Adiós al zapping.


Foto0056

El zapping, esa actitud psicótica de buscar programas con el control remoto sin encontrar nada, esta condenado a desaparecer después de 30 años de insorportable existencia. El fin de los servicios de televisión por cable parece verse en el horizonte porque ya están tocando a nuestra puerta los increíbles servicios de entretenimiento on-demand. Quizas nada de esto hubiese pasado sin la pirateria de series y películas. No hay mal que con bien no venga. En Estados Unidos se abrió un debate porque algunos quieren cobrarle más por el servicio de internet si lo utiliza para ver películas y series. El fin de la tarifa plana.

El streaming (también denominado lectura en continuo, difusión en flujo, lectura en tránsito, difusión en continuo, descarga continua o mediaflujo) es la distribución de multimedia a través de una red de computadoras de manera que el usuario consume el producto al mismo tiempo que se descarga. Este tipo de tecnología funciona mediante un búfer de datos que va almacenando lo que se va descargando en la estación del usuario para luego mostrarle el material descargado. Esto se contrapone al mecanismo de descarga de archivos, que requiere que el usuario descargue por completo los archivos para poder acceder a su contenido.  El término se aplica habitualmente a la difusión de audio o vídeo. El streaming requiere una conexión por lo menos de igual ancho de banda que la tasa de transmisión del servicio. El streaming de vídeo se popularizó a fines de la década de 2000, cuando el ancho de banda se hizo lo suficientemente barato para gran parte de la población.

(Wikipedia)

 

Foto0058Cuando irrumpió el cable, en los 80,  quedamos fascinados ante tantas ofertas visuales, pero con el tiempo nos dimos cuenta de que mucho era un relleno y que lo que más nos interesaba se emitía cuando no podíamos verlo. Pasaron los años e internet comenzó a roerle los pies a los gigantes del entretenimiento compitiendo en contenidos y avanzando un poco más allá de la estructura programada de los servicios tradicionales de televisión.

Los sitios de películas ilegales se hicieron famosos primero, pero  debieron enfrentar la ley por apropiarse de los contenidos ajenos en una nebulosa jurídica que no favorece un delito tan evidente.  La falta de calidad y la presencia de virus y troyanos en sus publicidades invasivas y engañosas han espantado a una audiencia masiva. Todos esperaban un buen servicio a la carta que no dañe nuestras computadoras.

Al igual que lo sucedido cuando el cine debió enlatarse para venderse en los video club, los grandes estudios debieron recortar sus pretenciones y colaborar en la legalización de producciones audiovisuales en  internet.  Netflix es un exponente de ese acuerdo y de la nueva era del entretenimiento digital, aunque es el principio de una nueva manera de vender televisón hogareña.

Argentina on line.

En la Argentina kirchnerista el fútbol llega por aire a través de una señal de hight definition, asi que ya no se necesita el cable para verlo. El cable siguió sumando señales para evitar que el interés decaiga, sumó internet y telefonía e intenta, desesperadamente, conservar sus clientes con un abono muy caro, pero, como dicen los chicos, “ya fue“. ¿Qué está ocurriendo?.

Internet cada vez es más veloz (aunque en Argentina ande rezagada y atrasada)  y es el soporte donde se está montando todo el entretenimiento y la información, además de servicios de comunicación pública y privada. Precisamente la tecnología del streaming permite hoy emitir una señal de video con calidad HD y la penetración de internet en los hogares, garantiza que esa emisión pueda ser reproducida en los dispositivos disponibles. Tablet, celular, computadora o Smart-TV son los destinatarios de nuevos servicios de entretenimiento que llegan por internet, pudiendo ver lo que queramos cuando queramos. Eso se llama  on-demand o bajo demanda: armamos nuestra propia programación, o como define la industria Over the Top u OTT.

El monstruo Netflix.

Me seducía el hecho de poder contar con un mes gratis y mi hija me animó a contratarlo. En casa no tengo televisión por cable porque odio el zapping, así que Netflix era como anillo al dedo. Quería olvidar esos tediosos trámites para ver una película on line en los sitios ilegales que pululan en internet, cuya calidad final no siempre es la esperada. Había probado bajar películas en full HD por Torrents pero infecte la notebook de extraños virus y troyanos. Entonces decidí adaptarme a las reglas de la legalidad y me suscribí a este servicio de películas y series.

netflix tvEn Argentina  cuesta casi 8 dólares que se descuentan de mi tarjeta de crédito pero el gobierno suma al importe un 35% de impuestos para que no nos olvidemos de que necesita mucho dinero. Llegamos entonces a 10,65 dólares mensuales, algo así como 85 pesos argentinos. ¿De que se trata? Es un videoclub virtual, sin esperas ni problemas de calidad. Hay miles de títulos subtitulados o doblados al español y poco tiempo para poder ver todo. Películas, series, shows y documentales que pueden reproducirse hasta en dos dispositivos simultáneos.

En casa lo vemos en el tele con Smart-tv, pero con la misma suscripción se puede ver en la computadora o en un celular. Mi hija llevó películas a la casa de su abuela, le bastó conectar la computadora portátil a la televisión y disfrutar de un streaming de gran calidad.

Devolvé la pelicula, Reed.

Reed Hastings, fundador de Netflix, tuvo que pagar a la cadena de alquiler de videos  Bluckbuster una multa de 40 dólares por no devolver “Apollo 13″, quizás sabiendo que estaba solventando las exequias de un devaluado emporio del video-cassette y del DVD.  

netfkix blocksbusterHastings fue dueño de su propia cadena de alquiler de películas pero supo bajarse del barco a tiempo y fundar un servicio que hoy es líder en el mundo con casi 45 millones de suscriptores.  En los últimos tiempos ha mostrado su gran capacidad para desarrollar este rubro inédito, presentando en su pantalla producciones exclusivas y exitosas como ‘House of Cards’ u ‘Orange is the new black’ .

Otros estan queriendo comer del plato de Netflix como Cablevisión de Argentina, Televisa de México, Telefónica de España, Amazon, Apple,  HBO, Cinecanal, Movie City y Sony, entre muchos.   Saben que el entretenimiento pasa por las plataformas virtuales a la carta aunque falta un paso:  sumar los programación en vivo, las noticias y el deporte en un menú de programas para ver en el momento o después sin cambiar de servicio.

Algunos cobran poco y otros nada.  Sony está ofreciendo su plataforma gratuita Crackle con películas y series, sin el número y la calidad de Netlix. Pero todo depende de la banda ancha que tengamos y de los servidores que ofrecen estas películas, en un combo que debe ser perfecto para poder verla bien.

Recientemente el servicio on demand de HBO, HBO go, sufrió un deterioro de calidad cuando emitía el final de temporada de True Detective por el excesivo tráfico.  Un artículo de Fortune describe la situación:

Se considera que los contenidos de streaming –también llamados Over the Top u OTT por aquellos en la industria- tienen el potencial de irrumpir seriamente en el statu quo del negocio de la televisión por cable. Pero el reciente fracaso de HBO muestra que el drama no está limitado a lo que los espectadores están viendo en la pantalla. Incluso Netflix, que realizó una transición exitosa de un servicio de DVD por correo a ser un proveedor de streaming, ha tenido problemas para asegurar la calidad.

Muchos espectadores que esperaban un video tipo Blu-ray, o al menos DVD, reciben una imagen de resolución mucho más baja, especialmente durante las horas pico, donde la demanda es alta.

“Es un problema inherente al (contenido) OTT”, dijo Greg Ireland, gerente de investigación de mercados de consumo de programas de video de la firma de investigación IDC. “Si esperamos que el mercado OTT se desarrolle y reemplace a la televisión tradicional de paga, entonces la fiabilidad y la calidad se vuelven mucho más importantes”.

Netflix, que está produciendo programación original, como la serie galardonada y aclamada por la crítica House of Cards, recientemente llegó a un acuerdo con Comcast (N.R.  es el servicio de televisión p0r cable mas grande de EEUU)  para que sus suscriptores que utilizan el servicio de Comcast reciban una mejor calidad de imagen, en lugar que la imagen de menor calidad resultante del ancho de banda estrangulado. Netflix informó que las velocidades de los clientes de Comcast subieron 11% en febrero respecto al mes anterior, tras cuatro meses consecutivos de descensos.

DSC_0303En otras palabras, Netflix -la compañía de Internet vista como una rival de canales por cable tradicionales, como HBO y Showtime- debe pagar a la compañía de cable para garantizar la calidad de su servicio de streaming. Así, el destino del disruptor y del afectado quedan entrelazados.

“Los fundamentos económicos de esto son complicados”, dijo a Fortune Greg Scoblete, analista de decodificadores y OTT para Digital Tech Consulting. “Netflix ya paga a terceros por el ancho de banda; lo cual es la razón por la que han estado construyendo su propia red de distribución de contenidos para eludir estos cargos. Ellos no necesariamente tienen que pagarle más a un ISP (Proveedor de Servicios de Internet), pero sí tienen que pagar por el ancho de banda en una cierta medida”. Proveedores de OTT incluido Netflix se han vuelto más adeptos a gestionar el ancho de banda en su extremo, dijo Schoblete. Esto se logra a través de la compresión y del uso de las redes de distribución de contenidos que colocan sus bibliotecas de streaming más cerca de los usuarios finales. “De hecho, con la introducción del nuevo códec de video HEVC, que ofrece casi el doble de la compresión del actual codec AVC utilizado por los proveedores de OTT, serán capaces de exprimir aún más video de las atestadas tuberías”, dijo Schoblete. “Una vez que el hardware HEVC penetre el mercado, el ancho de banda debería ser menos problemático para el contenido de alta definición”.

El futuro es hoy.

Greg Ireland,  de IDC, no cree que  los contenidos streaming on demand (OTT) de Netflix y sus similares reemplacen al cable.

  “Existe la obsesión por ver que todo ocurre en blanco y negro, y ha habido esta idea de que el OTT dominaría y el cable desaparecería”, dijo Ireland. “En vez de eso, esto en gran medida es una evolución en tonos de grises. El OTT podría ser un reemplazo para una persona, debido a que 10 dólares al mes por Netflix es más barato que 80 dólares por cable. En otros casos, es complementario y podría proporcionar una forma excesiva de ver contenido, así que, se vuelve más complementario;  y claramente es así para aquellos que tienen una banda ancha rápida”.

Sin embargo, la piratería de películas y ahora las plataformas on demand estan afectando las suscripciones al cable, en especial de aquellos televidentes que quieren ver películas y series de calidad sin pagar de más.

Pagar más por más contenidos.

Internet no será tan democrática como parecía si triunfa la postura de pagar más si el usuario tiene acceso a películas, series o programas audiovisuales. Dichos contenidos ocupan un ancho de banda mayor que otros y los proveedores de internet quieren aprovechar el auge de esta modalidad de entretenimiento del siglo XXI.

Pagar por “tasa de transferencia” será un dolor en el bolsillo de los usuarios y el fin de la tarifa plana. Es condenar a los consumidores a un servicio medido cuyo control será extremadamente complejo, quedando el criterio a merced de los grandes proveedores de internet que multiplicaron su fortuna durante décadas por el servicio de cable (que hoy declina peligrosamente para sus intereses).

La gratuidad de los servicios de internet ya quedó en desuso con los medios gráficos o sitios de cine y TV que suscriben a sus usuarios. Ese negocio mueve millones y quienes transportan los datos no desean quedar afuera. Vienen vientos de cambio en la internet global. Lamentablemente lo bueno dura poco.

Clarín del 16 de mayo de 2014 cuenta la situación:

Es una pelea que se libra en la Justicia y en la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos, pero que afectará rápidamente los bolsillos de todos los usuarios de Internet del planeta. Ayer, la FCC inició un debate de cuatro meses con el objetivo de definir si acaba con el principio de “neutralidad” de Internet, la regla según la cual no importa qué tipos de contenidos circulen por la red, todos deben ser tratados igual.

Si la neutralidad pasa a mejor vida, se crearían dos autopistas, una normal (¿lenta?) y una muy veloz, por la cual se moverán los paquetes de datos que en la red se traducen en películas, juegos online y videoconferencias, entre miles de servicios que demandan cada vez mayor ancho de banda.

El modelo de pago de Internet que buscan imponer las nuevas reglas implica para los usuarios el final del pago de tarifas planas. Así, los proveedores de internet aplicarían un taxímetro a cada cliente que pagaría según lo que consume, en vez de costos fijos. Hoy se venden paquetes y todos pagan lo mismo, sin importar si el ancho de banda contratado se usa para leer simples mails o para ver todas las noches películas online de Netflix.

Por 3 votos a 2, y en medio de protestas a favor de una Internet neutral, la FCC dio un paso más para permitir que los grandes proveedores de Internet, como Comcast o Verizon, puedan cerrar acuerdos privados con los mayores proveedores de contenidos (YouTube, Netflix o Amazon) y así garantizarles Internet en alta velocidad.

Activistas en Washington contra "la tasa de transferencia" de internet. (Foto AFP del diario Clarín)
Activistas en Washington contra “la tasa de transferencia” de internet. (Foto AFP del diario Clarín)

Los que se oponen a este cambio argumentan que se dañará la posibilidad de acceder a servicios de Internet de buena calidad a los jugadores más pequeños, condenándolos a transitar por la “autopista digital lenta”. Mientras, desde las compañías que ofrecen acceso a Internet dicen que si no reparten los costos de inversiones multimillonarias para seguir aumentando el ancho de banda, no hay forma de darles a millones de clientes un servicio que les garantice ver películas sin cortes, jugar online con decenas de personas en distintos países, o realizar videoconferencias web en forma gratuita.

En Argentina, ante una consulta de Clarín, Netflix no quiso opinar sobre la decisión de la FCC y mantuvo la declaración que realizó hace semanas ante inversores: “Aumentaremos entre 1 y 2 dólares las tarifas solo para los nuevos clientes, no los actuales”, sin aclarar si ese aumento es por los mayores costos que ya paga por anchos de banda diferenciales.

Netflix cerró en Estados Unidos acuerdos con Comcast y Verizon para garantizarse mejores accesos a Internet, pero mientras tanto pelea con uñas y dientes por mantener la neutralidad en la red y ahorrarse así millones de dólares.

En Fibertel, ejecutivos del mayor nivel explicaron que la decisión de la FCC no hace otra cosa que ponerle letra a una situación que el mercado ya viene aplicando en la práctica: el cobro de tarifas diferenciadas. Además, explicaron que buscan formar a nivel local una mesa de discusión entre proveedores de Internet y generadores de contenidos para tratar la cuestión de la neutralidad.

En el Senado, al mismo tiempo, hay 4 anteproyectos de ley que buscan de una u otra forma regular el mercado de Internet y mantener la política de la neutralidad. Telecom, Telefónica y Google declinaron responder las consultas de Clarín.

Las asociaciones de defensa de los consumidores están alineadas con YouTube, Netflix, Amazon y los grandes medios de comunicación, porque dan por descontado que el mayor costo del ancho de banda para ver cine online, videos en HD, juegos interactivos, se trasladarán inmediatamente a las tarifas.

 

 Claudio Scabuzzo
@laterminalblog 

 

 

http://www.cnnexpansion.com/negocios/2014/03/14/tv-por-internet-crece-pero-hay-limites

http://www.clarin.com/sociedad/Internet-buscan-paguen-videos-peliculas_0_1139286153.html

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s