El santo filicidio. (Parte 2 de 3)


Guido_Reni_011
Nadie con sentido común puede imaginar que matar a sus hijos sea un acción natural, pero estamos rodeados de historias que son parte de nuestra cultura que exhiben al filicidio como un acto de fe.  Sobre los hijos hay una constante amenaza de muerte a veces impulsada por sus propios padres biológicos,  por la patria (el padre que nos contiene) o dios (el padre eterno).  Esta es la segunda parte de esta entrega de tres capítulos sobre el filicidio.

Continuación del artículo El santo filicidio. (Parte 1 de 3) http://wp.me/paaG4-13j

Rascovsky
El doctor y psicoanalista Arnaldo Rascovsky.

Las leyendas o historias filicidas llegan a la realidad cotidiana.  Romina Tejerina mata a su hija en 2003 porque era fruto de una violación, siendo condenada a 14 años de prisión pero liberada después y en marzo de 2012 Adriana Cruz asesina a su hijo de seis años ahogándolo en una bañera en venganza por su marido que la engañaba.

En noviembre 2013 Oscar Gil golpeó de muerte con un palo en la cabeza de su hijo Brian de 3 años porque se interpuso en la pelea que mantenía con su madre. El año anterior un hombre angustiado por su realidad decidió quitarse la vida y arrastró a su hijo de 8 años a la muerte, ahorcándolo con la misma soga con la que se suicidó.

Estos hechos y otros han conmocionado a la opinión pública argentina, pero existen casos similares en todo el mundo, con igual crueldad despertando el repudio pero confundiendo aun más las delicadas bases de la civilización del hombre.

La historia demuestra que los grandes acontecimientos estuvieron teñidos de filicidios. Las religiones lo incluyen en sus crónicas y se adoran estos actos asesinos protagonizados por padres e hijos. Un argentino buceó sobre el tema hace medio siglo y sigue abriendo polémicas.

El Filicidio de Rascovsky.

El libro de Rascovsky, El Filicidio de 1973.
El libro de Rascovsky, El Filicidio de 1973.

Llega a mis manos por casualidad un viejo libro que marcó una época en la historia del psicoanálisis mundial. Se trata de la obra El Filicidio del médico y psicoanalista argentino Arnaldo Rascovsky (1907-1995), una obra teórica que lo identifica, traducida a muchos idiomas.  Es la primera edición de 1973 con una sugestiva portada de soldados a cuerda dibujada por Páez.

Rascovsky era un mediático en su época, había encontrado un espacio en los medios de comunicación de Argentina para hablar de su especialidad con lenguaje claro y didáctico. Tuvo una especial inclinación a la pediatría y al desarrollo emocional del niño, y de eso hablaba a las grandes audiencias de la época.  Su especialidad en psiquiatría le abrió las puertas al psicoanálisis y se transformó en una figura fundamental latinoamericana y mundial al fundar la Asociación Psicoanalítica Argentina y ser miembro titular en la Sociedad de Pediatría.

La guerra, filicidio oculto.

En su libro afirma que las instituciones humanas reiteran conductas filicidas ancestrales en cada generación y las perpetúan en forma encubierta.

los niños de la guerra
La patria (el padre) sacrifica a sus hijos en las guerras. La religión (dios padre) también se apropia de sus vidas. Niños o adultos son asesinados por sus genitores.

Rascovsky indica que la variante filicida histórica más constante y eficaz es la guerra, encubriendo así la persistencia del filicidio ancestral y lo ejecuta simbólicamente en el cuerpo de infantería (paradójico termino derivado de infantes). En este homicidio disfrazado de heroísmo se basa la amedrentación letal al resto de los jóvenes. La guerra constituye la institucionalización de la primitiva matanza y aterrorización de los hijos por parte de los padres, simbolizados por la patria. El grito bélico ¡Viva la patria! es igual a ¡Vivan los Padres! y oculta una realidad siniestra: ¡Mueran los hijos!.

Rascovsky considera al filicidio como el crimen humano primario, que se ha mantenido oculto, negado y reprimido a través de toda la historia, incluso precede al parricidio.

La tesis de Rascovsky resultó intolerable para la mentalidad paternalista-tradicional-convencional de inspiración religiosa monoteísta (Dios, Padre-Patria y Hogar) tan en auge en la Argentina de la última mitad de siglo XX, contemporánea con Rascovsky.

La negación del filicidio.

De eso no se habla, aunque persiste en nuestro caudal cultural historias de ese tipo mezclada con heroísmo o creencias. Raskovsky señala en su libro El Filicidio:

 En el anuncio de la traición de Judas, ¿no se incluye acaso la profética admonición contra quien traiciona, maltrata y entrega a sus hijos? Pero la actitud negativa de los padres no llega a hacerse consciente en los individuos debido a la intensidad de la negación sistemática del sacrificio de los hijos.

Jesús, que asume plenamente el holocausto,  predice, por boca de Pedro, la negación humana del filicidio:

“Y cantados los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos. Jesús les dice: “Todos os vais a escandalizar, ya que está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas.  Pero después de mi resurrección, iré delante de vosotros a Galilea.” Entonces Pedro le dijo: “Aunque todos se escandalicen, yo no”. Jesús le contesta: “Yo te aseguro que hoy, esta misma noche, antes que el gallo cante dos veces, tú me habrás negado tres”.  Pero él insistía: “Aunque tenga que morir contigo, yo no te negaré”, Lo mismo decían también todos.”

sufrimiento de cristo
Jesús es torturado clavado en una cruz, según las crónicas bíblicas. Su sufrimiento es para redimir los pecados de los hombres. El “hijo del hombre” y el “hijo de dios” es enviado a la muerte por sus padres.

Sobreviene luego la agonía de Jesús, el intenso sufrimiento del hijo del hombre y, después de su prendimiento la traición que iniciará la pasión.  En la versión de San Marcos, cuando todos huyen y abandonan a Jesús, aparece un joven cubierto sólo con un lienzo que, al ser detenido, logra escapar desnudo dejando el lienzo. ¿No constituye ello una alusión al hijo del hombre salvado por el sacrificio asumido por Jesús en nombre de todos los hombres y en virtud de la identificación proyectiva a través de la comunión? La misma desnudez, ¿no representa acaso el desamparo en que queda el hombre aunque se haya salvado?

“Y abandonándole huyeron todos.  Un joven le seguía cubierto solo de un lienzo y le detienen. Pero él dejando el lienzo se escapó desnudo.”

La dificultad para aceptar la evidencia del sacrificio de los hijos o, en otras palabras, la intensa negación para no hacer conscientes las fuerzas filicidas aparece explicitamente en la advertencia de Jesús a Pedro, confirmada además por los acontecimientos.

La historia de Jesús, un hijo abandonado.

Es amplio y profundo el estudio que Rascovsky hace de Jesús y su sacrificio, sin menoscabar la fe que despierta ni cuestionar la veracidad del relato. El, como judío, trata con extremada delicadeza los textos bíblicos cristianos, aunque exhibe un conocimiento profundo del antiguo testamento, la Torah de los hebreos.

En su tesis destaca el momento en que Jesús, crucificado, le reclama a su padre. Escribe Rascovsky:

402px-Cristo_crucificado Velazquez
Jesús crucificado, la máxima imagen del cristianismo. Es una pintura de Velázquez del 1600, donde, extrañamente, el artista no carga las tintas en la sangre.

 “¡Padre mío, Padre mío! ¿Por qué me has abandonado?”

“La expresión final de Jesús en la cruz, adquiere un significado trascendental dentro de su prédica. He aquí el interrogante central del calvario humano condenado a sufrir el abandono parental en diversos grados. Jesús expresa el anhelo y el dolor fundamental del hijo del hombre, de todos los hijos de todos los hombres, cuando ante la ausencia del objeto formula el primordial y doloroso interrogante: “¿,Por qué me has abandonado?”

“Desde la hora sexta la obscuridad cayó sobre toda la tierra hasta la hora nona. Y alrededor de la hora nona clamó Jesús con fuerte voz: “¡Eli, Eli! ¿,Lema sabactani?, esto es: “¡Padre mío, Padre mío! ¿Por qué me has abandonado?”

La comunión.

Para Rascovsky el máximo exponente del proceso de identidad del llamado mesías hacia su padre invisible es la eucaristía, una verdadera introyección oral de esa identidad.

La identificación a través de la introyección oral se define más claramente en la institución de la eucaristía. Así Jesús ofrece a sus discípulos sus propios equivalentes para ser ingeridos en la cena pascual, siguiendo el modelo totémico de la pascua judía que, por otra parte, constituye el modelo que rige la comida familiar de los padres con los hijos. En medio de la cena pascual, entre los rituales judíos (bendiciones  a Jehová pronunciadas sobre el pan y el vino y substituyendo sacrificio de Isaac por el cordero pascual), Jesús preconiza el retorno a la verdad primitiva, al sacrificio original del hijo, y el mismo sufre el holocausto y es ingerido:

458px-Ribalta-cena
Última Cena o Institución de la Eucaristía, óleo sobre lienzo adherido a tabla, de Francisco Ribalta. El cuerpo y la sangre del mesías es ingerido.

“Mientras, estaba comiendo, tomó Jesús pan y pronunciada la bendición, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: «Tomad, comed, este es  mi cuerpo”. Tomó luego un cáliz y dadas las gracias, se los dio diciendo: «Bebed de él todos porque esta es mi sangre de la Alianza que va a ser derramada por muchos para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de mi Padre. ”

La alianza constituye el pacto con el Señor a expensas del sacrificio de Isaac, el hijo, que Jesús asume.

Jesús muestra así el sacrificio del hijo que se oculta en el desplazamiento al animal de sacrificio y la persistencia del sentido del sacrificio que comienza a realizar Abraham. La elaboración de todo este proceso es otra expresión evidente de la lucha en favor de la integración del hijo desgarrado por el sacrificio.

En la próxima entrega, la tercera y última parte de estas notas sobre el Filicidio de Rascovsky, el llamado en contra del abandono de los hijos, la lucha antifilicida de Jesús y las mentiras del padre homicida.

(Continuará)

Claudio Scabuzzo
@aterminalblog
Imagen principal:
Masacre de los Inocentes de Gino Reni,  http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Guido_Reni_011.jpg
Otras imágenes:
http://noticias.latam.msn.com/co/fotogaleria.aspx?cp-documentid=22595183&page=1
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ribalta-cena.jpg
Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s