Cuando China descubrió América.


China es hoy una de las naciones más poderosas del planeta. Lo fue antaño, pero nuestra visión occidental no nos permitió valorar sus proezas. Esa cultura ancestral descubrió el mundo antes de que el mundo sepa de ellos. 70 años antes de que Colón “descubriera América” las costas de este continente fueron recorridas por expediciones chinas. Habrían sido los primeros en llegar a la Patagonia y en pisar las Islas Malvinas. Si fue así, Argentina le debe un lugar en su historia.

Cristóbal Colón (1451-1596). Dibujo de Nestor Taylor.

La historia oficial sobre el descubrimiento de América está en tela de juicio hace mucho tiempo. Antes de la llegada del genovés Cristóbal Colón ( o en italiano Cristoforo Colombo) en 1492 otros navegantes se habían topado con este nuevo mundo. Por lo visto hay varios descubridores de distintas regiones de este inmenso continente, algunos de los cuales sabían con precisión donde estaban.

Colón llegó tarde.

Dos mil años antes de la llegada española se sospecha que los fenicios habían tocado tierra brasileña. Entre los años 750 y 1050, los vikingos, oriundos de Noruega y Escandinavia, guiados por Leif Erickson llegaron a Canadá, pero al poco tiempo huyeron por los ataques de los nativos.  Entre 1321 y 1407 navegantes de las polineasias habrian hecho pie en Chile y el  veneciano Marco Polo habría conocido norteamérica. Otros grandes navegantes como el portugués Vasco da Gama y el florentino Américo Vespucio ampliaron con sus recorridos la expedición de Colón precisando con certeza el nuevo territorio. Pero no fueron los únicos que describieron esta parte del planeta.

A esta lista hay que agregar, quizás, la expedición más impresionante hacia América que habría llegado en 1422 desde China, 70 años antes que Colón. Ese año un almirante llamado Zheng He navegó el doble de distancia que el genovés, con varios cientos de naves y 28.000 hombres, llegando, se cree, a la Patagonia y las islas Malvinas, entre otros lugares.

¿Quién descubrió América?

Colón llega a América, pintura de José Garnelo y Alda.

Por tantas teorías y evidencias la expresión “descubrimiento de América” se encuentra cuestionada ya que se refiere exclusivamente  al grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón y financiado por los banqueros de Génova, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el viernes 12 de octubre de 1492 a una isla llamada Guanahani en lo que hoy es San Salvador (Bahamas).

Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que se trataba  de un continente desconocido por los latinos y cristianos. No supo en vida que había protagonizado uno de los momentos más trascendentes de la historia universal: el encuentro de dos culturas que se habían desarrollado independientemente, sin que unos conociera la existencia de otros.

Colón y su tripulación iniciaron  una conquista que otros no pudieron o no quisieron hacer. El descubrimiento  puede estar en otras manos, experimentados navegantes que comprendieron inmediatamente que estas tierras eran nuevas ante sus contemporáneos, pero la conquista es responsabilidad de España aunque después otras potencias europeas avanzaron sobre regiones que reclamaron como propias.

Descubrimiento, conquista y colonización  no van de la misma mano en esta historia. Más cuando trasciende que una poderosa armada china recorría nuestras costas cuando España  estaba dividida en Catalanes y Castellanos, que ni soñaban con ir más allá del horizonte.

Los chinos, descubridores del mundo.

Comparación de los navios "Ba Chuan" de Zheng He, hechos de juncos, con una carabela de Colón.

La expedición de Zheng He se eleva como  la avanzada más sorprendente que alcanzó las costas americanas por su relieve histórico. El almirante y diplomático comandó la mayoría de las expediciones de ultramar en la época del emperador Yongle, de la dinastía Ming, algunos de su barcos habrían tocado América.

El almirante y diplomático chino, Zheng He

Su nombre verdadero era Cheng Ho, pero recibió el apoco de Zheng He que significa “eunuco que vale tanto como tres piedras preciosas”, lo que revela su fama y su condición de castrado. 

Cuenta el historiador, periodística y político Rodolfo Terragno que un autor inglés publicó un libro que se instaló en la lista de best-sellers del New York Times.

 Es un ensayo histórico y “prueba” que las Malvinas y la Patagonia fueron descubiertas en 1422 por el almirante chino Hong Pao. Aunque muchos aseguran que ahora China viene “por la Patagonia”, el gobierno de Beijing no se ha expedido sobre la obra.

Antes de que Colón, Vasco da Gama y Américo Vespucio realizaran sus grandes expediciones marítimas, un almirante chino dirigió flotas compuestas por doscientas embarcaciones hacia los confines de África. Y parece que desde allí pegó el salto y descubrió una nueva ruta hacia la India.

Claro, se fue a buscar el peor camino: desde el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica) y por el Pasaje de Drake (Argentina). Pero lo cierto es que en el año 1457 un fraile veneciano ( Fra Mauro ) reprodujo un mapa dictado por el almirante de uno de sus viajes realizados en 1420 donde se ve el “encuentro” de los mares Atlántico y Pacífico.

Dice Zheng He: “Hemos navegado 100.000 li (equivalentes a 50.000 kilómetros) de inmensas aguas, con olas heladas y enormes que subían al cielo como montañas, y hemos posado nuestros ojos en tierras bárbaras mientras nuestras velas nos llevaban hacia el poniente…”

Sus cartas y mapas describen con precisión tierras americanas, el contorno de la Antártida y de Africa, mucho antes de sus descubrimientos oficiales.

Gavin Menzies no lo duda: las Malvinas fueron descubiertas en 1422 por navegantes chinos que, por orden del emperador Yong Le, procuraban llegar al fin del mundo. No sólo las Malvinas. Toda la Patagonia y, en verdad, el mundo entero.

La expedición china al fin del mundo.

Una armada china habría completado, entre 1421 y 1423, la primera circunvalación a la Tierra.

Revisemos la teoría de este historiador y marino, ex oficial de la Royal Navy, que ha investigado en bibliotecas y surcado cada una de las rutas que siguieron los descubridores.

Su historia comienza con la inauguración de la Ciudad Prohibida, en Beijing, el Año Nuevo chino: 2 de febrero de 1421.  A las celebraciones, que serían largas y fastuosas, asistieron numerosos jerarcas extranjeros.

Un mes más tarde, cuando llegó el momento de la partida, el emperador y el jefe de la Armada Imperial —el eunuco almirante Zheng He— puso a disposición de los visitantes un transporte VIP: Cinco flotas de juncos los depositarían en sus respectivos reinos, ubicados en el sudeste asiático, la India, Arabia y la costa oriental de África.

Esas cinco flotas integraban, por separado, una descomunal armada: la mayor que jamás se hubiera hecho a la mar. Su finalidad era venir “hasta el fin de la Tierra”, cobrando tributos a “los bárbaros de ultramar”.

Los juncos (107 en total) estaban hechos de teca, dura e incorruptible, y su porte era cinco veces superior al de las carabelas colombinas.

Eran los “barcos del tesoro”, destinados a recoger —en misiones de comercio y diplomacia— riquezas en mares lejanos.

En barcos así, armados con portentosos cañones, Zheng He había realizado, a partir de 1405, cinco campañas navales. Conocía a la perfección el mar de Arabia, el golfo Pérsico, el mar Rojo y el Índico hasta Mogadiscio [Somalía]. Venir hacia el sur, era menos sencillo.

Para ubicarse en alta mar, los marinos de la época no observaban el sol durante el día; observaban la estrella polar durante la noche. Calcular la altura del sol (es decir, el ángulo que éste forma con el horizonte) permite saber cuán lejos se está del ecuador. El método, desarrollado por los portugueses en 1474, sirve tanto en el hemisferio norte como en el sur.

Calcular la altura de la estrella polar, en cambio, sólo indicaba la distancia respecto del polo norte. En Mogadiscio, que está apenas 2° 2’ al norte del ecuador, la estrella ya no se veía.

Brújula, invento chino del siglo
Brújula, invento chino del siglo IX

Mientras no salieran de la mitad conocida del mundo, los navegantes no necesitaban una alternativa. Es más: la estrella polar, “fija”, resultaba más útil que el sol “itinerante”.

Sin embargo, cuando la armada china recibió la orden de llegar al “fin de la Tierra”, sintió la necesidad de hallar un equivalente de la estrella polar. No la había.

Los hombres de Zheng He decidieron entonces tomar, a falta de un faro ubicado en el cenit del polo, dos notorias estrellas australes. Una era la Cruz del Sur. La otra, Canopo, es más brillante que ninguna otra de este hemisferio, excepto Sirio. Desde Beijing (39°55’N) es imposible verla; pero poco más abajo, a 37° , empieza a divisársela.

Los chinos querían averiguar qué había debajo de la Canopo para tomar ese punto como referencia y, a partir de allí, establecer un sistema de latitud austral. Debajo de la Canopo estaban las Malvinas.

Fueron halladas por la flotas de Hong Bao, cuyos hombres descendieron en la bahía que hoy llamamos Nueve de Julio, en la Gran Malvina, y ascendieron el monte que hemos bautizado Independencia. Allí tuvieron a la Canopo en el cenit.

Hong Bao asumió entonces una tarea: levantar un mapa de todas las tierras al oriente, sur y occidente de las Malvinas. Eso demandaba, sin duda, largas travesías. Era necesario reaprovisionar las naves, y las islas ofrecían poco alimento. La flota se hizo de pescado, animales y frutos en la costa patagónica.

Luego, bordeó el litoral oceánico en dirección al sur; encontró el canal que luego se llamaría Magallanes; lo atravesó y, a continuación, se dirigió a las Shetland del Sur, las Georgias del Sur y Australia.

Otros almirantes de la misma armada fueron protagonistas de hazañas distintas pero (conocidas ahora, seis siglos más tarde) no menos sorprendentes. La de Zhou Man exploró la Especiería y la costa oeste de Norteamérica. La de Zhou Wen anduvo por América central, la costa este de Norteamérica y el Ártico.

Módico, pero precavido, Zheng He había regresado pronto a Beijing, la sede del poder. Yang Quing y los suyos, permanecieron en el Índico, sin salir a descubrir terra incognita.

En total, los enviados del emperador circunvalaron la Tierra, hollaron los cinco continentes y, en 1423, siete de los 107 juncos (con los sobrevivientes de aquellas odiseas simultáneas) estaban de regreso en China.

Quizás el marino más importante de la historia.

Todavía faltaban 28 años para el nacimiento de Cristóbal Colón; 25 para el de Américo Vespucio; y 57 para el de Fernando de Magallanes. China podía quedarse con el copyright del mapamundi. No lo hizo.

Ni para reclamar las tierras que se repartirían España y Portugal, ni para reservarles a sus marinos los laureles que terminarían en las cabezas de falsos descubridores europeos. Con la paciencia que se les conoce, los chinos esperaron durante 579 años que saliera el libro de Menzies.

El único “documento” que presenta Menzies es un portulano; es decir, un mapa o carta náutica que detalla puertos naturales. (N. de la R.: se trata del conocido mapa de Piris Reis)

El portulano, hecho sobre un trozo de piel de gacela, fue trazado por el marino y cartógrafo turco Muhyî al-Dîn Pîrî (Piri Reis), quien se lo presentó en 1517, al sultán Salim I.

La presentación tuvo lugar en El Cairo, tras la captura de Egipto por los otomanos. Según Piri Reis, no había en su época “mapa como éste en posesión de nadie”. Estaba confeccionado sobre la base de otros mapas e información recibida de “infieles portugueses”.

Durante 416 años, Occidente no supo de Piri Reis. Su portulano fue hallado en Estambul (Turquía), durante la clasificación de mapas que iban a transferirse del Tesoro turco al museo del Palacio de Topkapi, en 1929.

Pintada sobre la gacela, está Sudamérica, aunque sus formas no son las que conocemos. A juicio de Menzies, el mapa replica, “con gran precisión”, la costa patagónica, mostrando sus “cabos, bahías, ríos, estuarios y puertos, desde el cabo Blanco en el norte hasta la entrada del estrecho de Magallanes en el sur”. No es tan claro.

Si el cabo Blanco está donde cree Menzies, la entrada que hace el océano en ese punto corresponde al golfo de San Jorge. Sin embargo, allí se lee: “Estas costas son llamadas de la Antilia. Fueron descubiertas en el año 896 del calendario árabe. Pero se hace saber que un genovés infiel, su nombre era Colón, descubrió estos lugares”.

Menzies insiste: el portulano se corresponde con la realidad; y sólo los chinos —que llegaron con decenas de barcos y pudieron, por lo tanto, supervisar una vasta región— pueden haber tenido semejante acierto cartográfico.

Sólo ellos, que ya tenían su método para medir la longitud, 260 años antes que John Harrison. Me permito dudarlo.

El mapa de Piri Reis es una carta náutica elaborada supuestamente por el almirante otomano Piri Reis en 1513 y publicada en 1523 como parte de su obra El libro de las materias marinas. Aunque Piri Reis vivió en un tiempo anterior, se suele decir que dibujó los mapas posteriormente al "descubrimiento de América"... aunque bien es cierto que la fecha de su creación fue en el mismo siglo que los viajes de Colón, Piri Reis se basó en mapas con antigüedad de hasta 1500 años.

El portulano es, en verdad, ambigüo. En 2003, la Academia Nacional de Geografía publicó en Buenos Aires un libro de Vicente Guillermo Arnaud, Las Islas Malvinas, que también se vale de Piri Reis; en su caso, para sostener que las islas debieron ser descubiertas por Américo Vespucio en 1501, y no por Magallanes, porque el portulano precedió a la expedición magallánica.

Arnaud cree ver a las Malvinas en un archipiélago de esa controversial carta marítima. La isla mayor tiene nombre: Il de Sare. Al lado de ella, una engimática anotación del cartógrafo turco asegura que hay, allí, “mucha primavera”. “Estimamos”, dice el académico, que este archipiélago “representa las Islas Malvinas”. Sin embargo, no está muy seguro: admite que acaso las Malvinas estén “ dos veces ubicadas en el portulano”.

La Il De Sare aparece en las cercanías de la Tierra del Fuego, respecto de la cual comenta el autor del mapa: “Este territorio es una desolación. Todo está en ruinas y se dice que aquí se encuentran grandes víboras. Por esta razón los portugueses infieles no desembarcaron estas costas y también se dice que son muy calientes”.

Como Arnaud, Menzies mira el portulano y divisa allí las Malvinas; pero son otras Malvinas. No las identifica con la Il de Sare sino que las ubica mucho más al norte, en el centro a una rosa de los vientos.

El portulano de Piri Reis no sirve de prueba. Aun si se descuenta su autenticidad, y se tiene por cierta su fecha (1513), el documento acarrea, desde el punto de vista cartográfico, más dudas que certidumbre.

Hay otros motivos, aparte, para observarlo con cuidado.

Menzies afirma que incluyó la Antártida, cuyo primer avistaje comprobado ocurrió en 1820. Otros autores han dicho que el portulano mostró la costa antártica tal como ésta se “vería” recién en 1949, mediante un estudio sísmico que atravesaría los 1.500 metros de hielo acumulados sobre la superficie.

El exceso de misterio conspira contra el rigor histórico.

Una interpretación del mapa de Piri Reis comparado con el perfil de América del Sur.

Como él lo sabe, Menzies procura recoger elementos que apuntalen su tesis. En el intento, sólo logra debilitarla. El portulano de Piri Reis muestra, sobre la Patagonia, dibujos de animales. El autor cree reconocer en ellos a típicos huemules y guanacos, que los europeos sólo descubrirían pasados los cien años.

También le parece reconocer mylodones y dice: “Se cree que la última de estas inofensivas criaturas murió hace tres siglos. Sin embargo, recientemente se ha encontrado, en algunas cavernas, piezas bien conservadas de estos animales, aparentemente carneados por los lugareños. Esto ha dado origen a especulaciones según las cuales el myldon puede existir todavía en regiones primitivas de la Patagonia”.

No sé cuáles podrían ser esas regiones primitivas. En cambio, estoy seguro: no hay mylodones sobrevivientes; y dudoso que los chinos hayan encontrado alguno, así fuera muerto, en 1421. El mylodón vivió en el Pleitoceno, una era que concluyó hace 10.000 años.

Un mapa de Made in China.

Si bien el mapa de Piris Reis representa un notable trabajo que reune antiquisimos escritos cartográficos del viejo y nuevo mundo, otro mapa sería el que establece el vínculo de China con América, antes de la llegada de Colón.

En el mapa se puede ver Australia en pequeño, un esbozo de lo que sería América y la Antártida, y la inscripción revela que es una copia de 1763 del hipotético original de 1418. Habría sido elaborado por la expedición china de 1422.

El mapa lo habría comprado en el año 2001 a un pequeño comerciante de Shanghai, Liu Gang, uno de los más eminentes abogados comerciales de China, aficionado a coleccionar mapas y pinturas.

Temeroso de que se tratase de una falsificación, mostró su adquisición a cinco coleccionistas experimentados, que coincidieron en que las huellas dejadas por las alimañas en el papel de bambú y la pérdida de pigmentación atestiguaban una antigüedad superior al menos a un siglo.

Liu no estaba seguro del significado de aquel mapa y se hizo asesorar de varios especialistas en historia china antigua, pero supuestamente no le sirvieron de ayuda.

A finales del año pasado, sin embargo, leyó el libro ‘1421: El Año en que China descubrió América’, de Gavis Menzies, en la que éste afirma que los chinos llegaron a América 70 años antes que Cristóbal Colón.

Tras leer ese libro, el abogado y coleccionista Liu se declaró convencido de que el mapa que había llegado a su poder era una reliquia de los viajes del almirante Zheng He.

El mapa dice de los habitantes de la costa occidental de América: “La piel de la raza en esta región es de un color rojo negruzco, y llevan plumas en cabezas y caderas” mientras que de los australianos escribe que “la piel de un aborigen es negra. Van todos desnudos y llevan artículos de hueso a la cintura”.

Cinco expertos en cartografía antigua señalan que el mapa, que parte de la hipótesis de que el mundo es redondo, se limita a reunir información que estaba disponible por separado en mapas náuticos anteriores y creen que es auténtico.

Otra historia se asoma.

Hay distintas banderas detrás de los descubridores y conquistadores de América. ¿Cambia nuestra realidad estos debates?. No el presente. Puede cambiar la interpretación de nuestra historia pasada, la que ponía a España como “Madre Patria”, que elevaba a los conquistadores a la categoría de dioses. Mientras que Colón no supo que estaba en nuevas tierras, otros tuvieron el desafío de llegar a donde nadie nunca había llegado. Sabían que eran los primeros y que debían volver para contarlo.

Esas carabelas, llena de gente de mal vivir, no constituían una avanzada civilizadora, sino, al contrario, la búsqueda de nuevas riquezas y de caminos más directos a la mercancías que Europa requería. Ungidos por la iglesia mataban por el oro ajeno, y eso los hizo quedarse para seguir saqueando los tesoros precolombinos.

Los chinos nunca reclamaron su lugar en la historia ni la propiedad de esas tierras. No invadieron. Eran profesionales del mar buscando el fin del mundo, nada más. Y lo encontraron.   

Claudio Scabuzzo
La Terminal
——————————————————————————–
Fuentes consultadas:
(1) Gavin Menzies, The Year China Discovered America (Nueva York, 2003).
http://misterios1.tripod.com/fenicios.htm
http://www.laflecha.net/canales/curiosidades/noticias/marco-polo-habria-descubierto-america-antes-que-cristobal-colon
http://www.lavanguardia.es/premium/publica/publica?COMPID=51358677685&ID_PAGINA=22088&ID_FORMATO=9&turbourl=false
http://www.terragno.org.ar/vernota.php?id_nota=504
http://es.wikipedia.org/wiki/Descubrimiento_de_Am%C3%A9rica
http://es.wikipedia.org/wiki/Crist%C3%B3bal_Col%C3%B3n
http://www.genciencia.com/otros/el-descubrimiento-de-america-por-los-chinos
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/z/zheng_he.htm
 http://listas.20minutos.es/?do=show&id=81620
http://www.diariodelviajero.com/cultura/zheng-he-un-navegante-chino-fue-el-descubridor-de-america
http://www.universitarios.cl/universidades/historia/4699-zheng-he-el-colon-chino.html
Anuncios

15 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Iñaki dice:

    ¡Cuanto comentario xenófobo y racista!

    Me gusta

  2. La idea de que los chinos hubiesen sido mejor que los europeos es de una inocencia absurda.
    De haberse asentado hubiesen impuesto sus costumbres, sus ideologias, sus creencias e igualmente hubiesen cometido los mismos atropellos que los europeos. porque son igualmente humanos e igualmente capaces de cosas buenas y malas. Idealizar una cultura en pos de un “Y si”, eso es nocivo. Ninguna cultura ni sociedad humana tiene las manos limpias ni es absolutamente sangrienta.

    Me gusta

  3. Sargón de Akkad dice:

    Luis Ernesto, se te olvida el pequeño detalle de los sacrificios humanos, aquello de arrancar los corazones a los sacrificados estando en vida. Además, también omites el pequeño detalle de que los españoles eran minoría en la conquista de los aztecas, casi todos eran indígenas sometidos por los aztecas. Por último, si tan sangrienta hubiera sido la conquista, yo diría que los indígenas serían una minoría casi desaparecida en Latinoamérica, al igual que pasó en los Estados Unidos, y como podrás ver, son mayoría. Como reflexión final, creo que nos iría mejor si trabajásemos en construir un futuro digno, y no en recordar hechos de siglos atrás (además, nunca he visto a un español quejarse de la conquista romana de la Península Ibérica, habitada por celtas e íberos)

    Me gusta

  4. Leonel dice:

    Los Chinos no son solamente una civilización que acaudaló poder, sino que son de las civilizaciones mas crueles con el medio ambiente y los animales. Su territorio y su entorno estan acabados con la contaminación, y su economía se debe en gran parte al sanguinario comercio de pieles y plumas de animales, y a la carne de los mismos, incluyendo tiburones, ballenas, perros y gatos. Los chinos explotan todo lo que se les aparezca, es una civilización repuganante que se ha multiplicado como parásitos. Estan dañando nuestro planeta.

    Me gusta

  5. Realidad dice:

    Tristemente a nosotros los Suramericanos nos invadió el pirata Colón y sus secuaces. Vinieron a robar, violar, matar, nos dejaron sus enfermedades, malas costumbres, especies de otras regiones, nos dejaron la llamada “cultura” sanguinaria de la tauromaquia (que aun disfrutan muchos psicópatas españoles y suramericanos). Nos dañaron nuestra mentalidad. Mucho del fracaso de o que somos ahora se debe a esa mal comienzo.

    Me gusta

  6. Eric Araujo dice:

    Leí el libro Gavin Menzis por recomendación de un célebre locutor y pionero de la radio en México. Lo que investiga y testifica el autor de “1421 El año en que China descubrió el mundo” es abrumador para la historia occidental que se acostumbra imponer como única y universal, tal pareciera que el continente asiático no cuenta para narrar la historia del ser humano. Sin embargo, este valiente autor Gavin Menzis, merece todo mi respeto y admiración por revelar una verdad oculta con la evidencia de la ciencia y la historia documental en las manos. Entiendo que no es el único libro sobre el tema y seguramente sladrán a la luz nuevas evidencias de la gran hazaña china. Mientras tanto, Colón, Magallanes, Cook y otros navegantes europeos, perdieron mi respeto y sólo significan personajes ambiciosos y oportunistas que ganaron un lugar en la historia tal vez como los más grandes plagiarios de la humanidad.

    Me gusta

  7. Fernando Marcos Silva dice:

    Hay quien por algún complejo no quiere enterarse. Si no se trata de quién llegó antes. Antes llegó el primer indio hace 23.000 años. ¿Qué más da si un vikingo fue a cazar focas o los chinos tomaron allí un rollito de primavera antes que Colón, cosa que sólo está en la imaginación de un brigadier británico retirado? Nadie se enteró. El mundo cambió después de Colón, los indios dejaron el canabilismo, los sacrificios y el taparrabos, comenzó la era de los descubrimientos, Europa salió del Medievo y entró en el Renacimiento, llegó el capitalismo, Asia se comunicó con América, África con América, América con Oceanía, América con Europa y hasta con el Polo Sur, el hombre llegó un tiempo después a la Luna, todos tomamos Coca-Cola, tenemos Internet… Así es el progreso.

    Me gusta

    1. Edgar dice:

      como es posible que se pongan a discutir un tema que tiene es relevante sin conocer la fuente de la misma hay que estudiar para saber y la vieja informacion como todo va cambiando aun cuando hay nuevos hallasgos y con toque de tecnologia que ayuda muchisimo hay que respetar las creencias de cada persona y tambien su hipotesis nada te dice que es cierto pero cada una tiene su verdad de ser.

      Me gusta

  8. LUIS ERNESTO DAVILA dice:

    Los debates sobre la supremacia de la navegacion entre Portugueses y Españoles en los años 1500, hoy gracias a nuevas evidencias que prueban que los chinos mucho mas preparados y con flotas mucho mas grandes, lograron los descubrimientos de otros continentes, antes que el mismisimo Colon, brindan testimonio de aspectos en evolucion de las razas en America con razgos orientales, similitudes culturales y vestigios de las expediciones Zheng He.
    Hoy por hoy la historia deve ser reescrita con un analisis objetivo, sin negar que las corrientes oceanicas no responden a origenes etnicos ni nacionalidades, las tortugas marinas viajan por todo el mundo gracias a las corrientes, los navegantes antiguos dependian totalmente de las mismas, la verdad saldra a la luz y la historia dara honor a quien honor merece, lo que la historia no permitira olvidar nunca sera la inegable conquista sangrienta , el genocidio de una madre patria que empuñando una espada a diestra y la religion a siniestra , se apodero de un Imperio rico en cultura, historia, conocimientos y grandeza, mi adorada tierra MÉXICANA.
    LUIS ERNESTO DAVILA
    grupoecobana@hotmail.com

    Me gusta

  9. José Anton Calvo dice:

    Si el autor del artículo muestra su nivel de rigor histórico indicando que la España de finales del XV se dividía entre Castilla y Cataluña, mal vamos… Cataluña era parte de Aragón en la época -hasta el extremo de que sus naves eran saludadas como “aragonesas” por todo el mediterráneo.

    Por lo demás, es cierto que los viajes de Zheng He eran para recoger tributos de soberanos extranjeros -y así, reducir la carga tributaria de los ciudadanos chinos. También es cierto que sus viajes resultaron un fracaso -el mantenimiento de la flota acabó siendo una sangría para el estado, que no llego a compensar sus necesidades tributarias-, así como que las naves chinas fueron superiores a cualquier nave oriental hasta el siglo XVIII… pero omite que el conjunto de los viajes fue un fracaso absoluto. Así, un emperador ordenó destruir la flota.

    Que Zheng He llevó a cabo su misión con éxito lo prueba que siempre ostento cargos importantes en el gobierno imperial.

    Por lo demás, no entiendo la razón de achacar más rapacidad a los conquistadores españoles -antepasados de los argentinos- que a los recaudadores de tributos chinos. En aquella época, comercio y piratería eran realizados por los mismos navegantes según la ocasión.

    Me gusta

    1. ming dice:

      querido jose: los chinos venian en mision diplomatica y comercial, no venian a conquistar, de hecho que tanto historicamente como hoy en dia no hay colonias china, es la mejor prueba. en caso contrario, con la flota de zhenghe ya podria conquistar al medio mundo, no te parece?

      Me gusta

  10. walter dice:

    Persnalmente no creo que los chinos llegaran hasta aca, eran tan buenos navegantes como los japoneses.

    Me gusta

  11. jklo dice:

    Que se lo digan a lo incas y demás sudamericamos que son idénticos en casi todo a los chinos. (ojos rajados, enanos, visten con colores chillones, etc.) o sea, chinos teñidos. el caso es que antes de ellos llegaron otros de los que nadie habla ni sabe nada, solo por donde entraron. Aunque del estrecho de Bering hasta Chile -donde está el primer asentamiento humano de ese continente- deberian haber dejado rastros en canadá, eeuu, mejico y perú donde no se encuentra ni uno.solo algunos grabados ruy pinturas rupestres en méjico, colombia, venezuela, argentina…

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s