Construir y destruir.


peronismo 1

Disculpe si hiero susceptibilidades. No me acompaña ninguna pasión más que el interés en describir lo que viví en este tiempo y lo que vivo en la actualidad. Los dirigentes que predominaron en los últimos 70 años fueron parte de un movimiento político confuso que nos mostró el cielo y el infierno. Ellos pudieron cambiar la historia para desarrollarnos, pero nos envolvieron con mitos y mentiras. Su actitud irresponsable y egoísta nos llevó a esta realidad. La corrupción a la miseria. Se niegan a la autocrítica y a reconocer que su esencia ya no existe.

Cuando nací todavía detonaban los enfrentamientos cívico-militares surgidos del golpe al gobierno de Juan Perón en 1955, sucedido 8 años antes. En realidad el general devenido en “tirano prófugo” gravitaría muchos años más separando las aguas del país.

peronismo illiaAbría mis ojos en el Sanatorio Plaza pero no estaba solo: Éramos dos iguales, para la atracción turística de los presentes y la alegría del presupuesto familiar. Pisábamos los primeros años de la década del 60, revolucionaria y contestataria, pero la Argentina vivía empañada del pasado y mirando con recelo los movimientos sociales del mundo. Éramos y no éramos.

Octubre 31. Hacía pocos días gobernaba el país un presidente radical, Arturo Humberto Illia, tras otra convulsionada etapa de la historia argentina. Sucedió a José María Guido, titular del Senado colocado como máxima autoridad por una junta militar que derrocó al presidente radical intransigente Arturo Frondizi, el año anterior. Los militares seguían guiando la nación, desde los balcones o en bambalinas, elegidos o no, desde hacía 33 años.

Guido era un títere. Su función fue deslegitimar un resultado electoral opuesto a la cúpula militar. En las elecciones de 1962 había triunfado el peronismo rehabilitado por el propio Frondizi, pero manteniendo la prohibición de presentarse como candidato a su máximo líder, exiliado, cuyo retorno no le era permitido. Sin embargo los votantes, impulsados por su pasión y la estructura de Perón que sobrevivía, querían volver al pasado. El partido justicialista había ganado en 10 de las 14 provincias y aceleró el golpe de los antiperonistas. Cae el gobierno de Frondizi y asume José María Guido que se había comprometido a anular esas elecciones y a obedecer las medidas políticas de los militares, liderados por el General Raúl Poggi.

tapa diariaDurante esa época la realidad política estaba alterada por un fuerte enfrentamiento entre sectores militares opuestos frente al peronismo derrocado en la Revolución del 55. Identificados como azules y colorados, uno y otro luchaban por el poder. Los azules querían “normalizar” el país con la participación del peronismo proscripto y combatir a la extrema izquierda, de la cual el peronismo no comulgaba. Los colorados, en cambio, miraban al partido de Perón con una óptica deformada y lo consideraban tan aberrante como el comunismo. Lo querían arrancar de raíz para siempre. Tolerantes e intolerantes, ambas facciones deseaban ser el camino para guiar la nación y tenerla bajo su control. Después de todo Juan Perón era militar, había llevado su impronta castrense a la presidencia por el camino legal, después de haber sido parte del gobierno de facto que derrocó al conservador Ramón Castillo en 1943 y vicepresidente en 1944. Después de la irrupción del General Uriburu en 1930 pisoteando el gobierno de Hipólito Yrigoyen, los militares comenzaron una metamorfosis para transformarse en otro partido político argentino, digitando los períodos políticos y participando de las decisiones con dureza.

Perón, eje de la historia.

peronJuan Domingo Perón era uno de ellos pero altamente profesional y con enormes habilidades políticas. Como parte del gobierno de facto tomó contacto con los movimientos obreros, en especial la poderosa Unión Ferroviaria, y se nutrió de las leyes laborales que demandaban desde hace años. Estableció una alianza con ellos, dimensionó el Ministerio de Trabajo y se montó en la plataforma de los sindicatos para proyectarse políticamente. Las normas laborales que cambiaron la realidad del trabajo en Argentina surgieron en esa época, durante ese período no democrático. También nació la figura del Coronel Perón como un referente ineludible del futuro nacional, pese al creciente número de enemigos que veían en su figura popular un peligro para los miembros de las clases más acomodadas que no toleraban el surgimiento de los desposeídos, a los que decía representar.

Peronismo y antiperonismo ya estaban gestados antes de que el Coronel llegara por el voto a la presidencia. La enorme presión de Estados Unidos y Gran Bretaña, acompañado de los sectores conservadores y terratenientes, llevaron al gobierno de facto que protegía a Perón a una situación límite. Su renuncia, su detención y una movilización popular multitudinaria en su apoyo (el 17 de octubre de 1945) fueron los ingredientes que agigantaron al mito. En 1946 obtiene el 56% de los votos y comienza un ciclo político signado por su figura y la de su esposa, Eva Duarte.

La influencia de las potencias y sus directrices han sido un factor que tenemos que tener en cuenta en esta historia, pero todos los sectores políticos han sido permeables, a veces abandonando su personalidad para adoptar la foránea. La guerra fría de occidente contra el comunismo estableció enemigos globales y los países debían alinearse. El mundo tenía sus reglas. Perón fue una figura ambigua en ese sentido porque actuó sin premeditación.

peron Eva-and-Juan-Peron-eva-peron-evita-32257964-605-425El primer y segundo gobierno peronista tuvo su eje en la nacionalización de los recursos y el transporte, la industrialización estatal, la educación, la salud pública y una política obrera revolucionaria. Eva Perón ocupó un lugar fundamental en su construcción política y en la identidad de su movimiento con los sectores oprimidos. Era un sistema verticalista y ególatra. La época no tuvo el mismo brillo para todos: Hubo demagogia, presos políticos, persecuciones, torturas, control de la prensa, censura y una actitud propagandística y de clientelismo que indignó a muchos, pero que otros no le daban importancia.

peronismo Jose_Lopez_Rega_junto_Peron_esposa_Maria_EstelaSeparado del poder por una secuencia de democracias truncadas y militares golpistas, su tercera presidencia fue caótica. En 1973 retorna, enfermo, para morir dos años después, heredando su poder el sector de ultraderecha que lo acompañaba, con su segunda esposa como Presidenta.

Aparece la cara más sangrienta del peronismo que aplicó los peores métodos de sus enemigos. No volvió en paz.

Perón fue, en períodos, un gran transformador de la Argentina, pero priorizó a esa mitad del país que lo acompañaba con lealtad y fanatismo. La otra mitad que ponía en evidencia sus excesos no merecían respeto. No había un discurso de paz ni de unión, solo intereses sectoriales que respondían a una doctrina difusa que permitió que abrazara los extremos políticos, tan disímiles y peligrosos. Con su protección nació la lucha armada como forma de debilitar el poder de turno, que se extendió a su última presidencia y la de Isabelita.

peronismo isabel-y-lopez-regaLas armas que debían protegernos aparecieron en manos de jóvenes civiles llenos de ideales, algunos respondiendo a Perón y otros a mesiánicos dirigentes que buscaron el apoyo popular, pero solo encontraron el miedo. Su segunda esposa, Isabelita( María Estela Martínez de Perón), con su secretario, López Rega, arrastraron al país al abismo porque alentaron la persecución y los asesinatos, mientras sumían a la población al desabastecimiento de alimentos y la hiperinflación.

Tenía 12 años y el miedo me rodeaba. Militares se alzaron con el poder en 1976 y machacaron toda esperanza de paz y recuperación, tras un período de convulsiones económicas y sociales sin precedentes. Con respaldo civil, y de dirigentes peronistas, hasta una guerra innecesaria recibió el apoyo popular. Los gobernantes de facto con su partido militar continuaron con la lucha contra el terrorismo que ya se había iniciado en el gobierno isabelista, pero ampliaron sus enemigos. La sangre no dejó de brotar. En 1983 vuelve la democracia pero no el peronismo.

Menem y Kirchner, dos caras de la misma moneda.

peronismo menemismoTransitaba mis 25 años y el país respiraba una democracia condicionada por sectores políticos y militares que no querían perder sus privilegios.

El radical Raúl Alfonsín tuvo que abandonar su cargo empujado por una crisis social que culminó en saqueos de alimentos, organizados por grupos peronistas y de izquierda. En 1989 nace la década menemista.

Carlos Menem caracterizó su gobierno por su liberalismo. Desde 1989 a 1999 el peronismo mostró su lado más corrupto y su entrega total a los especuladores financieros internacionales. Se privatizaron casi todas las empresas nacionales y el sistema previsional y se estableció la paridad del dólar con el peso, mientras la deuda externa crecía sin parar. Reformó la constitución en el ’94 para ser reelecto, se vendieron armas argentinas al mercado negro y se produjeron dos atentados a edificios judíos que todavía están sin condenas. Pese a todo el aparato peronista no dejó de respaldarlo y garantizarle impunidad.

Tras una pausa de 4 años, en donde gobernó una alianza que incluía sectores peronistas disidentes y que sumergió al país en otra crisis, referentes del General se hacen cargo de la situación a fines de 2001 y se suceden Ramón Puerta, Adolfo Rodriguez Saa, Eduardo Camaño y Eduardo Duhalde, que en 2003 entrega el poder a Néstor Kirchner.

Habían pasado 40 años de mi vida y ya había sido testigo de innumerables crisis que vaciaron los bolsillos de mis allegados, que liquidaron sus esfuerzos. La gente había pedido “que se vayan todos” pero estaban de vuelta.

Néstor y luego su esposa, Cristina Fernández, mantienen el poder desde entonces marcando sus diferencias con otros gobiernos peronistas en especial en su antiliberalismo y su defensa a los derechos humanos, aunque sesgada. Parte del poder estaba en manos de esa juventud idealista, hoy madura, que empuñó armas en el 70, cuya autocrítica fue el silencio y su condena el olvido.

El kirchnerismo comparte sus símbolos con el partido justicialista histórico, la nacionalización de empresas, el control directo o indirecto de la prensa y el clientelismo político como herramienta de acaparar electores. Si bien busca una identidad propia, no abandona el uso de la mística del partido que le dio su fundamento.

peronismo nestor_y_cristina_peron_y_evita_El país creció “a tasas chinas”, pero no logró superar las dificultades. La producción record agropecuaria se enfrentó a los deseos del estado de aumentar su recaudación provocando una crisis que afectó a las economías regionales. Por otra parte la inflación hizo estragos y la industrialización resultó afectada por disposiciones originadas en la política económica errática. Los buenos resultados quedaron opacados y limitados en el tiempo. La corrupción también se hizo evidente. El reparto equitativo de la riqueza es un buen slogan.

Otro hecho incomprensible fue la muerte del fiscal Alberto Nisman, que impulsó una denuncia contra la presidenta pero que apareció muerto el día anterior a ser presentada. La justicia, hace tiempo, dejó de ser un poder independiente.

El peronismo siempre vuelve.

Toda esta crónica somera representa un pequeño cuadro en la película de la historia nacional que se congeló en el tiempo. Nací en democracia, se sucedieron 21 presidentes en casi 52 años. Siete de ellos fueron golpistas acompañados por sectores políticos y gremiales ( Ongania, Levingston, Lanusse, Videla, Viola, Galtieri y Bignone). Asumieron su poder por ese enfrentamiento natural al peronismo, al no poder conciliar su existencia y arraigo pero con aspiraciones políticas de perdurar y establecer sus criterios de segregación y nacionalismo. Algunos envidiaron la popularidad de Perón que supo llevar el uniforme a las urnas y lo imitaron mal.

peronismo crisEn mi vida, más allá de esos períodos de ausencia democrática, fui gobernado por 11 presidentes peronistas, (Cámpora, Lastiri, Perón, Isabel Perón, Menem, Puerta, Rodriguez Saa, Camaño, Duhalde, Néstor y Cristina Kirchner) y solo tres presidentes no peronistas (Illia, Alfonsín y De la Rua). Siendo más acotados en el tiempo, de los últimos 32 años, 24 fueron gobiernos que se reflejaron en Juan Perón y Eva Perón.

Pese a ello el peronismo no logró un desarrollo pleno de la nación, más allá de los discursos. Solo esporádicos momentos de prosperidad. Durante sus gobiernos la violencia política arrastró a la muerte a muchos, propios y ajenos. Los descamisados siguieron descamisados, lejos de la prosperidad del primer mundo, al margen de lo ostentación de sus líderes. Lo emotivo predominó en sus seguidores, más allá de un análisis racional sobre los dirigentes que seguían.

Construir y destruir.

Alguna vez el peronismo contribuyó a una vivienda digna para los trabajadores, pero luego el techo siguió siendo un lujo y la precariedad de los barrios pobres creció sin control. Los gremios que acompañaron a Perón en sus inicios aprendieron del poder y corrupción que la ciega lealtad y el fanatismo provocan. Fueron la caja del partido, a costa de los trabajadores. En los gremios los justicialistas lograron perpetuarse casi sin inmutarse ante los golpes de estado. Hoy representan un movimiento político que sabe negociar y acatar las peores medidas contra sus trabajadores, mientras el empleo fluctúa en detrimento de muchos que no logran cubrir sus necesidades.

pobreza-pibesLa miseria es estadística dibujada por el estado y una escenografía decadente en el interior profundo. No es más que el síntoma de destrucción de las economías regionales y de gobiernos que creen que ellos son los únicos empleadores posibles. Como todo es político, los empleados públicos suman más que los privados.

Los desarreglos económicos hicieron estragos que se prolongaron en el tiempo y el estado buscó mantener el poder con dádivas a los necesitados a cambio de su respaldo electoral. Todavía hay maniobras y picardías para obtener el voto, dudosos métodos que destiñen la democracia. Con cada elección vuelve el dinero a comprar votos, los ómnibus para acarrearlos y las amenazas.

El peronismo parece ser la dicotomía de construir y demoler al mismo tiempo.

peron trabajadoresSi hubo un soñado “estado de bienestar”, hoy se traslada a clases dirigentes adineradas cuyos excesos ponen el riesgo a la nación entera, pero nadie se anima a cambiar la historia con más honestidad. El reparto equitativo de la riqueza queda desmerecido en esas clases acomodadas surgidas de la política, que se llenan la boca hablando del pueblo pero viven en mansiones. Patrones de estancia que acarrean votantes para que él, su familia y amigos sigan usufructuando del estado.

La justicia no está ajena a las necesidades del poder y queda trunca frente al desafío de aplicar las leyes. El peronismo no acepta la independencia de los poderes, porque cree que son un único poder.

La educación, un pilar del crecimiento, muestra sus falencias en los jóvenes que naturalizan la violencia, la droga y el desinterés en transformar su realidad. Los índices de calidad educativa son desastrosos, pero nadie se hace cargo.

Subsidiados sus padres marginales, los jóvenes son abandonados por ellos y por el estado. Es una cuestión cultural que tardará años en revertirse, fruto del clientelismo político y en la protección de todo lo inadmisible.

La política de la tumba.

eva peronEsta clase política que adorna sus tarimas con retratos de los muertos solo pretenden confundirnos, como un hábil prestidigitador callejero. El ritual del bombo y los cantos futboleros no sirvieron para que sus políticas transformadoras se prolongaran en el tiempo. El estado nos devolvió muy poco de todo lo que le hemos dado. La República no fue respetada.

A veces parece que no nos gobierna una realidad sino una ilusión, que no duda en generar mayores divisiones para llegar a la nada.

Las alternativas políticas son confusas porque necesitan vestirse como peronistas para simular ser parte de la mayoría, como si no hubiese otro camino de llegar al poder. Aquellas que tímidamente aparecen para señalar lo que no debería seguir pasando son aplastadas por la maquinaria política peronista alimentada con el dinero público a través de procedimientos legales e ilegales. No hay autocrítica ni la habrá, ni cuestionamientos a los líderes impunes.

libro de lectura peronEl peronismo ha gobernado desde la soberbia y el atropello, “y a quien no le guste que se vaya“. Nada más claro que ver como su impronta violenta neutralizó cualquier debate sobre sus figuras, sobre sus contradicciones ideológicas y tendencias diversas que parecen semejarse a la bipolaridad humana. Ha transformado a sus dirigentes en intocables, elevados a una dimensión sobrehumana, aprovechando la inocencia y la ignorancia. Nada más patético.

Se que me morderán el cuello por escribir todo esto. Tendré apodos que surgieron en el peronismo para marcar a los que piensan distinto. Los insultos vendrán de algunos que viven del estado, que prefiere decir “roban pero hacen” a pensar que ciertas cosas no deberíamos tolerarlas. Yo veo al país que no logra emerger, a la miseria y la ignorancia atrapadas en un entorno narco-criminal aliado a la política, a leyes que se aplican a discreción y a privilegios impensados. Han predominado gobiernos peronistas y la democraciarompecabezas_cfk_jpg_1305449671 resultó manipulada por dirigentes deshonestos.

Al igual que el célebre narcopopulista colombiano Pablo Escobar, muchos dirigentes peronistas buscan tener una relación patrón-clientela con el electorado, con la idea de crear una base leal para proyectarse en sus cargos y blanquear un proceder fraudulento y corrupto. A cambio de un apoyo incondicional satisfacen algunas necesidades, reemplazando al propio estado en esa función. En su nombre acercan una ayuda social surgida de fondos públicos o dudosos. Nada más detestable: usan a gente necesitada para un fin personal y crean la sensación de que son los únicos que pueden darle solución a sus problemas.

Otras agrupaciones políticas han hecho uso de estos mecanismos perversos para ganar el favor popular, pero es el peronismo quién desarrolló este sistema sorprendente y efectivo, que ha perdurado hasta el presente.

cristina_kirchner_estatiza_ypf0Algunos verán estas prácticas como “picardías” políticas, pero son mucho más que eso. Representan un acto que acota la libertad de pensamiento y un condicionamiento a las necesidades del gobernante. Así fue y así es. La pobreza no ha disminuido pese a ello lo que demuestra que se necesita una plataforma social marginal para que se desarrolle cierta política.

La precariedad institucional permite que todo esto suceda sin que nadie se sienta aludido. Ese mismo marco crea la cultura de la ilegalidad y permite el desarrollo de todo tipo de delitos, desde el narcotráfico a la trata de mujeres, desde el mercado negro de objetos robados al gatillo fácil. Nada es gratuito. Lo que hoy nos espanta fue construido en muchos años de irresponsabilidad del peronismo y sus allegados.

El movimiento político más importante del siglo XX llevó al país a la gloria y al fracaso en sucesivos momentos. Pero jamás reconocerán sus torpezas.

Claudio Scabuzzo

@laterminalblog

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. radiopasillo dice:

    cómo le duele al progre y a la izquierda piscobolche de clase media el peronismo… ni siquiera se dan cuenta que, de no mediar el movimiento de masas lejos estarían de escribir blogs, porque hubieran vivido todo este tiempo en los conventillos de siempre que los buenos conserva-liberales les habian “acomodado”.
    Ha!, rosario sería una chacrita agropastoril de 500.000 habitantes y el producto mas evolucionado que produciría sería la cerveza;
    No hay nada más ingrato que la clase media acomodada que la va de intelectual, es indudable…

    Me gusta

  2. Un cipayo dice:

    Excelente artículo. Sólo quisiera añadir unas cosillas que creo han quedado en el tintero y vale la pena mencionar:
    1. La ductilidad del peronismo para amoldarse -en cada una de sus encarnaciones históricas- a la tendencia política de un caudillo y lograr un mayor apoyo político y consiguiente caudal de votos. Así fue que en una época se “fagocitó” a la UCD y en otra a varias agrupaciones de izquierda. Esto, que parece delirante, ya fue predicho en el conocido chiste donde el General le dice a su chofer: ponga el giro a la izquierda pero doble a la derecha.
    2. Las vergonzosas prácticas en pos de asegurar el triunfo electoral -que no son invento del peronismo pero que ha sabido utilizar de manera ejemplar- se han extendido actualmente a otras agrupaciones políticas que, creo, si no las aplican en mayor profundidad es sólo porque les resulta difícil al no ser el partido gobernante (y no tener acceso a ciertos recursos monetarios y legales), pero no por falta de (mala) intención.
    3. La cereza del postre: Ante la efectividad del peronismo -últimamente en las urnas más que en el progreso general y la buena administración- el resto de las agrupaciones políticas, guiadas por sus mentalmente acotados líderes, no han tenido mejor idea de “adaptar” sus ideologías para que no parezcan a los ojos del votante tan apartadas del llamado “modelo” (o encarnación actual del peronismo). Hubo uno que escribió: “…y el mundo será Tlön.”; podríamos parafrasearlo y decir: “…y el mundo será Peronismo”, en este mal sentido que acabo de mencionar.
    —-
    Como nación, quizás no nos merecemos nada mejor. Estamos en el horno.

    Me gusta

    1. Hay un término que recordé después de escribir el artículo: Peronizar. El verbo describe la adaptación de otros sectores políticos al estilo peronista, con la única intención de acceder al poder y repetir los métodos. Gracias por participar.

      Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s