervor popular. Nadie representaba a nadie. Los argentinos miraban aterrados como corría la sangre y no entendían porqué tanto odio.

Los inspiradores años 60.

Argentina, como otras naciones de esta parte del mundo, tuvieron procesos políticos y sociales turbulentos. La asfixia de la sociedad por los atropellos del poder provocaron rebeldías incontenibles.

peron023 A principios de la década del 60 el principal partido nacional estaba proscripto, acusado de antidemocrático, totalitario y populista. El Partido Justicialista, sus símbolos, sus expresiones, sus dirigentes y sus líder estaban prohibidos. Juan Domingo Perón desde el extranjero pugnaba por recuperar su espacio y poder volver triunfante. Su gobierno había terminado con mucha sangre derramada, pero faltaban aún más.

El mundo vivía la guerra fría y varios hechos que cambiaron el pensamiento del mundo sucedieron en esta época. Los señala Juan Gasparini:

mayo frances El mayo francés, los motines en Washington a raíz del asesinato de Martin Luther King, la breve primavera de Praga, la revolución cultural proletaria en China y la larga guerra vietnamita. El surgimiento del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, en 1967, incorporaba el cristianismo al torrente de la lucha por la liberación latinoamericana, enfervorizada por la victoria de la revolución cubana ante la invasión norteamericana de Playa Girón (15 de abril de 1961) y por la expiación del padre Camilo Torres (15 de febrero de 1966). Varias encíclicas y el Concilio Vaticano 11(1962/1965) habían sembrado una nueva simiente en la Iglesia católica, la que dejaba de ser patrimonio exclusivo de los sectores dominantes y abandonaba una orientación religiosa primordialmente supraterrenal en aras de los acuciantes problemas sociales. Ello explicaría que en la Segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada durante agosto de 1968 en Medellín, Colombia, se denunciara al imperialismo y al neocolonialismo. El ‘hombre nuevo” que exudaba el marxista Guevara se transparentaba en el ‘hombre nuevo” que manaba de esos cambios en el catolicismo.

Después de la caída de Perón, los golpes militares se suceden sobre gobiernos con escasa adhesión popular, o entre los mismos uniformados. Los monopolios extranjeros avanzan sobre la economía del país mientras oficiales superiores ocupan cargos directivos en compañías multinacionales, mostrando la íntima relación entre el poder y el capital foráneo. El poder civil estaba subordinado a la interna militar, y ni Frondizi ni Illia, pudieron completar sus mandatos constitucionales.

El marxismo, ese demonio.

la noche de los bastones largos El gobierno de facto del general Onganía, en 1966, interviene las ocho universidades nacionales porque consideraba que había “elementos marxistas”, hay incidentes con estudiantes y profesores. El atropello a los derechos individuales y a la libertad de pensamiento y de prensa genera numerosas protestas, “puebladas”, algunas violentas y letales.

En tanto una resistencia clandestina se gestaba para luchar contra la opresión, con ideales propios, inspirados en el mundo revolucionario y muchos sueños imposibles. La mayoría de los grupos insurgentes adhirieron al peronismo, sobre todo por su enorme aceptación popular, como si fuera un puente que les permitiera llegar al pueblo.

cordobazo Compartían algunos principios antioligárquicos y anticapitalistas de los trabajadores peronistas: nacionalización de la banca y de los sectores básicos de la economía (siderurgia, petróleo, electricidad, frigoríficos), rechazo de la deuda externa, repudio a los monopolios, control estatal del comercio exterior, planificación de la economía de acuerdo a los intereses nacionales y populares, prohibición de exportar capitales y de importar bienes competitivos con la industria nacional, expropiación de la oligarquía y reforma agraria, protección arancelaría de la industria autóctona, diversificación de mercados internacionales, integración de las economías regionales, desarrollo de la industria pesada, control obrero de la producción, abolición del secreto comercial, fiscalización de las sociedades comerciales, política internacional independiente y solidaridad con los pueblos subyugados.

Entendían que las armas eran el medio para alcanzar el poder. En verdad no había mucho margen para una oposición pacífica, pero asumieron un rol que tuvo poca adhesión popular y que actuó con ciertas torpezas, inmadurez y desenfado.

Antes que los golpistas permitan el regreso de Perón a principios de los 70, se producen numerosas negociaciones intensas y virulentas. El general y líder del justicialismo alienta la rebelión civil y la desobediencia, le hace un guiño a la insurgencia armada contra la dictadura. Alimenta a un monstruo que luego le comerá la mano.

Peron 2 “Debemos irnos convenciendo que, cerrados los caminos legales, sólo nos queda la violencia para resolver nuestros problemas, con lo que se confirman mis predicciones”

“La dictadura que azota a la Patria no ha de ceder en su violencia sino ante otra violencia mayor”.

“La subversión debe progresar”.

“La guerra revolucionaria en que estamos empeñados contra la canalla dictatorial se intensificará cada día en que estamos empeñados y no hemos de parar hasta liberar la Patria y devolver la soberanía que ha de hacer al pueblo dueño de su destino”,

Juan Domingo Perón

El líder que en su madurez política tendría que haber contribuido a la pacificación, exacerba a los jóvenes en busca de su retorno problemático. En los 70 por lo menos siete agrupaciones subversivas de izquierda se enfrentaron a grupos de ultraderecha o al propio estado, envalentados por dirigentes que perdieron el sentido común.

La izquierda se ganó un enemigo: Perón.  Su esposa, Isabel, junto a López Rega, alistarán una tropa clandestina de ultraderecha (las triple A, Alianza Anticomunista Argentina) que tendrá como blanco aquellos que no comparten sus ideas. La paz no regresaría en años.

En el próximo capítulo seguimos remontando esta historia:  https://laterminalrosario.wordpress.com/2008/07/01/somos-la-rabia-parte-2-los-vasos-comunicantes/

Claudio Scabuzzo
La Terminal

 

Fuentes consultadas:
“Historia de la tortura y el orden represivo en la Argentina”, Ricardo Rodriguez Molas, EUDEBA ,1985.
“Montoneros, fin de cuentas”, Juan Gasparini, Punto Sur, 1988.
Foto principal: Diario Clarín
Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. daniel dice:

    la foto de la carpa del peronismo 26 de julio se realizó durante varias semanas en apoyo al gobierno de CFK en 2008 apoyando la 125 y en contra de la oligarquía rural, hubo muy interesantes debates todos los días, videos y fotos de los 60, 70, 80 y 90, realmente muy lindo, incluso hubo una jornada donde las madres de plaza de mayo estuvieron en esa carpa en una charla, abrazo

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s