El “Tea Party”: los talibanes del capitalismo.


Un hecho de la historia de la independencia de Estados Unidos les da su esencia. El “Tea Party Movement” es casi un partido político, pero también podría ser un movimiento filosófico o una secta fanática. La cara más extrema del neoliberalismo. La crisis norteamericana le dio protagonismo al enfrentar al presidente demócrata Barack Obama hasta ponerlo casi de rodillas. Pero van por todo, porque estos talibanes del capitalismo son inflexibles y extremistas.

El motín del té sucedió el martes 16 de diciembre de 1773 en Boston. Los colonos lanzaron al mar un cargamento de té importado de Inglaterra que venía gravado con un nuevo impuesto a favor de la Corona. Fue un acto de descontento popular y un precedente de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Inspirados en ese acto nacionalista, políticos y militantes del Partido Republicano e independientes conformaron un movimiento político en 2009 para repudiar el aumento de impuestos, el endeudamiento del estado, la nacionalización bancaria, el gasto público y hasta los controles de la contaminación ambiental. Sus miembros han concentrado los ideales del liberalismo norteamericano con fanatismo religioso y no ceden ante ninguna posibilidad de que pueda cambiarse el sistema capitalista en su país.

Ultraderechistas, conservadores, tradicionalistas, anticomunistas, discriminadores, nacionalistas y religiosos, se codean para defender la propiedad privada y rechazar cualquier intervención del estado en cuestiones sociales y económicas. Su papel dominante en la política de Estados Unidos ha quedado demostrado en la crisis sobre la deuda pública, dando un respiro al gobierno frente a un default que amenaza su futuro.

El Tea Party es una fuerza tan heterodoxa que ellos mismos no están hoy celebrando ese éxito. De hecho, una de sus mayores representantes en el Congreso, la candidata presidencial Michele Bachmann, ha anunciado su voto en contra del acuerdo firmado por Barack Obama y los líderes parlamentarios, del que dice que convierte a EE UU en una dictadura. Lo mismo harán, probablemente, cerca de un centenar de otros miembros de la Cámara de Representantes afines a ese movimiento, convencidos de que hasta que no se consigue todo no se consigue nada. Todo incluye la aprobación de una enmienda constitucional para prohibir los presupuestos con déficit, uno de los 10 mandamientos de su catecismo particular. (El País)

Egoistas y moralistas.

El acceso a la salud para todos, el aumento de impuestos a los mas ricos y los sacrificios compartidos de Obama no son parte de la filosofía del Tea Party. Para enfrentar la política de los demócratas en el gobierno, este movimiento tiene 10 postulados para que cumplan sus miembros entre los que se incluye la una oposición a cualquier subida de impuestos, la aprobación de presupuestos equilibrados, el rechazo a la reforma sanitaria de Obama y a la limitación de los gases contaminantes.

Pero no solo les interesa la política económica del imperio, sino las cuestiones morales: el aborto y el matrimonio gay, encuentran en sus reuniones a sus máximos opositores.

Ellos sorprenden con algunas actitudes que demuestran su particular manera de hacer política. La conducta de sus miembros parece sacada de una secta de fanáticos, pero contrasta con los excesos de los políticos convencionales, desacreditados ante la opinión pública por su poca credibilidad y su ineficacia.

Sus miembros no están pensando, como los políticos al uso, en la reelección o en escalar posiciones dentro del partido. Muchos de ellos duermen en sus oficinas del Capitolio y están consagrados a su causa con una disciplina sacerdotal. En una de las negociaciones de este largo fin de semana, cuando el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, llamó a negociar a los miembros del Tea Party de Carolina del Sur, estos le contestaron que era mejor orar que hablar y, efectivamente, se retiraron a una sesión de rezo colectivo. Con esa voluntad y esas extravagancias habrá que seguir contando en el futuro. (El País)

Espejos de colores.

Se calcula que un 20% de los simpatizantes republicanos de Estados Unidos adhieren al Tea Party, pero, pese a la insignificante cifra, su enorme influencia sobre el futuro del gran país no tiene mediciones. Algunos temen que estos fanáticos lleven a Estados Unidos a la bancarrota aunque los políticos más tradiciones caminan en la misma dirección.

El electorado no es absolutamente maleable, reciben su formación de los medios masivos pero también del contacto social y es allí donde todos los pronósticos son irrelevantes. En esa comunicación personal, en las relaciones sociales reales -lejos de la tecnología-, se elaboran posiciones que desarman el adoctrinamiento oficial. Tanto se alejaron los políticos tradicionales de su votantes que hasta han olvidado como es ser ciudadano, dejando el campo abierto a alternativas que no suelen ser superadoras.

La crisis siempre genera temores en la población y estas alternativas políticas, seductoras pero peligrosas, se ofrecen como el salvavidas de la patria porque se animan a enfrentar al poder gobernante con las mismas palabras que utiliza la gente, con sus demandas y excesos.

La decepción que causan las clases políticas tradicionales sucede en otras partes del mundo, incluso en Argentina, donde postulantes sin trayectoria para puestos públicos enfrentan a la estructura oficial por el solo hecho de ser distintos. Estos nuevos personajes se tiñen de popular, adquieren de la gente sus gestos y cultura tradicional, con todo lo que esto implica. El futuro se inquieta en el complejo sistema de la organización humana.

Claudio Scabuzzo
La Terminal
Fuentes consultadas:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Tea/Party/asume/papel/central/elpepiint/20110802elpepiint_2/Tes
http://es.wikipedia.org/wiki/Tea_Party_Movement
http://www.elmundo.es/america/2010/09/20/estados_unidos/1285013656.html
http://www.teaparty.org/
Imagen principal:  
http://www.papermasters.com/history-tea-party-movement.html
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. don pendorcha dice:

    Estimado Bloguero,
    Si sos un bloguero pago por el gobierno nacional, este mensaje no es para vos.
    Si sos un bloguero contaminado con fanatizacion, este mensaje tampoco es para vos, no necesitas pensar ni tener ideas propias.
    Si te hicieron creer que la militancia servia, que era para cambiar las cosas, que habia que tener juicio critico, que necesitabamos un periodismo independiente que repregunte, que necesitamos ir por la verdad y saber la verdad, que necesitamos un pais para todos donde todos participemos y construyamos, tal vez te interese mirar mi blog.
    Firma: un bloguero descepcionado
    http://elmodelovivalapepa.blogspot.com/
    Actualizacion 5/08

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s