La revolución de los acaudalados.


villa miseria rosario2
Esas familias pobres que intentaron en los primeros días de mayo asentarse en un terreno ocupado por una obra religiosa están lejos de interesarse de la guerra entre el gobierno y los medios de comunicación independientes. Las batallas entre pobres son situaciones corrientes y aunque teñidas por colores políticos, no son más que efectos de la miseria absoluta. Más allá del barro y el techo precario, las peleas entre los millonarios son para usurpar el poder ajeno. En las dos castas hay víctimas y victimarios. Todos luchan por su espacio vital, en las dos caras de la Argentina.

Mientras el partido que gobierno diseña las estrategias para asentarle una puñalada mortal al Grupo Clarín, familias pobres se enfrentan a otros pobres por una fracción de terreno en el lugar más paupérrimo del norte de Rosario, Argentina.

Ni diez años de gobierno kirchnerista, ni la continuidad socialista en la provincia y la ciudad,  han impedido que ese bolsón de miseria creciera por la inmigración interna hasta desbordar el paisaje de vagones oxidados, casas de chapas y maderas, basurales y un arroyo contaminado. La postal remite a cualquier parte del mundo olvidado y marginal, pero es aquí en el corazón del polo agroalimentario más importante del país.

Expulsados de sus orígenes llegan a montones a una ciudad cuyos desperdicios pueden ser un medio de sobrevivencia. En ese lugar a la vera del arroyo Ludueña una monja franciscana, la Hermana franciscana Juana Jordán, ha realizado durante años su tarea de ayuda. Los poderes públicos han remendado esa miseria, pero jamás intentaron revertirla. Sus recursos deben atender los servicios públcos básicos pero sobre todo la aristocracia estatal. Esa horda de funcionarios políticos demandan enormes erogaciones al sistema con sus gastos reservados, viáticos y sobresueldos, sus asesores, choferes y secretarios. Nadie se imagina gobernar desde la modestia.

Revolución y pobreza.

villasLa verdadera revolución era transformar la pobreza en menos pobreza. Pero no es así cuando vemos como crece la marginalidad, las casas de chapa y los chicos descalzos en las calles.

Los medios opositores al gobierno se regodean sobre el crecimiento de las fortunas de la clase política gobernante, de amigos y allegados. El dinero que no salvó de la miseria a muchos argentinos engrosó el patrimonio de otros.  Quizás llenen bóvedas, cajas fuertes o valijas escondidas quién sabe dónde, pero lo cierto es que esos billetes no atendieron la urgencia social. Alguien debería dar explicaciones, pero la ley de “omertá” está por encima de la ética, de los ideales políticos y de la propia patria.

El mensaje periodístico es obsceno por su crueldad como lo es la realidad oculta en las villas miseria. El gobierno no observa esto con más preocupación que la inflación,  el dólar blue, el lavado legal de dinero o las fortunas sospechosas de algunos allegados. Para el kirchnerismo los pobres también son víctimas de un periodismo “alcahuete”, que no silencia lo evidente.

Esos medios corporizados en el emporio Clarín, exhiben en sus noticias la revolución económica de los funcionarios y que matizan con el deterioro social por la pobreza, la delincuencia y el narcotráfico en la Argentina oculta. Esas voces corporativas que persigue intereses propios y de otros es más destituyente que la inacción ante el flagelo de la miseria y el abandono.

La guerra que se desarrolla en los escritorios es por la permanencia del poder o por más poder. La guerra en las villas es por una fracción de tierra donde amontonar la miseria y así seguir viviendo de la nada. Cada uno busca su espacio vital, sin que uno sepa del otro.

 
Claudio Scabuzzo
La Terminal
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s