Salud y religión.


lacoste
Los mitos y supersticiones se enlazan a la religión y, a veces, le dan sentido. No es extraño encontrar dósis enorme de religiosidad en ambientes que tienen que ver con la salud. Porque allí está la muerte rondando o la desgracia de una enfermedad insoportable, y los dolientes buscarán una salida emocional que les permite renovar su esperanza. La fusión entre ciencia y religión abre enormes debates, fundamentados algunos en el hecho dudoso de los postulados religiosos y en la necesaria exactitud de los principios científicos. En su día, el caso de Santa Lucía.

Maria Auxiliadora en la Clinica del Dr. Ferroni.
María Auxiliadora en la Clínica del Dr. Ferroni.

El pasado jueves 11 de diciembre me encontraba con mi sobrina Aldana y mi hija en la clínica privada del Dr. Ferroni, donde el Dr. Manavella iba a eliminar las gafas de mi cara. Es una típica operación sofisticada en una ambientación espacial, salpìcada de religiosidad y nacionalismo.

Nos sorprendió encontrar esa estatua de María Auxiliadora, rodeada de cientos de rosarios y otras imágenes religiosas, como el Sagrado Corazón.  Pero la estatua de la Vírgen sobresalía en altura y esplendor, aunque le faltaba su mano izquierda, quizás arrancada accidentalmente por una caída o una mudanza.  El muñón de yeso  yacía solitario apuntando hacia El Sagrado Corazón en la clinica del Dr. Ferroni.esa sala, en donde todos esperaban solucionar sus problemas visuales.

Las estatuas u objetos religiosos abundan en el resto del edificio, en donde no falta una bandera argentina ubicada en el centro, que no flamea por ausencia de viento. Patria y religión. Pero hay otra dualidad inquietante: ciencia y religión, y sobre eso hay discusiones e interesantes posturas  que ya abordamos en el post  https://laterminalrosario.wordpress.com/2008/05/16/la-gran-mentira-de-la-biblia-segun-einstein/

Si. Muchos hospitales y clínicas disponen de un espacio religioso, incluso algunos tienen pequeñas parroquias. Era algo usual hace varias décadas cuando las monjas vestidas de blanco hacían de enfermeras y el cura conducía a los moribundos a la vida eterna. La mano de Dios estaba allí ante el doliente, en la búsqueda de esas almas que necesitaban confimar su adhesión a la doctrina antes que se extinguiera su existencia.

Pero en este mundo de salud tarifada y alta tecnología médica, la presencia de la religión me hace pensar en una contribución para una mayor humanización de una medicina sofistica innacesible para la mayoría.  Entiendo que los que se someten a los riesgos de complejas intervenciones pueden levantar su ánimo y confiar en algo impalpable para su curación, pero mi fe perdida me enfrenta a la racionalidad absoluta.  

Entre tantas imágenes e íconos en la clínica oftalmológica, no podía faltar Santa lucía, vinculada a la vista, cuya fecha sagrada se conmemora un día como hoy.

Santa Lucía y los ojos.

¡Oh bienaventurada y amable Santa Lucía!, universalmente reconocida por el pueblo cristiano como especial y poderosa abogada de la vista; llenos de confianza a ti acudimos pidiéndote la gracia de que la nuestra se mantenga sana y que el uso que hagamos de nuestros ojos sea siempre para bien de nuestra alma, sin que turben jamás nuestra mente objetos o espectáculos peligrosos, y que todo lo sagrado o religioso que ellos vean se convierta en saludable y valioso motivo de amar cada día más a nuestro Creador y Redentor Jesucristo, a quien, por tu intercesión, oh protectora nuestra, esperamos ver y amar eternamente en la patria Celestial. Amén

estampita_santa_luciaEl sincretismo y la transculturización abunda en la historia de Santa Lucía, cuya existencia pudo haberse probado, pero los acontecimientos de su vida, no. Mezclada con leyendas griegas y romanas, la historia de la mujer que decidió darle su vida a Dios y se enfrentó a un juicio que perdió con su vida porque era cristiana y no quería casarse, es, al menos, impactante. ¿Qué tiene que ver todo esto con los ojos?. Bueno, parece que Lucía significa “luz”, y por eso se la vincula a los ojos. Lo del platito habría surgido mucho después, porque la historia señala que fue decapitada y pese a ello siguió hablando. Pero otros señalan que sus ojos arrancados por sus torturadores no impidieron que siguiera viendo. De cualquier modo el “milagro” es evidente, aunque se tratase de una leyenda venerable.

Los santos y santas cristianos cumplen funciones de asistencia a distintas dolencias o actividades humanas, y reciben las ofrendas de sus devotos en la búsqueda de la solución que cambie sus vidas. Todos tienen “trabajo” designado como intermediarios entre los humanos y el creador, lo que transforma en mágica su intervención. La especilización de la imaginería cristiana es sumamente variada, y ya como protectores o patronos, pueden encabezar los sitios más insólitos. Aunque los actos humanos sean deplorables, el santo o la virgen los legitima.

El despligue es infinito, y basta saber que Santa Lucía no solo se ocupa de los ciegos y enfermos visuales, sino de las hemorragias,  disentería, trabajadores del cristal, mártires, campesinos, vendedores, infecciones de garganta y escritores.

El sometimiento de la Fe. 

santiagoLa historia de las figuras del cristianismo están rodeadas de mitos, algunos arrastrados desde la antigüedad, antes de Cristo. Crónicas que establecían conductas, principios políticos, morales y normas de convivencia cuya síntesis más emblemática es la propia Biblia. El control social sobre las masas inquietas se asentaba en lo desconocido y en el castigo de los dioses con la desgracia o la muerte, y las religiones, emparentadas a los gobiernos, contribuian a controlar al pueblo de cualquier desviación que pusiera en peligro el “status quo”.

Es obvio imaginar que en la antigüedad una enfermedad o muerte trágica respondía más al castigo divino que al atraso de la medicina.   Algunos ingredientes de ese pensamiento primitivo persisten hasta hoy.

¿La fe puede curar?

Existen estudios que revelan la importancia de la fe en el resultado final de enfermedades de algunos pacientes. Algunos incluso buscan establecer una mayor tolerancia de los profesionales frente a las creencias de las personas que atienden:
Los cuidadores de salud tienen el natural poder del conocimiento adquirido a través de la ciencia; pero no deben olvidar que toda persona que solicita ayuda posee un sistema de creencias que mueve su conducta, entre las que se hallan las vinculadas con la salud y las religiosas, y que todas pueden facilitarles o entorpecerles el cumplimiento de sus funciones si no son capaces de tenerlas en cuenta durante la correcta relación profesional que establezcan con ella y que más valor tiene el conseguir el bienestar de las personas a nuestro cuidado que el imponer nuestras creencias por considerarlas más racionales o superiores.   http://www.psicolatina.org/Cuatro/psicologia.html

 Pero parece que la cuestión religiosa está siendo tomada en cuenta a la hora de dar un respaldo a ciertas personas, cuya estructura emocional se encuentra deteriorada. Las estadísticas parecen demostrar resultados importantes, pero no se refieren al fundamento ideológico de la iglesia sino al hecho de que la práctica permite una integración comunitaria que en otros casos no existiria.

pare-de-sufrir
Logo de la cuestionada secta brasileña "Iglesia Universal del Reino de Dios".

Sin embargo la religión a veces se vincula de la peor manera a la salud. Se trata de la cura “milagrosa” de dolencias, circunstancias aprovechadas por verdaderas organizaciones de fe que especulan con las soluciones mágicas a cambio de la contribución económica de sus creyentes. Tal es el caso de la reconocida y poderosa organización brasileña “Iglesia Universal del Reino de Dios”, cuyos actos de sanación limitan peligrosamente con el engaño y la estafa. 

Pero no todos esconden malas intenciones a la hora de acercarse a los enfermos con un mensaje de fe. Es reconocida en Argentina  las dependencias médicas pertenecientes a los Adventista, una iglesia norteamericana con ramificaciones en todo el mundo. Sus Centros de Vida Sana, atendidos por profesionales médicos y con sede central en Libertador General San Martín (Entre Ríos) tiene una fama de excelencia, bien ganada. Su sistema de salud se basa en principios de la fe adventista, pero sus servicios se destinan a cualquier persona, sin importar el credo.

  Razón y fe.

El pasado 6 de diciembre el diario La Prensa de Buenos Aires publicó un artículo de Pablo Otero sobre el tema titulado “Razón y fe”. Estos son algunos extractos:

La ciencia una vez más se ocupó de la religión. En esta ocasión una investigación dio por resultado que la religión o su práctica podría ayudar a alargar la vida. “Asistir semanalmente a servicios religiosos, sin importar la denominación religiosa, podría reducir el riesgo de muerte en veinte por ciento en comparación con las personas que no asisten a tales servicios”, informaron los investigadores.

El autor principal del estudio fue Eliezer Schnall, profesor clínico asistente de psicología del Colegio Yeshiva de la Universidad Yeshiva de la ciudad de Nueva York.

Las participantes del estudio -cuyos resultados fueron publicados recientemente en la edición de la revista “Psychology and Health”- fueron en total 95.000 mujeres de todo Estados Unidos. Las mismas tenían entre 50 y 79 años al comienzo del estudio.

“La religión es siempre un tema caliente, pero sobre todo ahora, cuando las personas tal vez sientan temor debido a la recesión y a la amenaza del terrorismo, y buscan estabilidad en la religión, según encontramos. También observamos algunos beneficios de salud”, afirmó el científico.

Cando los investigadores ajustaron los datos para tomar en cuenta la salud física, la edad, la etnia, los ingresos, la educación, el respaldo social, los eventos vitales importantes y la satisfacción con la vida, encontraron que la asistencia semanal a servicios religiosos era responsable de una reducción del 20% en el riesgo de muerte.

Sin embargo, aunque el estudio notó un menor riesgo de muerte, Schnall no pudo afirmar que la receta de una buena salud sea asistir a servicios religiosos de manera regular. “No estoy diciendo que nuestro estudio llegue a tal receta, pero nuestros hallazgos son interesantes, y tenemos al menos algunas ideas de por qué hay un beneficio, aunque no lo hemos explicado del todo”, añadió.

“Tal vez se trate de la sensación de comunidad, o del respaldo, o tal vez las personas se deprimen menos cuando asisten a servicios religiosos”, apuntó, y concluyó que los investigadores trataron de controlar los datos para tomar en cuenta muchos de estos factores, pero que “no lo hemos explicado todo por completo”.

Más allá de lo que pueda demostrar la ciencia, la práctica de la religión, en primer lugar, es una necesidad esencial en el hombre, ya que su espíritu, su alma es eterna y naturalmente sólo se siente realizado y encontrará reposo en lo trascendental.

La ciencia racional y material parece adoptar una mayor tolerancia hacia la religión, pese a que ésta última sometió a los científicos a persecusiones y humillaciones porque no aceptaban sus pensamientos. Hubo torpezas que provocaron enormes daños a la evolución humana.

Algunos supieron aprovechar esa relación estrecha entre el bienestar del cuerpo y el bienestar del alma. Ese equilibrio que las ciencias orientales exhiben con fascinación y que replantea algunos conceptos en este siglo XXI. 

A la ciencia ya no le provoca temor hablar de Dios, de su existencia, e incluso tomarlo como objeto de investigación. Las barreras se rompen para terminar de develar el misterio más grande de la humanidad, su orígen.

 “Prefiero equivocarme creyendo en un Dios que no existe, que equivocarme no creyendo en un Dios que existe porque si después no hay nada, evidentemente nunca lo sabré, cuando me hunda en la nada eterna; pero si hay algo, si hay Alguien, tendré que dar cuenta de mi actitud de rechazo. En definitiva sólo conozco dos tipos de personas razonables: las que aman a Dios de todo corazón porque lo conocen, y las que lo buscan de todo corazón porque no lo conocen”.

Blaise Pascal (1623-1662) Filósofo francés.

Claudio Scabuzzo
La Terminal 
Algunas fuentes consultadas:
http://www.devocionario.com/santos/lucia_1.html
 http://es.wikipedia.org/wiki/Fe
http://www.laprensa.com.ar/327844-La-religi%C3%B3n-es-salud.note.aspx
http://www.psicolatina.org/Cuatro/psicologia.html
Algunas fotos propias, otras Web.
Foto principal:
Caricatura de Enrique Lacoste Prince.5/9/52,La Habana,Cuba.Caricaturista e ilustrador.Ingeniero mecánico.Miembro de la Unión de Escritores y Artistas y de la Unión de Periodistas de Cuba.Ha publicado sus trabajos en diversas revistas cubanas y en el extranjero, en Mexico y varios países de Europa.En la actualidad trabaja como caricaturista, en la publicación humorístics “Palante, en La Habana,Cuba.Ha obtenido más de una veintena de premios en concursos nacionales e internacionales de humor gráficoHa realizado varias exposiciones personales en Cuba y tres en Francia.
Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. josefina dice:

    yo si creo que es milagrosa porque siempre que se me pierde algo le pido verlo otra vez y siempre lo encuentro. gracias mi santa

    Me gusta

  2. roxana dice:

    hola mi nombre es roxana sufro de una enfermedad incurable q solo un milagros me puede curar tengo trese años y todavia veo pero el medico le dijo a mi mama q en un futuro puedo quedar siega o curarme no se save mi mamita llora mucho por mi yo no veo muy bien tengo unas manchitas en la retina del ojo a si q quiero q me suseda un milagro por favor santa lucia alludame

    Me gusta

  3. Italo dice:

    “Sólo sé que nada sé”

    Me gusta

  4. Miralo a Ferroni. En la sala de espera del consultorio odontológico donde vivo hay una carranca grandota que muestra sus dientes amenazantes y perfectos. Supongo que es otra manifestación pagana de fe y salud. Con uno de los dentistas, hace poco, fui hasta Corrientes http://santiagodelrio.wordpress.com/2008/09/19/de-viaje-por-corrientes/ porque él debía pagar una promesa al gauchito Gil. Ahora también tenemos un oratorio al gauchito en casa. El dentista me dijo… Vas a ver lo poderoso que es Antonio Gil. No le di bola, por supuesto.
    Hace poco, mientras miraba fotos del día que conocí a mi novia mientras andaba entre unos montes de chilca y aliso en la isla, vi que en uno de los alisos habían atado un imagen pequeñita del gauchito. O sea… la única vez que vi un gauchito Gil en la isla, ese día conocí a mi chica… Imaginate cómo está de emocionado el dentista pagano!!!!!
    Bueno, me despido que hay fiesta tradicional en la est de trenes de Ibarlucea y, si no hay mucho barro, va a haber destrezas criollas. Preparo la bici y me voy. Y entro por la entrada norte de la ruta vieja, que está el oratorio al que debo prenderle una velita roja o negra (no leprosa, sino roja por el gauchito o negra por san la muerte, su santo devoto)

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s