Coca-Cola y cocaína.


La bebida más popular del planeta es también bandera ideológica. La Coca-Cola, centenaria agua gaseosa nacida en Estados Unidos en 1885, es, para algunos, una multinacional sin escrúpulos que expolia los recursos de los países pobres, pero esos pobres son consumidores de sus productos.  De cultivos clandestinos del subdesarrollo se obtendría uno de sus ingredientes. Mito o verdad el misterio perdura:  ¿La Coca-Cola tiene cocaína?.

Foto0053Reconocida por su sabor en todo el mundo, la Coca-Cola es la bebida preferida de muchas comunidades, abriendo debates sobre su imagen, emparentada desde siempre al “imperio” norteamericano, a Papá Noel y al consumismo capitalista. Se trata de un producto cultural, apuntalado mundialmente en sus inicios por la producción cinematográfica del gran país del norte, cuya enorme producción inauguró el entretenimiento familiar y la exportación del modo de vida de Estados Unidos. El refresco se adaptó a los tiempos y amplió su oferta para adecuarse a los criterios de alimentos adecuados para dietas restringidas en calorías, azúcares y sodio. La marca ya no engloba solo a la tradicional o “regular”, sino otras con composiciones diferenciadas pero con sabor semejante.

Con la bebida nació la globalización, la publicidad comercial intensiva y selectiva, el marketing, las promociones comerciales, la logística de distribución y las franquicias. Todos esos logros fueron tomados por otras compañías que aprendieron de Coca-Cola como vender más. Empresas pequeñas, localistas, otras corporaciones y hasta los gobiernos, se inspiraron en su esquema comercial y símbolos, que no es más que su propia ideología mercantil.

Es por eso que resultaría casi imposible erradicarla, aunque algunos gobernantes, como el presidente de Bolivia Evo Morales, sueñen con que su pueblo no la consuma y elija algún refresco local.

Es más, el Canciller boliviano David Choquehuanca anunció que invitaría a mandatarios y grupos indígenas del mundo a celebrar en Bolivia el solsticio de verano, el 21 de diciembre pasado, porque considera que ese día iba a ser  “el fin” del capitalismo y la Coca Cola y el comienzo de un tiempo “de amor” y “la cultura de la vida”.  Igual no sucedió nada. Las cosas siguen estando como antes. En Bolivia la bebida norteamericana convive con versiones locales como la “Coca Colla”.

En el siglo XXI no es fácil guardar un secreto.

Bolivia esconde un relevante lugar en el mundo en la producción de coca, la planta que cultivada cuatro veces al año y cuyas hojas es masticada desde hace siglos. El “acullico” llega desde el imperio inca al presente y constituye una forma de tolerar la altura y el cansancio. De esa planta, y mediante la aislación de su alcaloide, surgieron medicinas a fines del siglo 19, pero al descubrirse sus efectos nocivos el compuesto químico pasó a la clandestinidad como cocaína.

Se dice que la Coca-Cola tuvo cocaína hasta 1906, pero sería hasta 1929 que usaron hojas de coca en su composición. Se asegura que ya no tiene ese vegetal en su fórmula, pero hay algunos que dudan de esto. ¿Qué contiene esta bebida mágica, cautivante y casi adictiva?. Su fórmula que alimenta misterios incluye aceites esenciales de naranja, limón, nuez moscada, casia, cilantro, neroli, lima, lavanda, goma arábiga, ácido cítrico, azúcar, caramelo líquido y cafeína. Hay sitios en internet que ofrecen la receta para hacerla en casa bajo el nombre de OpenCola, asemejándose a los códigos abiertos de programas informáticos.

Coca-Cola, ¿la gran fábrica de cocaína legal?.

Decíamos que la fórmula original de la Coca-Cola incluía cocaína, que no era ilegal en esos últimos años del siglo 19. La empresa desmiente que la utilice pero el prestigioso etnobotánico estadounidense Jonathan Ott asegura que la cocaína sigue presente. El científico habla de Coca-Cola como una fábrica legal de cocaína.

El zar antidrogas de Perú, Nils Ericsson, en un escrito publicado el 26 de enero de 2004, confirmaba que Coca Cola “compra a Perú 115 toneladas de hoja de coca al año y a Bolivia 105 toneladas, con las cuales produce, sin alcaloides, 500 millones de botellas de gaseosa al día”. Semejante afirmación pone un manto de sospecha sobre el secreto de la bebida, que no sería su fórmula sino la utilización de un narcótico ilegal, aunque en proporciones minúsculas. Pero frente a tantos mitos, probar la veracidad de estas afirmaciones está fuera del alcance del consumidor. Muchas cosas se dicen, pero el líquido acaramelado cubre todas las voces con silencios.

Cargada de simbolismos y seducción, misterios y verdades, desde el siglo 19 el mundo quedó atrapado en la botella “contour”. En la década del 50, durante unos años, la bebida no fue autorizada a venderse en mi ciudad, Rosario, porque la fórmula no era revelada a las autoridades sanitarias. Sin embargo perduró gracias a un mercado negro que traía ilegalmente el refresco a quién quisiera consumirlo. Nadie quería imaginar un mundo sin Coca-Cola.

Claudio Scabuzzo

@laterminalblog

http://america.infobae.com/notas/54567-Bolivia-anuncia-el-fin-de-la-Coca-Cola

http://www.cibermitanios.com.ar/2009/03/mitos-y-verdades-sobre-la-coca-cola.html

http://es.wikihow.com/hacer-OpenCola

http://www.bbc.co.uk/mundo/economia/2010/01/100107_2356_coca_colla_irm.shtml

http://suite101.net/article/coca-cola-la-gran-fbrica-legal-de-cocaina-a10414

Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s