El único día agradable fue ayer.


 

“El único día agradable fue ayer” es el lema de los “Seals Team Six” de la “Navy Seals”, un selecto grupo de tareas del gran país del norte que participó del operativo más importante del año: Matar a Osama Bin Laden, el terrorista más buscado del planeta. Todo parece ser una historia fantástica, elaborada por el gobierno norteamericano, pero será la historia oficial de quién fue sindicado como el responsable del grupo que atentó contra las torres gemelas en Nueva York, en 2001. Desde entonces Osama fue un fantasma que no era hallado, pero es la tercera vez que se habla de su muerte y la primera que anuncia oficialmente su principal cazador: Estados Unidos.

 

El misterio de la foto trucada. No pudo determinarse quién la elaboró a minutos de anunciada la muerte de Bin Laden.

Una foto inundó las redes virtuales, pero era un tosco montaje que se sumó a la catarata de noticias sobre la captura y muerte de Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda y buscado por terrorismo por la principal potencia del mundo. La obra máxima de su guerra santa fue el ataque a las torres gemelas en Nueva York, el 11 de setiembre de 2001, pero todo está inmerso en sospechas y extrañas versiones que se enfrentan a una verdad oculta.

Tanto el atentado, algunos hablan de “autoatentado” norteamericano, como la existencia real de Bin Laden y su posible muerte, nutren relatos de conspiraciones, con pruebas que superan a las de las versiones oficiales y que permiten la duda. La tragedia no deja de pedir por la verdad, pero la historia se va completando con suposiciones que se enfrentan al silencio, con testimonios que derrumban un hipótetico escenario virtual, creado por la ambición política y el deseo de un mayor control mundial.

Osama Bin Laden, prefirió sus ideas extremistas que la fortuna familiar.

Osama Bin Laden, yihadista, ex-colaborador de la CIA, era antijudío. Fundador de Al Qaeda, extremista talibán, impulsor de la Ley Sharía, se declaró opuesto al capitalismo, la democracia, al comunismo y al socialismo. Un fanático de sus creencias que resultó dañino a los propios musulmanes.

Bin Laden provenía de una rica familia saudita y hubiese vivido cómodamente de no haber abrazado ciegamente sus ideas religiosas y su guerra santa que no perdonaba ni a niños, ni a mujeres, ni a civiles. Era un militante de su verdad autoritaria, acompañado por quienes lo veían como un líder legítimo frente al demonio norteamericano. 

Una figura que puso en jaque la inmaculada democracia de Estados Unidos, cuyas virtudes no contemplan a opositores de ese tenor, a quienes desprecia con las balas, sin la justicia igualitaria que pregona.

Sentenciado a muerte, en ausencia.

Ya hemos hablado en este sitio de la saga de Zeitgeist, los movimientos que denuncian un gobierno mundial en las sombras y hasta la dramatización del atentado terrorista que bañó de sangre Nueva York. La historia no termina de cerrarse cuando aparece Barak Obama, presidente de Estados Unidos, el 1 de mayo de 2011 anunciando el asesinato de Bin Laden por fuerzas de “elite” en Pakistán. El terrorista árabe tenía 59 años y una vida agitada a partir de vinculación a numerosos atentados contra objetivos norteamericanos, condenado mediático y merecedor de una justicia cinematográfica.

La versión oficial con las primeras impresiones del hecho, es transcipto en la Wikipedia:

Barak Obama anunciando la muerte de Bin Laden.

Ese día, a las 22:40 (GMT -05:00), el presidente Obama se dirigió a la nación afirmando, previa confirmación por parte de funcionarios estadounidenses, que Osama bin Laden había muerto en una operación secreta en Abbottabad, Pakistán, ciudad 50 kilómetros al noreste de Islamabad y 150 kilómetros al este de Peshawar. Obama indicó que la operación fue obra de un pequeño grupo que actuó bajo sus órdenes y contó con ayuda del gobierno paquistaní.

La localización y muerte de bin Laden fue facilitada al seguir los pasos de uno de los miembros y mensajeros de su grupo íntimo. Dos años antes, los servicios de inteligencia estadounidenses localizaron la región en donde operaba su mensajero. A partir de esos datos en agosto de 2010 fue localizada la zona en que podía vivir, a unos 55 kilómetros al norte de la capital de Pakistán, Islamabad, en una mansión fortificada.

En febrero de 2011, los servicios de inteligencia ya estaban seguros de que en la residencia objeto de investigación se encontraba la familia Bin Laden. En marzo el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, tuvo conocimiento de los datos de inteligencia y el 29 de abril aprobó la operación. Ésta no fue comunicada a ningún país, ni siquiera a Pakistán, y se desarrolló en 40 minutos por un grupo de élite reducido del ejército estadounidense. Falleció en la operación el propio Bin Laden —de dos tiros, uno en el pecho y otro en la cabeza—, un hijo de éste, una mujer no identificada, el mensajero que había servido para localizarlo y un hermano del mismo.

Según informaciones posteriores facilitadas por la administración estadounidense, Bin Laden no estaba armado al ser abatido, pero sí lo estaba la mujer que intentó protegerlo; la cual disparó a los comandos estadounidenses y por eso fue herida en una pierna (pero no resultó muerta como se informó al principio).

Su cuerpo, fue trasladado al portaaviones USS Carl Vinson, donde tras celebrase un funeral según los ritos islámicos, fue sepultado en el mar.

 

Marines de "elite", tareas secretas para el poder.

Las fotos oficiales del cadáver no serán divulgadas, ni detalles del operativo, ni la extraña manera en que fue eliminado, arrojándolo al mar para evitar un lugar de entierro que pueda originar situaciones políticas adversas.

La gran potencia mundial no pudo esconder el cadáver y menos mostrarlo al mundo. Tampoco es preciso en los detalles, por ejemplo, en la cuestión de que si Osama estaba armado o no, si atacó a los marines… Ahora dicen que estaba armado, pero al principio lo negaron. En fin. 

Estados Unidos no solo violó la soberanía de Pakistán al penetrar sin autorización en su territorio, sino que ejecutó sin intervención judicial a un acusado, sin permitirle una declaración ante los tribunales.  Pero eso es lo de menos cuando se registran numerosos testimonios que hablan de la muerte de Bin Laden en otras oportunidades y que ven una maniobra de la CIA detrás de todo esto.

¿Cuando murió Bin Laden?. 

David Ray Griffin, polémico especialista.

El profesor y escritor estadounidense David Ray Griffin, docente emérito de filosofía de la religión y la teología, aseguró al medio Global Research en 2009, que  Bin Laden murió de insuficiencia renal hace más de una década. El escribió un libro al respecto.

El especialista aseguró además que que todos sus mensajes en video y audio de la última década fueron “patrañas tan falsas como la liberación de la soldado Jessica Lynch en Irak 2003”, elaboradas por los mismos guionistas del Pentágono y la Casa Blanca.

La información sobre este hecho agrega estos datos que el lector podrán cotejar con la realidad o simplemente alimentar su fantasía:

 

Sus últimos registros documentados indican que Bin Laden  recibió tratamiento medico en el hospital norteamericano de Dubai en julio de 2001, donde adquirió dos máquinas para diálisis. Para Griffin, este ex servidor saudita de Estados Unidos contra los soviéticos en Afganistán convertido en “enemigo”, y cuya familia tiene negocios con G.W. Bush en Estados Unidos, no tuvo que ver con la licuación del acero estructural de las Torres Gemelas el 11/9/2001, episodio controvertido, lleno de sombras y próximo a cumplir 10 años.

¿Todavía está vivo Osama Bin Laden? Me he ocupado de esta pregunta en un pequeño libro reciente titulado “Osama Bin Laden: ¿Muerto o vivo?” Este artículo [escrito en octubre 2009] resume las cuestiones principales de ese libro.

Desde la transferencia del poder de la administración Bush a la administración de Barack Obama, la cuestión de si Bin Laden está muerto o vivo ha llegado a ser más importante. Pese a que George W. Bush dijera su famosa frase “quiero a Osama Bin Laden ‘vivo o muerto’”, claramente no hizo nada serio para lograrlo.

Además de indicar que no fue informado sobre Bin Laden, lo demostró enviando a Iraq la mayor parte de los recursos militares de Estados Unidos. Por supuesto, Bush podría mantenerse despreocupado sobre Bin Laden porque sabía que, además de no tener nada que ver con el 11/9, de todos modos estaba probablemente muerto.

Las imágenes de Bin Laden en sus apariciones televisivas no parecían representar a la misma persona.

No sé qué piensan sobre estas materias el presidente Obama y su gente, pero su retórica presupone que Bin Laden era responsable de 9/11 y todavía está vivo. En noviembre de 2008, por ejemplo, una historia del Washington Post dijo: “Presidente electo Barack Obama… se propone renovar el compromiso de Estados Unidos en la cacería de Osama Bin Laden”. … ‘Ése es nuestro enemigo’, dijo un consejero sobre Bin Laden, ´y él debe ser nuestro blanco principal’”.

En su domicilio de la Casa Blanca, el 27 de marzo de este año (2009), el presidente Obama dijo: “Al Qaeda y sus aliados -los terroristas que planearon y apoyaron los ataques del 11/ 9- están en Pakistán y Afganistán. Múltiples estimaciones de inteligencia han advertido que Al-Qaeda está planeando activamente ataques contra la patria de Estados Unidos desde su seguro asilo en Pakistán. … Al-Qaeda y sus aliados extremistas se han movido a través de la frontera a áreas remotas de territorio paquistaní. Esto incluye casi ciertamente la jefatura de Al-Qaeda: Osama Bin Laden y Ayman al-Zawahiri”.

Obama ha apelado regularmente a estas estimaciones de inteligencia, que invariablemente han demandado que Bin Laden está oculto en Pakistán, en alguna parte a lo largo de la frontera con Pakistán. Esta afirmación se utilizó para justificar la extensión de la actividad militar de Estados Unidos en Pakistán, con el resultado que la gente ahora habla de la “guerra de AfPak”.

Una manera de argumentar contra esta guerra es señalar que, si estos expertos de inteligencia ni siquiera saben si Bin Laden está vivo, ciertamente no pueden saber dónde está y qué está pensando. De seguro hay otros buenos argumentos contra esta guerra y muchos críticos están haciendo sus alegatos. Pero señalar que casi con certeza Bin Laden está muerto, abre una discusión que va al corazón del análisis público razonablemente articulado sobre esta guerra.

Pruebas objetivas de que Bin Laden está muerto

Primero, hasta el mediodía del 13 de diciembre de 2001, la CIA estuvo interceptando regularmente mensajes entre Bin Laden y su gente. En aquel momento, sin embargo, los mensajes pararon repentinamente y la CIA nunca volvió a interceptar otra vez algún mensaje.

¿Que sucederá con sus seguidores? ¿La muerte de Bin Laden amplificará la venganza?

En segundo lugar, el 26 de diciembre de 2001, un importante periódico pakistaní publicó una información con la historia de que Bin Laden había muerto a mediados de diciembre, añadiendo: “un miembro prominente del movimiento afgano del Talibán… indicó… que él mismo había asistido al entierro de Bin Laden y vio su rostro antes de la sepultación”.

Tercero, Bin Laden tenía una enfermedad al riñón. Lo habían tratado para atendérsela en el hospital norteamericano de Dubai en julio de 2001, oportunidad en que adquirió, según se informa, dos máquinas de diálisis para llevárselas.

Si usted se ha preguntado alguna vez qué hacía Bin Laden durante la noche anterior a los ataques del 11/9, las noticias de CBS divulgaron que recibía tratamiento de diálisis del riñón en un hospital de Pakistán. Y en enero de 2001, el Dr. Sanjay Gupta dijo que -observando un vídeo de Bin Laden hecho a finales de noviembre o principios de diciembre de 2001- éste parecía estar en las últimas etapas de una insuficiencia renal.

Cuarto, en julio de 2002, CNN divulgó que habían capturado a los escoltas de Bin Laden en febrero de ese año, añadiendo: Las “fuentes creen que si capturaron a los escoltas lejos de Bin Laden, es probable que el hombre más buscado en el mundo esté muerto”.

Quinto, desde 2001 Estados Unidos ofrece una recompensa de 25 millones de dólares por cualquier información que conduzca a capturar o a matar a Bin Laden. Pero esta oferta de recompensa no ha producido como resultado ninguna información, aunque Pakistán tiene mucha gente desesperadamente pobre, y sólo la mitad muestra su apoyo a Bin Laden.

Pruebas testimoniales de que Bin Laden está muerto.

Además de estas evidencias objetivas, recogimos considerables testimonios en 2002, de gente en posición de saber que Bin Laden estaba probablemente muerto, o casi. Esta gente incluía a:

• Presidente Musharraf de Pakistán;

• Dale Watson, jefe de la unidad de contraterrorismo del FBI;

• Oliver North, quien dijo: “Estoy seguro que Osama está muerto. Y lo está el resto de individuos que permanecían en contacto con él”;

• Presidente Hamid Karzai de Afganistán;

• Fuentes del interior de la inteligencia israelí, que dijeron que cualquier nuevo mensaje de Bin Laden era “probablemente fabricación”;

• Fuentes de adentro de la inteligencia paquistaní, que dieron por “confirmada la muerte… de Osama Bin Laden” y “atribuyó las razones tras el ocultamiento de noticias de Washington sobre su muerte al deseo de los halcones de la administración norteamericana de utilizar el miedo a Al-Qaeda y el terrorismo internacional para invadir Iraq”.

Otra foto circuló como "original" y que retrata la muerte de Bin Laden. ¿Un hombre tan buscado no hubiese cambiado su apariencia si no quería ser encontrado?.

Por esta razón, quizás, las historias sobre el fallecimiento de Bin Laden se extinguieron en gran parte a finales de 2002, cuando Estados Unidos multiplicaba su ataque contra Iraq. De entonces hasta ahora, hubo pocas de tales historias.

Recientemente, sin embargo, dos ex oficiales de inteligencia han hablado hacia afuera. En octubre de 2008, el ex oficial de la CIA Robert Baer sugirió al paso, durante una entrevista en la Radio Pública Nacional, que Bin Laden no estaba más entre los vivos. Cuando le pidieron a Baer precisar esto, dijo: “Por supuesto, él está muerto”.

En marzo de 2009, el ex oficial del servicio exterior Ángel Codevilla publicó un artículo en el American Spectator titulado “Osama Bin Elvis”. Explicando su título, Codevilla escribió: “Siete años después de que Bin Laden hiciera su última aparición comprobable en vida, hay más pruebas de la presencia de Elvis entre nosotros que de la suya”.

Éste es un excelente artículo. Solamente tiene un defecto serio. En 2007, Benazir Bhutto, siendo entrevistada por David Frost, se refirió a Omar Sheikh como “el hombre que asesinó a Osama Bin Laden”. Codevilla citó esta declaración como la evidencia más certera de que Bin Laden estaba muerto. Pero Bhutto tuvo simplemente un lapsus linguae: ella quiso referirse “al hombre que asesinó a Daniel Pearl” [periodista de The Wall Street Journal secuestrado y asesinado en Pakistán], que es una manera estándar de aludir a su asesino, Omar Sheikh [alias “Mustafa Muhammad Ahmad”].

El lapsus fue aclarado el día siguiente, cuando la primera ministra le dijo a CNN: “No pienso que el general Musharaf sepa personalmente donde está Osama Bin Laden”. Diez días después, hablando por NPR, Bhutto divulgó que le preguntó al policía asignado para vigilar su casa: “No debe usted buscar a Osama Bin Laden?” Dejando de lado este defecto, el artículo de Codevilla proporciona buen apoyo a la extendida creencia de que un Bin Laden vivo no se sostiene por las pruebas.

¿Y los “mensajes de Osama Bin Laden”?

Una imagen televisiva en uno de sus comunicados que intentaban desacreditar su muerte.

Mucha gente, por supuesto, asume que hay muchas pruebas de que Bin Laden está todavía vivo, a saber, las docenas de cinta con “mensajes de audio y video de Bin Laden” que han aparecido desde 2001. Estas cintas proporcionan buenas pruebas, sin embargo, sólo si son auténticas. 

 En primer lugar, la tecnología para hacer cintas audio y video falsas ahora está tan avanzada que incluso los expertos pueden ser engañados. Y aunque la prensa regularmente nos diga que las agencias de inteligencia han autenticado la última cinta de Bin Laden, es virtualmente imposible demostrar que una cinta pueda ser auténtica.

 También fue obviamente fabricado “el vídeo de la sorpresa de octubre”, que apareció el 29 de octubre de 2004, justo a tiempo para ayudar a George W. Bush a conseguir ser reelegido.

Estas falsificaciones de cintas de Bin Laden parecen ser simplemente una porción de una extensa operación de propaganda, en que la inteligencia militar de Estados Unidos está utilizando ilegalmente fondos provenientes de los impuestos para hacer propaganda ante el público norteamericano con el objetivo de fomentar la militarización de Estados Unidos y de su política exterior.

 Muchas muertes.

Una muestra de fotos en Pakistán donde su "bunker" se transforma en un lugar de peregrinaje para sus seguidores.

Precisamente David Ray Griffin cita el testimonio de la política pakistaní Benazir Bhutto que,  el 2 de noviembre de 2007, reveló que Osama bin Laden fue asesinado por Ahmed Omar Saeed Sheikh.  Según otras fuentes esa revelación fue suprimida por la BBC de la entrevista original.

También anteriormente a ello, los Estados Unidos informaron varias veces de que habían eliminado a Osama bin Laden, pero éste supuestamente presentó varios vídeos desmintiendo las declaraciones. 

El 31 de enero de 2010, el diario español El País y el periódico colombiano El Tiempo, presentaron una entrevista a Sultan Tarar, «mano derecha» del fugitivo talibán Mullah Omar, en la cual afirma que Bin Laden murió de un cáncer de riñón entre mayo y junio de 2002. Esta declaración está en sintonía con las suposiciones de Griffin, citadas anteriormente.

Sin embargo, el 25 de marzo de 2010 Osama bin Laden aparece y envía una advertencia al Gobierno de los Estados Unidos a través de un audio emitido por la cadena de televisión qatarí Al Jazeera. Esas grabaciones siempre fueron dudosas, como sus numerosas muertes.

Para un guión de cine.

Obama y Osama.

Esta historia tendrá los ingredientes para la pantalla grande, pero intentará ponerse delante de la sangre de inocentes, de las torturas, de las guerras y de la injusticia. Osama y Obama son quienes aglutinan el debate, pero gritos silenciosos inundan los hechos, miles y miles de víctimas, mutilados y desgraciados son la alfombra en donde se elevan estos conflictos. Nada es lo que parece, incluso la muerte de un terrorista. Para todas sus víctimas, indudablemente, el único día agradable fue ayer.

 
 
 
 
Claudio Scabuzzo
La Terminal

 

Fuentes:

Argen Press / http://www.aimdigital.com.ar/aim/2011/05/05/bin-laden-murio-hace-mas-de-10-anos/

 http://es.wikipedia.org/wiki/Osama_bin_Laden

http://observadorglobal.com/bin-laden-esta-muerto-n21838.html

http://blogs.elpais.com/aguas-internacionales/2011/05/las-cuatro-muertes-de-bin-laden.html

http://ejipul.blogspot.com/2011/05/osama-bin-laden-terrorist-attacks.html

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. welo dice:

    El que se crea esta farsa, algun dia se dara cuenta de lo engañado que anda, ahora no por que les hace falta decir que han hecho algo para las elecciones y seguir con el cuento del terrorismo, pero si el que sale en los videos es el osama ese, yo soy Benedicto XVI jajajajaja hasta en los videos son pateticos estos yankis.

    se han pasado la vida sacrificando a su pueblo por sus intereses asi que algunos ya estamos acostumbrados a sus mentiras

    salud

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s