La política desde un afiche.


carteles giustiniani 

Nacieron casi juntas: la publicidad comercial y la política.  Fue a finales del siglo XIX cuando la sociedad de consumo daba sus primeros pasos y la tecnología permitió impresiones de mayor calidad y tamaño. Los consumidores eran los destinatarios de los carteles para que reconozcan la excelencia de un producto. La propaganda política aprovechó semejante medio para desplegar su arte de seducción. Cada vez que la democracia propone una elección la “guerra de carteles” da una nueva batalla por la preferencia del electorado.

En un tiempo hubo arte en esos letreros. Otras veces una comunicación imperfecta buscando lo imposible: obtener la preferencia del peatón. Contribuyeron a crear personajes y figuras públicas que carteles dia de la lealtad personista 2ya no se mostraban en público. Esos carteles que recorren nuestra memoria nos acercaban con su nitidez y diseño a esos protagonistas de la lucha por el poder.

Pintores, grafistas, fotógrafos, dibujantes, diseñadores, maquilladores, vestuaristas, iluminadores y asesores de imagen y comunicación, confluyen en esos papeles pegados por todas partescarteles eva peron. ¿Son esos rostros los reales?. Quizás se aproximen a la verdad, pero sufrieron cierta transformación estética que les permite lucir mejor frente al público.

Cuando se usaban planchas de zinc bajo la técnica de la litografía, las imprentas realizaban una tarea artesanal y artística. Hoy la carteles frejuli 2tecnología de impresión permite  resultados impecables, pero gracias a un trabajo previo de diseño en computadora que no cualquiera puede realizar por las exigencias de las campañas políticas, cada vez más sofisticadas. Y a ese costo del diseño hay que sumarle la producción fotográfica, la distribución y colocación. Mucho dinero para algo efímero, pero efectivo.

Estos letreros que bombardearon nuestra vista  el tiempo los borró de las paredes. También desaparecieron las promesas impresas, sus compromisos y sus ideales, porque un cartel político no es para siempre.

Víctimas de campañas sucias, las gráficas son   atacadas por grupos opuestos que intentan desvalorizar al carteles duahldecandidato y su mensaje. A veces la intervención de un grafiti destruye tanto trabajo y esmero. Pero son los riesgos. Por eso se invierte mucho dinero en lograr alturas, lugares destacados, a la vista de todos pero lejos de las manos dañinas. Allí perdidos en los edificios, loscarteles kirchner 2 candidatos miran a su electorado y los invita a votarlo.

Como artistas de cine, ponen su mejor rostro para ese instante clave: seducir a la mayor cantidad posible de personas. Es por ello que no dejan de lado un peinado adecuado, una ropa acorde a las circunstancias, un fondo carteles cristina que los resalte y una frase que no deje dudas sobre la seriedad y honestidad del protagonista principal.

En el cuarto oscuro será ese rostro el que se nos presentará en la memoria para elegirlo. Quizás esa promesa que después olvidaremos.

carteles alfonsin La noche es el momento elegido para la tarea de colocar estos carteles en cualquier lado, a veces en un sitio permitido o en lugares incorrectos. No  importa que las disposiciones indiquen que está prohibido fijar carteles en ciertos espacios privados y públicos. Los candidatos dejaran las normas de lado para imponerse con prepotencia ante nuestra vista. Otros tendrán la culpa, lo importante es no perder la oportunidad de ganar la calle.

carteles menem ruckauf Los grupos que con engrudo y camiones destartalados salen a la pegatina, son informales y marginales. Taparán otros letreros contrarios, carteles menemensuciarán de pegamento el frente de las casas, y provocarán los insultos de aquellos que deberán perder un buen tiempo en recuperar la vista de esa pared agredida.

carteles alianza Cada elección lo mismo. La lucha por los espacios visibles de la ciudad. La guerra de grafitis y letreros arrancados o tapados. Las corridas en las calles entre gente de un partido y otro para lograr quedarse con esa pared anhelada. Cuando comenzamos el día descubrimos la obra de estos fanáticos carteles rossi de la publicidad gráfica. La idea de convencernos con una linda foto y palabras dulces a veces da resultado, y no observamos lo que hay detrás de esos papeles.

Las campañas se viven en los medios electrónicos y en las paredes. Los candidatos son conocidos por pantalla o por foto, pero ya no personalmente. Pocos se animan a carteles clara garcia mezclarse con el público, salir por las calles a cara descubierta y compartir los espacios con la gente que los puede votar. Se rodean de aduladores y guardaespaldas. De asesores y secretarios. Son mediáticos, productos armados para una elección en los que depositamos nuestros sueños de un país mejor.carteles agapito3

Son los tiempos que corren. Y aunque se esmeren en parecer humanos, a veces son solo eso: una pose en el afiche callejero. 

 

Claudio Scabuzzo
La Terminal

 

 Fotos: Letreros de Giustiniani, García, Blanco y Rossi: C.Scabuzzo
Fuentes consultadas y otras imágenes: 
http://www.sbhac.net/Republica/Carteles/ArteYPro.htm
http://publicidadpolitica.com.ar/19832002f/galeria2b.htm
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mariano dice:

    Debo decir que el blog esta exelente!! Aunque soy de Buenos Aires, y aveces hay cosas de Santa Fe que no se, es muy bueno el blog.

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s