Un año en La Terminal.


imagen021

Me sorprende el efecto de estas páginas perdidas en la red. Los más de cien artículos que publiqué no fueron destinados a un público que los solicitaba: eran el resultado de mi propia inquietud y la necesidad de decir lo que en los últimos años no expresé a otros.  Pero muchos se identificaron con mis palabras o se enfrentaron a las mismas, generando un cúmulo de casi un millar de comentarios que me mantuvieron despierto y atento.

Pero internet no es algo aislado. Enlazada a la radio, televisión y gráfica, algunas de estas cosas que aquí se publicaron terminaron impactando lejos de mi, traducidos a idiomas diversos, abriendo debates necesarios. A algunos que tomaron mis palabras los descubrí por casualidad, aunque jamás me citaron como una fuente respetable.

En mi ciudad, Rosario, también pasaron cosas. Algunos seguidores de este blog me sorprenden, me entusiasman y me hacen pensar.  Algún concejal municipal encontró una fuente de inspiración y la televisión local halló a un panelista gracias a la red. Un grupo de fanáticos me amenazó de muerte y hasta  algunos estafadores de la salud alternativa quisieron intimidarme. Todo esto en un año. 

Casi 250 mil visitas directas, e incontables indirectas,  arrancaron mis párrafos e ideas y las llevaron al mundo, sin que yo pudiera hacer algo para evitarlo. Ni siquiera pedirles permiso para invadir su cúmulo de pensamientos con mi rebeldía y contradicciones.

La sobrevivencia no me permite tomar más espacios de mi vida para ser parte de esas legiones de blogeros o de tener un facebook que haga mas trascendente mi imagen. Desaceleré la frecuencia de mis artículos en la búsqueda de nuevas ideas, más elaboradas, que necesitaron recurrir al viejo libro de papel como una fuente confiable y olvidada. También he sentido el vacío de inspiración o la sensación de haber escrito todo lo que quería.

Me entusiasmé derribando mitos, descubriendo la debilidad humana de entronizar personas o fantasías que contribuyen a la confusión general. Descubrí nuevas tendencias ideológicas que me inquietan, y que esta red potencia desmesuradamente. Me volqué a la historia para intentar entender el presente, y allí mezclé mis propios recuerdos con datos ciertos e inciertos del pasado turbulento.

Pero acá estoy. Dejando huellas de mis inquietudes. Escribiendo lo que esa niña de la foto leerá cuando sea grande, para que conozca algo más de su padre. Para que descubra nuevas maneras de mirar al mundo.

No busco la verdad, pero busco otras verdades.

Gracias a todos por dejarme estampar en la blogsfera lo que el tiempo quiere borrar.

Claudio Scabuzzo

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Claudio Scabuzzo dice:

    Ester! Gracias por tus palabras y tus recuerdos. Es muy bueno saber que podemos comunicarnos sin querer, a través de estas botellas tiradas al ciberespacio. Ya sabés donde encontrarme para compartir historias que también viviste en nuestra época no tan lejana, ni tan cercana…. un besos grande mío y de esa niña, Glenda…

    Me gusta

  2. ester dice:

    Querido Claudio,
    en primer lugar me presentas a través de la foto a tu hija. Es loco, no? Después de tanto tiempo de compartir espacios, pasiones, como el periodismo, tiempo bellamente perdido en cafés de nuestra también bella ciudad, esta vez el reencuentro es a través de la blogosfera. Y eso nunca termina de fascinarme. Dejando de lado que a través de la cybernubegaseosa encontré al que hoy es mi compañero y por el que dejé mi ciudad querida.
    Leía tus reflexiones cumpliendo el primer año de blog y la veía a tu hija. Me pareció muy profundo como objetivo eso de escribir para que ella dentro de unos años conozca un poco más a su padre. Antes, que se yo cuando, antes, tal vez cuando yo era chica, aaaaaanntes, era más difícil bucear en las profundidades bastante ocultas generalmente de nuestros viejos. Hoy queremos que ellos sepan quienes somos, qué pensamos y qué hicimos por éso que es nuestro pensamiento, nuestra ideología, si vamos un poco más lejos.
    Te quiero mucho
    ..y ojalá que tu hija sepa que alguna vez yo te escuchaba los domingos cuando en Radio Nacional vos hacías “Des concierto” y a mi me maravillaba tanta creatividad y buen gusto para hacer radio.
    Besachos

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s