La nueva era de los relojes inteligentes.


relojes 0
Un invento maravilloso que nos acompaña hace 8 siglos se reconvierte profundamente y deja su ingenio mecánico por la interactividad. El reloj mecánico migró de las altas torres de los palacios e iglesias a la muñeca de aquellos que valoraban el tiempo. Su evolución fue el resultado del avance del conocimiento humano en búsqueda de la precisión y portabilidad. Sus fabricantes mejoraron las máquinas, las hicieron más pequeñas, crearon aleaciones, sumaron electrónica y  digitalizaron sus funciones. Las marcas tradicionales, junto a otras, se ocuparon del rubro y enfrentaron las distintas olas de las modas que lo fueron relegando.  Pero nuevos productos se cuelan en las muñecas para revivir una costumbre, con otros protagonistas.

Ya en el año 1904, el aviador Alberto Santos-Dumont preguntaba a su amigo francés relojero llamado Louis Cartier para que le diseñara y construyera un reloj útil durante sus vuelos. El reloj de pulsera ya había sido inventado por Patek Philippe en el año 1868 como un “reloj de pulsera femenino”, diseñado más como un objeto de joyería. Como el reloj de bolsillo era muy poco práctico para la aviación, Louis Cartier creó a Santos un reloj de pulsera, el primer reloj de pulsera diseñado para ser de uso práctico.Uno de los hitos históricos de los relojes de pulsera ocurrió cuando el Omega Speedmaster Professional fue elegido por la NASA como el cronógrafo para los astronautas del Programa Apolo. ( Historia de la Relojería, Wikipedia)

Los relojes rodearon nuestras historias familiares y eran admirados, respetados, cuidados y mantenidos para que jamás dejen de cumplir su función primoridal. Su ingenioso mecanismo necesitaba un profesional para ser reparado, y así y todo, con el avance de la tecnología siguen maravillando.

relojes  1Algunas de estas máquinas increíbles son símbolo de status emparentado con las joyas más onerosas. Otros,  de valores más modestos, cumplen su función con igual perfección y sus propietarios sucumbieron a su gran fidelidad y confianza. Los relojes mecánicos marcaron los tiempos de la ciencia, la técnica, el transporte y el trabajo durante décadas. Casi todos debían tener uno, era el regalo más sentido o la herencia más esperada. Pero los tiempos cambian.

A fines del 70 la industria china inundó el mundo de relojes baratos, incomodando a las marcas tradicionales de Suiza y Japón. No eran tan confiables y duraderos, pero nacía el reloj de descarte, vistoso pero inútil.  Igual todos llevaban un reloj personal, no había otro modo de saber el tiempo al instante. Faltaba poco para que el gadget más demandado de la humanidad transformara el hábito de comunicarnos y de informarnos sobre todo, incluso, sobre la hora.

La revolución móvil. 

La introducción de la telefonía móvil y sus dispositivos multifunción, alteró costumbres y eliminó lo innecesario. En la década del 80 el reloj del móvil portátil y su función despertador redujo las ventas de los relojes despertadores de mesa. La gente comenzó a despertarse con el móvil y faltaba muy poco para que abandonaran su reloj pulsera y solo contemplaran el tiempo en la pantalla del teléfono.

relojes  2El regalo preferido de los padres a sus hijos ya no sería un lindo reloj pulsera. Los jóvenes dejaron de valorarlo, con excepción de algunos que lo adoptaban como accesorio de moda. Su función principal ya no era exclusiva. Las estadísticas indican que el 60% de los jóvenes de entre 18 y 36 años ven la hora en su teléfono celular. Ya no llevan un reloj pulsera.

La integración de relojes digitales o analógicos en cocinas, hornos a microondas, equipos de televisión y de audio, canceló el anhelo de colgar un reloj en la pared.

El auge de los smartphones ( gran parte de la culpa la tuvo el lanzamiento del iPhone en 2007) aceleraba todavía más la sensación de que el reloj, quedaba relegado a un mero complemento de nuestra vestimenta. El origen práctico del reloj (ver la hora) disminuía a la misma velocidad que proliferaban los gadgets en los que visualizarla ( teléfonos, tabletas, reproductores de música…). No olvidemos también como las ventas provenientes del “efecto regalo” menguaban notablemente por este auge tecnológico. No recuerdo exactamente el porcentaje, pero la finalidad de un gran número de personas que compran un reloj, es hacer un regalo. Hoy en día, la posibilidad de que ante un regalo pendiente, uno se decante por la del reloj, sigue ahí sí, pero el abanico de productos con los que compite es mucho mayor ( volvemos a lo de los teléfonos, reproductores de música…). Haced una prueba, preguntadle a alguien que tenga entre 25 y 40 años, qué le regalaron para su comunión (veréis el porcentaje que menciona el reloj) y haced lo mismo con alguien que tenga entre 14 y 20. Las ventas que las marcas tradicionales de la relojería han perdido con acontecimientos como ése, son dramáticas; y lo peor es que son ventas difícilmente recuperables mediante otros canales. (Jesús Oliver Ferrer, Socio/Director en Wow Time Media, Consultor de Marketing y Profesor en ESIC)

Glamour y riqueza en la muñeca.

El vertiginoso avance de la técnica fue relegando al reloj tradicional. Las marcas que transmiten prestigio siguen con su negocio pero acotando su mercado a los adinerados.  Como artículo de lujo todavía tiene un público que demanda relojes tradicionales, mecánicos, artesanales y exclusivos, aunque en muchos países se atesoren y no puedan usarse debido a los robos.

La industria de los relojes de lujo exporta desde Suiza más de 3.200 millones de dólares cada año, pero ha crecido muy poco año a año.

Las ventas masivas de relojes de costo medio ya desapareció hace tiempo y las relojerías, con sus relojeros especializados, quedan reducidas a unas pocas.

En mi ciudad, Rosario, la calle Maipú a lo largo de seis cuadras, estaba atestada de relojerías y joyerías, que ofrecían novedades y reparaciones. Hoy quedan unas pocas vendiendo baratijas o comprando oro.

Hace unos años muchos pensaban que la moda del reloj pulsera estaba acabada, reducida a relojes clásicos mecánicos de gran lujo para el jet-set, pero los gigantes tecnológicos tenían reservada una sorpresa.

El reloj inteligente.

relojes  5La historia que hoy nos ocupa no comenzó ayer, sino mucho antes.  En 1972 Hamilton Watch Company desarrolló el primer reloj digital con la marca Pulsar. Adquirida la marca por Seiko un reloj Pulsar podía almacenar 24 caracteres en 1982.  Tanto Seiko como Casio, ambas de Japón, comenzaron a integrar la informática a los relojes y ampliaron su funciones a agenda de datos y calculadora, además de cronógrafos múltiples.

En el año 2000, la norteamericana IBM presentó un prototipo que funcionaba con el sistema operativo Linux y en colaboración con Citizen Watch desarrollaron un WatchPad, pero nunca salió a la venta.

relojes 7En la década siguiente las cosas iban a cambiar. Sony presenta un reloj que ofrecía controles remotos para un Smartphone y en 2013 la coreana Samsung lanza su propio modelo que se integra al sistema operativo Android.  Finalmente Apple anuncia su propio reloj, que funcionará junto a sus Iphone, dando una vuelta de tuerta a un nuevo dispositivo que promete causar sensación.

Otras compañías están desarrollando relojes inteligentes, algunos sin la necesidad de estar enlazados a un móvil.

Solo dos firmas dedicadas a la fabricación de relojes tradicionales están involucradas en el nuevo negocio: Seiko y Timex. El resto son todas industrias tecnológicas vinculadas a la informática y la comunicación inalámbrica, quienes se apoderan de las muñecas que antes monopolizaba el reloj mecánico de fabricación suiza o japonesa.

El año 2015 será el del auge del reloj inteligente. Se esperan vender millones y facturar miles de millones de dólares. La interconexión del hombre con sus cosas, y de las cosas con otras cosas, no se detiene.

Claudio Scabuzzo
@laterminalblog
Algunas fuentes consultadas:
http://www.jesusoliver.es/blog/los-relojes-inteligentes-una-nueva-amenaza-para-la-relojeria-tradicional
http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_relojer%C3%ADa
http://elcomercio.pe/tecnologia/gadgets/que-relojeros-suizos-no-le-temen-al-apple-watch-noticia-1755975
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. anderone76 dice:

    Yo seguiré llevando mi reloj de pulsera, siento que es un complemento primordial, no por saber que hora es sino porque siento que es parte de mi. Me gusto mucho el artículo.

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s