Sobre vino y catadores.


vino
No soy bebedor frecuente de vinos. He saboreado algunos de precios medios y altos, y si bien los detecté agradables no encuentro esos tonos en el gusto que describen los catadores que dicen saber de eso. Esta moda de los vinos a puesto en el ruedo a una fauna de consumidores que creen tener el análisis exacto para el vino que se debe tomar con cada comida. Los fanáticos están dispuestos a ir a las catas que organizan los empresarios del vino y describen sus sensaciones, las que aprendieron en sendos cursos de “degustación”, y alimentan su intelecto con las opiniones de consagrados “expertos en vinos” que están en los medios.  Pero mucho de lo que dice y se lee son campañas de marketing y grandes negocios, y nada tiene que ver con una opinión razonable. No es lo mismo un enólogo que un catador o “sumiller o sommellier”. Sin embargo la ingesta de vino afloja cualquier cuestionamiento y alimenta el misterio de una técnica llamativa. El escándalo de los máximos popes del oficio de saborear vinos.

cata-vinosEn copa parada percibes los aromas de la uva. Luego remueves la copa cual hula-hop, con garbo. Entonces aparecen los aromas secundarios (de la fermentación) y terciarios (de la crianza).
No importa una mierda lo que huelan o no. En serio, se sorprenderían de la cantidad de farsantes y vendedores de crecepelo que pueblan
Verema y demás pocilgas enológicas.
Pruébenlo: Paso 1. Invéntense olores de plantas y frutas + Paso 2. Invéntense olores tostados, maderas y especiados.
Del blog  Nada Importa, “Manual del Perfecto y falso Experto en vino”.

vinosLeo en la etiqueta “aroma a frutos frescos rojos tipo frambuesa y frutilla, combinados con ligeros toques de pimiento verde,  y acompañados con sutiles de caramelo y vainilla. En la boca toda la intensidad y estructura que aportan sus taninos duros. Equilibrado. De final largo y persistente”. Ese Cabernet Sauvignon 2007 no es muy caro, pero es un vino argentino de 750 cc de casi 30 pesos la botella. Semejante descripción surge de la poética de un catador que cobró para eso.  Otro vino algo más barato invita a tomarse diciendo “Disfrutá de su rojo injtenso y vivaz. Dejate llevar por esa mezcla única de aromas a pimienta negra. Percibí en boca una agradable sensación de frutas con un final muy amable, armónico y equilibrado. Ideal para acompañar pastas”. Otro dice “de gran vigor, es sinónimo de pasión y personalidad”.

catadorLas degustaciones llevan ese vocabulario al máximo y la subjetividad alcanza límites imposibles de rebatir, aunque debe haber fundamentos que justifiquen este léxico.  ¿Debería tomarse en serio este tipo de opiniones?. La gran mayoría de los comentarios sobre vinos nacen de las operaciones publicitarias de sus elaboradores, otras de especialistas que viven de eso y que no están dispuestos a enfrentarse con quienes los contratan. Lo que sucede que este cuestión de los vinos caros se relacionan con el buen vivir, con una posibilidad de roce social, lejos del ciudadano ” a pie”. Ese brillante y exclusivo mundo es atractivo para algunos que están dispuestos a pagar una etiqueta y a ellos se destinan estas opiniones. El vino no solo es un producto comercial sino que sus lugares de orígen son turísticos, lo que ha generado el llamado “enoturismo”.

Creer o no creer.

Pero vinos buenos y malos los hay, y seguro que existen personas que están dispuestas a aconsejarnos sobre el mejor para nuestro paladar y nuestro bolsillo. Creerles es cosa de cada uno, aunque a veces prefiero mi propia opinión. Hay aquí conocedores y paracaidistas, personas con un olfato extraordinario que da gusto escucharlos describir el placer del vino y otros que llegan a la ebriedad y opinan.

En 2003 una revista que se llamaba Joy hacía críticas de vinos en sus páginas y hasta publicó una guía que puso loco a un lector:

En la revista exaltan los productos de la casa vinivola CONALBI GRINBERG, con notas de cata que invitan a comprar y probar estos excelentes vinos que han sido premiados mundialmente, pero en la guia, los mataron y le dieron la misma calificacion que un San Telmo. NO SON CREIBLES. Por otra parte, al Altavista alto lo denominan como “el primer grand cru del nuevo mundo”, y solo le dan 4 estrellas sobre 5… Sabran lo que significa ser un Grand Cru estos muchachos??
Por otra parte, se nota muchisimo el amiguismo que denota la revista resaltando productos de los Arizu, los Catena y otros..

wine-spectatorEs tan confuso todo esto que la principal revista mundial sobre vinos “Wine Spectator” otorgó un premio a un falso restaurante con una carta con los peores vinos italianos de los últimos 20 años. Era una maniobra para descubrir la poca seriedad en galardones, puntuaciones y competencias.

Lo cuenta así el sitio Vinos y Copas:

La idea que dejó en evidencia a Wine Spectator fue de Robin Goldstein, crítico de vinos y editor del blog The Wine Connoisseur. Goldstein inventó el nombre de un restaurante ficticio, Osteria L´Intrepido de Milán y elaboró un lista con más de 250 etiquetas y se preocupó de que el listado de vinos, principalmente la gama de tintos italianos fuesen escogidos de aquellos que obtuvieron mala puntuación durante las últimas dos décadas en la misma revista.

Goldstein creó además una página web para toda esta ficción de manera de hacer más real la farsa que estaba cometiendo y así montar los menús y la cava de vinos (de mentira, claro) que terminó por convencer al comité editorial quienes le entregaron el “Award Of Excellence”, premios que año a año entrega la revista a las mejores ofertas enogastronómicas de todos aquellos que previamente se incribieron llenando una ficha virtual, además de pagar la suma de US$250.

Lo que Goldstein quería probar era la valoración y el poco escrutinio que muchas veces hay detrás de estos galardones, puntuaciones y competencias. Lo peor de todo es que se califica con un grado de excelencia a una bodega de vinos de un restaurante que no tiene existencia y más encima a vinos que alguna vez pasaron por el panel de catas de Wine Spectator sin pena ni gloria y que ahora sin mediar argumentos y una falta de probidad abismante se convierten en etiquetas del buen beber.

El escándalo de los vinos viejos.

parkerEn los últimos tiempos algunos de los más renombrados especialistas en vinos del mundo quedaron expuestos al ridículo, lo que demuestra la frágil estructura de sus opiniones y consejos.

Robert Parker jr. es un reconocido difusor de la cultura del vino, pero cuando trascendió no tenía demasiada idea de la cosa. Se ve que adjudicó como la mejor cosecha de la historia de Burdeos (Francia) al año 1982, por la calidad de sus vinos.

Manuel Camblor se considera un enamorado de la cultura del vino y en su blog “La otra botella” hace una interpretación del efecto de una opinión poco inteligente:

Los bordeleses despertaron a nuevas formas de forrarse de billetes, descubriendo el increíble poder de la mediatización del vino. ¿Y la base de todo eso? Opiniones expresadas demasiado tajantemente, nada más y nada menos que por un entonces neófito. El colmo de la arrogancia por un lado. Y, francamente, el colmo de la idiotez por el otro, pues miren que hay gente que absorbió sin cuestionar en lo absoluto lo de 1982 como paradigma del “burdeos perfecto” y ha seguido los dictámenes de Parker sobre lo que constituye un “gran vino”. Honestamente, aún tras un par de décadas de apasionado aprendizaje sobre vino, a mí jamás se me ocurriría andar declarando “la mejor añada de la historia” en ninguna región. Pero yo soy yo. No tengo la más mínima aspiración de guruismo ni nada que vender en cuanto a vino se refiere. Otros operarán diferentemente.

Vinos falsos carísimos.

Gurúes los hay de todos los oficios, pero en el mundo mediático, muchos tienen el carisma de convencer pese a que lo que dicen no es cierto.

hardy rodenstockOtro que vio manchar su fama es el supercoleccionista-corredor alemán de vinos Hardy Rodenstock, contratado a la hora del análisis de vinos antigüos, “una autoridad en la materia”, dirían sus fanáticos. El problema en que se ve envuelto tuvo que ver con botellas vino Burdeos  de 1787 que habrían pertenecido al presidente norteamericano Thomas Jefferson. Las botellas fueron “descubiertas” en un lugar nunca develado  y vendidas por Rodenstock a precios exhorbitantes.

Hardy Rodenstock, un nombre artístico, era organizador de catas de vinos viejos o invitado a esos eventos porque era una estrella. Citado como figura histórica en grandes libros sobre vinos  su presencia expresaba la seriedad de lo que se vendía.

En una ocasión Rodenstock invitó a Robert Parker Jr. para que describa su experiencia en saborear esas viejas botellas exclusivas e irrepetibles. El bien informado y simpático escritor del vino  Manuel Camblor cuenta así el episodio:

El problema es que ahora transpira que muchos de los vinos que servía el Sr. Rodenstock en sus supereventos, repletos de verticales extensísimas de burdeos antiguos de valor incalculable, pueden bien haber sido falsos.

Keefe ( N.R.:  Se refiere a Patrick Radden Keefe articulista deThe New Yorker) cuenta de un fin de semana de cata de los de Rodenstock al que asistió Robert Parker. Entre las grandes botellas consumidas estaba un mágnum (N.R.: Es una botellón que equivale a dos botella comunes)  de Château Pétrus. Parker adjudicó “100 puntos” a este Pétrus, maravillándose ante su frescura y concentración.

¿El problema? Que en Château Pétrus no embotellaron el 21 en mágnums. O al menos no existe evidencia o memoria alguna de que lo hicieran. La botella proferida por Rodenstock para el inmenso disfrute del crítico de vinos más influyente del mundo no podía existir.

Keefe plantea lo siguiente: “Si Pétrus no hizo mágnums en 1921, ¿qué bebió Parker en aquel evento? La nariz de Parker está asegurada por un millón de dólares; parece casi patológico que Rodenstock haya invitado a tal individuo a su mesa para servirle un vino falso…. Pero si el Pétrus 21 de cien puntos de Parker era falso [la osadía de servírselo] quizás no está fuera de lugar. ¿Podría Rodenstock haberse hecho tan experto en hacer vinos falsos que sus falsificaciones eran tan buenas como o mejores que el vino de verdad? Cuando pregunté a Parker sobre esa botella, se apuró a decirme que hasta los mejores críticos de vino son falibles”.

botella jeffersonPero el hecho más escandaloso lo involucra con otros personajes top del mundo de la degustación de vinos. Son esos vinos encontrados  por Rodenstock detrás de un muro en una casa parisina, ocultos para evitar que los nazis se lo roben y que habrían pertenecido el mandatario norteamericano Thomas Jefferson en el siglo 18. Manuel Camblor relata el hecho e involucra a otra celebridad del paladar vitivinícola, Michael Broadbent:

Hardy Rodenstock supuestamente “descubrió”, tras un muro en una residencia parisina (Rodenstock se rehusa a revelar donde está localizada dicha residencia, por cierto), un lote de botellas de burdeos de añadas anteriores a la revolución francesa. Las botellas, junto a marcas como “Lafitte” (se escribía así en aquel entonces) y “Branne-Mouton” (antecesora del actual Mouton-Rothschild) llevaban las iniciales “Th. J.”, anunciando a su ostensible propietario. Rodenstock ofreció en subasta parte del lote a través de Christie’s en Londres. Quien aprobó la “autenticidad” de las botellas fue Michael Broadbent, entonces director de subastas de la famosa casa, el mismo Michael Broadbent cuyo Vintage Wine está lleno de referencias a la “infinita generosidad” de Hardy Rodenstock, quien le dió a probar muchos de los vinos más antiguos y extraordinarios que reseña en el libro.

Las botellas subastadas en Christies en 1985 crearon mucha controversia, particularmente porque historiadores y expertos en la vida y milagros de Thomas Jefferson descartan la posibilidad de que hayan pertenecido al tercer presidente de los Estados Unidos. Pruebas realizadas por científicos han arrojado que algunas de las botellas vendidas por Rodenstock como “Lafitte 1787” tenían dentro vino de cosechas posteriores a 1943. Michael Broadbent, alguien en cuya autoridad yo confiaba, autentificó vinos sin evidencia verdadera y pese a serias dudas expresadas por expertos de gran autoridad.

Michael-BroadbentAlejandro Maglione en La Nación cuenta que Broadbent fue la “nariz” de la casa de remates Christie´s, un erudito en vinos raros.  Célebre periodista especializado su libro de degustaciones lleva 11 ediciones y sus opiniones son terminantes y decisivas en el negocio. Escribe cosas como estas al referirse al color de un vino “negro como una noche egipcia”.

Esos polémicos vinos se vendieron en Christie´s, como joyas, pero no se sabe a ciencia cierta si eran todos tan antiguos como se decía. Christopher Forbes de 35 años, hijo del multimillonario Malcom Forbes, pagó 156 mil dólares por esa botella aparentemente falsa, que jamás bebió pero le sirvió para lucirse mostrándola a sus amigos, hasta que le avisaron que habría sido víctima de una supuesta estafa.

Falsos vinos.

El caso que se describió puso al descubierto la supuesta falsedad de esas botellas. Pero no serían las únicas, ya que Rodenstock está sospechado de haber permitido desgustación y ventas de vinos falsos. En verdad pocoss se dan cuenta de la mentira. El negocio de la falsificación de vinos parece ser mucho más importante de lo que se cree.

Salpicado el jet set de los paladares más exquisitos en vinos, uno se pregunta que seriedad tienen las opiniones tan pintorescas que se escuchan  en boca de periodistas, enalteciendo productos para que la venta resulte interesante. Seguro que el bebedor tiene miles de argumentos que justifiquen el placer del vino, pero hay demasiada pasión en los comentarios que son tomados al pie de la letra. Habría que dejar de tomar cuando se escriben esos artículos tan contundentes y desintoxicar la mente de alcoholes.

Claudio Scabuzzo
La Terminal
Fuentes consultadas:
http://blogs.larioja.com/otrabotella/2007/8/29/tres-lecturas-hay-reir-hay-llorar-
http://www.newyorker.com/reporting/2007/09/03/070903fa_fact_keefe
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1133096&pid=6549271&toi=6381
http://foros.yatv.com/SForums/$M=readthread$TH=2069422$F=40371$ME=6042849
http://vinosycopas.com/2008/08/26/punetazo-en-el-bajo-vientre-para-wine-spectator/
http://blogs.menstyle.es/nadaimporta/?p=505
http://www.squidoo.com/jeffersonwine
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s