¿Segovia? ¿Qué Segovia?: El desconocido "Rey de la Efedrina".


segovia

Mario Roberto Segovia era un vecino opulento del barrio más exclusivo de Rosario que era conocido como “exportador de bananas”. Involucrado en el tráfico de efedrina, un componente de las drogas sintéticas, enseguida fue consagrado como “El rey de la efedrina”. Sin embargo algunos dudan de que sea tan importante su participación en el negocio. La “vista gorda” de las autoridades es más que notable en este caso. ¿Porqué cayó en desgracia?.

Argentina produce bananas principalmente en Salta, Formosa y Jujuy. 170 mil toneladas son cosechadas en 8.400 hectáreas que se destinan al cultivo, y aporta al mercado interno casi toda la producción. Debido a que en invierno merma bastante la obtención del producto, se hace difícil mantener el abastecimiento, y menos alguna cuota de exportación.

Frente a la incipiente producción uno se pregunta como hizo el supuesto Mario Roberto Segovia para mostrar una opulencia de supermillonario con la cortina legal de ser “exportador de bananas” o proveedor de DVDs copiados ilegalmente, en el peor de los casos.

segovia 2 Este personaje aparece involucrado en una gigantesca investigación de exportación de  miles de toneladas de “efedrina”, un componente legal de las ilegales metanfentaminas, drogas sintéticas o de diseño que reemplazan a la cocaína.  El negocio de Segovia no era pequeño, superó los 30 millones de dólares, según calculan. Habría disimulado el compuesto en sobres azúcar o vino, y los vendía a México.

La inusual importación de efedrina desde Asia, superando notablemente las necesidades del mercado local, y su exportación a países como México, el asesinato de personas y la aparición de laboratorios “portatiles” que también fabricaban metanfentaminas para el consumo local y el mercado externo, fueron hilos conductores que llevaron a la justicia a investigar a este empresario. Pero pasó mucho tiempo sin que nadie conociera la fuente real de sus enormes ingresos, su rápido ascenso social y el despliegue de lujo que contrasta demasiado en estos lugares.

El hombre invisible.

rolls royce Ni la policía, ni las autoridades del control y represión del narcotráfico, conocían a Segovia, cuya identidad no está totalmente clara. Su actividad no era sospechada ni siquiera por la AFIP, el organismo de recaudación fiscal, pese a que tenía en su poder una lujosa flota de autos, aviones e inmuebles, y empresas de diversos rubros.  Su fortaleza en el barrio más caro de Rosario tampoco llamó la atención. Ni los guardias de seguridad, la multitud de cámaras de circuito cerrado y el cartel que advertía que estaba prohibido sacar fotografías o filmar la propiedad.

Segovia, un gordito que pasa desapercibido, solía ir con su Rolls Royce Phantom blindado(el único que existe en Rosario) a tomar un café al centro de la ciudad. Su mujer se montaba en el enorme Hummer y visitaba a sus padres en Villa Gobernador Gálvez, estacionando la camioneta en las calles de un barrio de Clase Media. No había un ejército privado que custodiara a esta pareja de “enriquecimiento rápido”, aunque no hay que dudar que puedan haber dispuesto de una seguridad muy disimulada, acorde a la peligrosa actividad que desarrollaban. Sería irrisorio pensar que el arsenal que tenía en su casa no era trasladado con sus ocupantes cuando iban a buscar a sus chicos a la escuela, a pasear o a visitar familiares.

hummer_04 Tampoco nadie se percató de asomarse a su opulenta vida pese a que hace 10 meses su nombre fue publicado en una lista de personas que adquirieron irregularmente vehículos con patentes diplomáticas.

Pero nada de esto fue visible para aquellos que se dedican a evitar el delito como el narcotráfico, la venta ilegal de armas o componentes de alta peligrosidad. Segovia empezó a ser observado por casualidad.

Un rey que no sería rey.

El sitio de informaciones Urgente24 publica una entrevista al periodista Christian Sanz, quién está abocado a investigar este megacausa de la efedrina. Allí pone en duda no solo la imparcialidad del juez, sino la del gobierno en estos procedimientos y, señala, que Segovia no es “el pez gordo” que algunos creen.

“El ministro miente”, dijo el periodista Christian Sanz cuando fue consultado acerca de los dichos de Aníbal Fernández a propósito de la detención de Mario Segovia, el supuesto exportador líder de efedrina.

¿Por qué Urgente24 consultó a Sanz?. Por 2 fragmentos de sus recientes informes sobre la investigación de la efedrina, precursor químico tan exportado desde la Argentina a México, con la tolerancia de las autoridades locales.

Los fragmentos:

> ¿Por qué no se investiga a la droguería Josué, la que más efedrina ha vendido en los últimos años?

-¿Quién protege a los dueños de droguería San Javier, otra de las que debería ser investigada? (…)”

“(…) Finalmente, debería investigarse a la droguería Josué, la que más efedrina ha exportado —muy por sobre todas las demás— y la única que jamás ha estado en la mira de Faggionato Márquez a la hora de avanzar judicialmente. (…)”

La pregunta de Urgente24 a Sanz fue: ¿Es Segovia el dueño de Josué?

-Nada que ver. Segovia es un exportador pero la cantidad que le atribuyen es inverosimil. Es un exportador menor que otros ya citados a declarar y luego liberados.

¿Acaso Aníbal Fernández se sintió en la necesidad de producir una gran detención en vísperas del arribo del presidente mexicano Felipe Calderón?

Todo es posible en el universo que habita Fernández, pero resulta difícil de comprender porque, en ese caso, en breve -un par de semanas- se caería las imputaciones a Segovia, tal como cayeron, por ejemplo, muchas de las imputaciones a Ricardo Martínez.

Precisamente Sanz denunció, a propósito de Faggionato Márquez y sus investigaciones:

márquez “(…) ¿Por qué algunos periodistas sólo se manejaron a través de los dichos de Faggionato Márquez? ¿Por qué no fueron tras los pasos de otras fuentes de información? ¿Por qué no utilizaron siquiera el más mínimo sentido común?
Periodistas como Paulo Kablan de C5N, Raúl Kollman de Página/12 —otra vez y van—, y otros, sólo publicaron lo que les dictó el juez o alguno de sus adláteres. Jamás se les ocurrió cruzar información o consultar a otras personas involucradas en la causa judicial. Es dable mencionar que al menos una veintena de las personas entrevistadas por este periódico en el marco del triple crimen, aseguraron no haber sido contactadas jamás por otros periodistas. La mitad de esos testimonios son fundamentales para entender la trama de este culebrón. (…)”

La política y al efedrina.

Un triple crimen sirvió para iniciar la causa, pero persisten muchas dudas sobre la seriedad de las actuaciones. Incluso queda manchado el gobierno de Cristina Kirchner por el supuesto aporte a la campaña de uno de los involucrados en la exportación de efedrina. Precisamente Sanz aborda estas cuestiones en un artículo del Periódico Tribuna:

A pesar de lo que los medios reflejan a diario, producto de fuentes interesadas —relacionadas directamente al propio Faggionato Márquez—, hay una trama siniestra detrás de los actos del magistrado, el cual busca desinvestigar y desviar la atención respecto a los verdaderos responsables, no sólo del tráfico de efedrina y la adulteración de medicamentos, sino también del triple crimen de General Rodríguez.
     Oportunamente, se publicó que Faggionato Márquez posee cinco pedidos de juicio político que penden sobre su cabeza y que, merced a esa virtual espada de Damocles, funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional lo presionaban para que dirigiera su investigación hacia una “zona muerta”. Hasta ahora, lo hizo de manera más que eficiente.
    metanfetaminasPrimero, procesando a nueve mexicanos que de narcotraficantes no tenían nada de nada —por caso, vivían esclavizados en la quinta donde los detuvieron—; luego, con el procesamiento con prisión preventiva que decretó contra otro ciudadano mexicano, Rodrigo Pozas Iturbe. Este último ha sido confundido con Rodrigo Rodríguez —¿voluntaria o involuntariamente?— uno de los que se reunió oportunamente con los fallecidos, Damián Ferrón, Sebastián Forza y Leopoldo Bina.
    Ahora es el turno de Jesús Martínez Espinoza, otro mexicano que tuvo la mala suerte de alquilarle una vivienda a uno de los verdaderos narcotraficantes de la trama, el mexicano Marco Aurelio Lailson Rizzo, a quien extrañamente Faggionato Márquez no ha rastreado jamás y pudo salir del país con total tranquilidad.
    Lailson Rizzo no sólo es quien alquiló la vivienda de Martínez Espinoza, sino también el que trajo al país a los nueve mexicanos —engañados— a la quinta de Ingeniero Maschwitz donde fueron detenidos.

Los verdaderos responsables
   

La trama por la muerte de los tres “empresarios” es mucho más compleja de lo que muestran los medios y tiene concretas connotaciones políticas. Veamos.
    Por un lado, hay un vínculo inevitable entre los asesinados en General Rodríguez y los aportes a la campaña de Cristina Kirchner en el año 2007. Sebastián Forza, por caso, admitió que aportó cheques sin fondos a efectos de permitir blanquear dinero de dudosa procedencia.
    En segundo lugar, hay un vínculo directo entre Forza y Claudio Uberti, jefe no oficial de recaudación de campaña del Frente para la Victoria. No sólo hay una docena de comunicaciones entre Uberti y Forza, sino que han existido reuniones “sociales” en casa de la secretaria del funcionario, Victoria Bereziuk, a las cuales Forza asistió oportunamente con su esposa Solange Bellone. Esto ha sido admitido hasta por la propia viuda.
    En tercer término, se ha comprobado que existe una fuerte relación entre ciertas droguerías y la compra de grandes cantidades de precursores químicos en países de oriente para su exportación a México y Colombia. Esas droguerías pertenecerían a importantes políticos que pondrían al frente a jóvenes testaferros.
    Por lo antedicho, es imposible que el juez realmente se digne a avanzar en el camino de la verdad y la Justicia. De hacerlo, sus días estarían puntualmente contados.
    No hay que engañarse, la causa en realidad ya está resuelta. Los nombres de algunos de los responsables se encuentran ya en el expediente judicial (3), pero hay una elocuente presión gubernamental para que no se avance en ese sentido.

¿Será, como se denomina, un perejil?, ¿Fue utilizada esa detención para hacer aparecer al gobierno argentino y mexicano como preocupados por la lucha contra la droga?. Recordemos que un día después de la detención, el 24 de noviembre, Felipe Calderón se reunió con Cristina Kirchner en Buenos Aires, después de que el mandatario mexicano llegara al país junto a 40 empresarios.

Muchos interrogantes rodean al caso, cuando es habitual la espectacularidad de los anuncios, pero el pobre resultado judicial. Nunca hay que descartar que estos personajes extraños vuelvan a la sociedad libre de culpa y cargo, ya que las pruebas no pudieron condenarlos.

Claudio Scabuzzo
La Terminal
Fuentes y fotos:
http://www.agroalternativo.com.ar/docs/infobananas.htm
 http://www.misionesonline.net/paginas/detalle2.php?db=noticias2007&id=125487
http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews%5Btt_news%5D=113946&cHash=79a1b96182
http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=4585
http://www.rosario3.com/noticias/policiales/noticias.aspx?idNot=41133
http://www.lacapital.com.ar/contenidos/2008/11/25/noticia_0044.html
http://www.camporenacimiento.com/adiccion/metanfetaminas.htm
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. matias dice:

    hola soi matias de zona oeste

    Me gusta

  2. matias dice:

    aguante la efedrinaa locoooooooooooo……………………………………………………. aguante la plata facil

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s