La peste más temida.


Ebola-Outbreak-Spreads-Bella-Naija8
En una de las regiones más pobres del planeta, la triple frontera entre Guinea, Liberia y Sierra Leona, en África occidental, se desató el ébola y sin pausa avanza sobre una población desprotegida. Más de un millar de muertos hasta el momento en que escribo este artículo y no está siendo controlada. El mundo teme que atraviese continentes sin que existan oficialmente vacunas que impidan su propagación.

ebola-poster-visual-scienceEl ébola, virus del Ébola o fiebre hemorrágica del Ébola recibe su denominación del  río congolés del mismo nombre,  donde fue identificado en 1976 durante una epidemia con alta mortalidad (murieron el 92% de los afectados). Es una enfermedad infecciosa, altamente contagiosa y muy grave que comparten seres humanos con otras especies de mamíferos, como chimpancés, gorilas, murciélagos, monos, antílopes y puercoespines. Su mortalidad puede llegar al 90%, es decir que solo 10 de cada 100 pueden sobrevivir a su ataque.

Solo basta tomar contacto directo con un enfermo para ser contagiado porque se transmite  con líquidos corporales infectados, ya sea sangre, saliva, sudor, orina o vómitos, de animales o humanos, vivos o fallecidos.

En África la inhumación de cadáveres se celebra en ceremonias donde se entra en contacto con el muerto, así que el contagio no tiene barreras. Los hombres pueden seguir transmitiendo el virus por el semen hasta siete semanas después de la recuperación clínica.  Su peligrosidad no solo está en lo fácil de contagiarse sino, además, en su perseverancia a no desaparecer: puede sobrevivir en el material líquido o seco durante varios días.

Un virus mortal.

ebolqaimagesQ3E4126FDesde su primera detección, en 1976, fueron miles los muertos, siendo los más numerosos los de ese año en Zaire (ex República Democrática del Congo)  con 280 fallecidos que se repitió allí en 1995 matando a 245 personas. Luego en 2000 la epidemia avanzó en Uganda afectando letalmente a 224 personas y en 2007  otra vez en el Congo para matar a 187 afectados. Casi cada año focos menores aparecieron en esa región de África, demostrando que es imposible erradicarla y ahora atravesó el continente para amenazar al mundo. Se calcula que el foco de este año, 2014, ya se llevó la vida de más de 1.000 infectados.

No hay vacunas contra el ébola, ni para humanos ni animales infectados. Se están probando varias pero ninguna tiene uso clínico. No hay tratamientos específicos para los enfermos, son rehidratados y se prueban, sin resultados contundentes, distintas alternativas farmacológicas.

Para esta epidemia y por el temor a una propagación mundial, el Comité de Ética de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de tratamientos no homologados para luchar contra el ébola, lo que significa el uso experimental de diversas alternativas sobre los propios afectados. Una práctica discutible.

“Ante las circunstancias de la epidemia y bajo reserva de ciertas condiciones, el comité concluyó que es ético ofrecer tratamientos -cuya eficacia no ha sido aún demostrada, así como los efectos secundarios- como potencial tratamiento o de carácter preventivo”, explicó la OMS.

Por ahora, no hay ninguna cura ni vacuna contra el ébola, epidemia por la que la OMS ha decretado una emergencia de salud pública mundial. Pero el uso del medicamento experimental ZMapp en dos estadounidenses y un sacerdote español infectados con el virus mientras trabajaban en África ha abierto un intenso debate ético.

Sobre la manera en que el virus se propaga, la Organización Mundial de la Salud indica:

Liberia-has-confirmed-the-first-two-cases-of-Ebola-after-spreading-from-neighboring-GuineaLa transmisión del virus del Ebola de persona a persona se asocia principalmente al contacto directo o indirecto con sangre o líquidos corporales. Se han notificado casos de transmisión al personal sanitario en situaciones en las que no se habían adoptado medidas apropiadas de control de la infección.

No siempre es posible identificar precozmente a los pacientes con Ebola porque los síntomas iniciales pueden ser inespecíficos. Por este motivo, es importante que los profesionales sanitarios observen en todo momento y todos los centros las precauciones habituales en todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico. Entre ellas se encuentran la higiene básica de las manos, la higiene respiratoria, el uso de equipos de protección personal (en función del riesgo de salpicaduras u otras formas de contacto con materiales infectados) y prácticas de inyección e inhumación seguras.

Los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes con infección presunta o confirmada por el virus del Ebola deben aplicar, además de las precauciones generales, otras medidas de control de las infecciones para evitar cualquier exposición a la sangre o líquidos corporales del paciente y el contacto directo sin protección con el entorno posiblemente contaminado. Cuand tengan contacto estrecho (menos de 1 metro) con pacientes con Ebola, los profesionales sanitarios deben protegerse la cara (con máscara o mascarilla médica y gafas) y usar bata limpia, aunque no estéril, de mangas largas y guantes (estériles para algunos procedimientos)

Quienes trabajan en el laboratorio también corren riesgo. Las muestras tomadas a efectos de diagnóstico de personas o animales con infección presunta o confirmada por el virus del Ebola deben ser manipuladas por personal especializado y procesarse en laboratorios adecuadamente equipados.

Una enfermedad que es un arma.

Los síntomas son variables pues dependen de cada persona y cada situación; al comienzo suele ser, generalmente, súbito y caracterizado por fiebre alta, postración, mialgia o dolor muscular severo, artralgias, dolor abdominal y cefalea.

En un lapso de una semana, aparece en todo el cuerpo una erupción, frecuentemente hemorrágica. Las hemorragias se presentan generalmente desde el tubo gastrointestinal, haciendo que el infectado sangre tanto por la boca como por el recto. La tasa de mortalidad es alta, alcanzando el 90%[6] y los pacientes generalmente mueren por shock hipovolémico por la pérdida de sangre.

ebolaEl virus del ébola está clasificado como un agente de bioseguridad de nivel 4, así como de Categoría A como agente de bioterrorismo por los centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Este virus que ataca sin remordimientos tiene el potencial de servir como arma para su uso en la guerra biológica, sin cae en las manos de una nación o facción genocida (Ver Pandemias modernas y la sospecha de terrorismo bactereológico). Las teorías conspirativas le darán el origen a potencias militares y abrirán el debate a la pseudociencia, pero olvidarán que estos casos echan raíces en poblaciones donde las condiciones de vida son, a veces, infrahumanas. Allí los centros asistenciales no tienen guantes ni medicinas, los gobernantes enriquecidos y corruptos han evitado hacer cloacas y redes de agua potable,  y el trabajo brutal en las corporaciones multinacionales es inadmisible en sus países de origen.

El continente negro, donde habría nacido la raza humana, fue saqueado y empobrecido por el mundo desarrollado. Ya hemos hablado de África y sus injusticias (Ver África, sequía y muerte), y el ébola no hace otra cosa que revelar las condiciones de vida que no deberían existir, ni allí ni en ninguna parte.

 

Claudio Scabuzzo
@laterminalblog

 

Algunas fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89bola_(virus)
http://www.lanacion.com.ar/1717616-descifrando-el-ebola-el-origen-del-brote-un-chico-de-2-anos
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs103/es/
Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s