Mentime que me gusta.


foto perfil.com

Podría ser un turista cualquiera en una playa de Miami, pero no es otro que un dirigente gremial argentino disfrutando del sol lejos de la realidad de sus trabajadores. Se llama Roberto Fernández, Secretario General de la Unión Tranviarios Automotor, descubierto hace algunos días cuando sus afiliados habían establecido un paro que impidió viajar a miles de argentinos. No es el hecho el que me inspira este artículo sino esa extraña relación entre el poder, los sindicatos y los trabajadores, que provocó el nacimiento de una clase de dirigentes adheridos al ideario peronista, cuyas fortunas personales los alejan de los que representan.

El origen del peronismo coincide con el nacimiento del movimiento obrero organizado. Fue precisamente Perón, como Secretario de Trabajo y Previsión, quien impulsa la ley de Asociaciones Profesionales que le dio marco legal a distintos gremios que apoyaban a Perón. A partir de allí el peronismo, y otros gobiernos tanto democráticos como de facto, utilizaron a los gremios para el control de la clase trabajadora. Con su estructura corporativa y verticalista, el sindicalismo navegó en la izquierda o en la derecha según los tiempos y abrazó a quienes le garantizaban sobrevivencia. Con una fuerte carga ideológica se fueron convirtiendo, con los años, en una clase dirigencial aristocrática e intocable.

Fueron combativos o sumisos, aceptaron el cambio de reglas o lucharon por cambiarlas, pero siempre negociaron más allá del interés de sus seguidores.

Sus representantes sufrieron persecuciones o fueron condecorados. Murieron por su ideales o por sus enfrentamientos políticos, empuñando herramientas y armas al mismo tiempo. Hay historias gloriosas pero el tiempo las transformó en anécdotas.

Muchos siguieron bajo el paraguas del peronismo que los vio nacer, aunque alguna vez hayan especulado un “peronismo sin Perón”. De cualquier modo, el tema era sobrevivir a los tiempos violentos, mientras sus trabajadores quedaban atrapados en los planes económicos más funestos, en las persecusiones y asesinatos de la dictadura o democracia, sus representantes engordaban su patrimonio e incrementaban su influencia en las decisiones del país.

No importa si había una sola Confederación General del Trabajo, o muchas. La cantidad no cambiaba su rol de articulación con el poder, o su plan de ser parte de él. El modelo nacional y popular que el sindicalismo adhiere, no está en esas playas de Miami. Quizás estos gremialistas no representan lo que dicen, pero son precisamente, los formadores de la realidad política.

Atados a sus cargos, hoy pueden ser parte del gobierno o no. No importa. Sus decisiones no irán en contra de su patrimonio y, en una guerra de millonarios, pondrán en juego sus habilidades para asumir el protagonismo que calme sus aspiraciones de poder, como si se tratara de armar la comisión directiva de un Club exclusivo de ricos y famosos.

Como en nuestro país la pasión obnubila la razón, estos representantes del pueblo trabajador se envolverán de los ideales y de los sueños, citarán a Perón, Evita y Néstor, y si nos damos cuenta del engaño, no importa. Nos gusta que nos mientan.

Claudio Scabuzzo

La Terminal

Foto principal: http://www.perfil.com/contenidos/2012/07/21/noticia_0004.html
Algunas fuentes:
http://artepolitica.com/articulos/postales-del-peronismo-el-sindicalismo-y-la-conduccion-politica/
http://www.losanteojosdeltata.com.ar/noticias_detalle.php?id=1230
http://historiapolitica.com/datos/boletin/polhis8_DICOSIMO.pdf
http://www.perfil.com/contenidos/2008/07/08/noticia_0051.html
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. solange dice:

    son los sindicalistas que misteriosamente son ricos y manejan mucho dinero de las obras sociales

    Me gusta

  2. Nadie de importancia dice:

    Bueno, la historia del peronismo (despúes de Perón) ha sido alinearse al que les conviene. ¿O no recuerdan que felices estaban con Menem? ahora le dicen “El traidor Menem” para no quedar mal. ….bueno no hay que engañarse con ninguno, la gente dice que la política es un asco por algo, no?

    Me gusta

  3. Hanzen dice:

    Muy buen artículo

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s