45,40 y 10


ballotage 1
El sistema electoral argentino no es profundamente comprendido por la población. Falta educación, un mayor respeto de las normas establecidas para que cada uno incorpore el sistema en el que vive y reglas claras. Sucesivas modificaciones han producido una confusión en los ciudadanos que se someten a los comicios con voluntad de entender lo que se dispone por ley, pero en muchas ocasiones la confusión se transforma en una maniobra para que algunos partidos políticos logren ventaja. El 22 de noviembre de 2015 viviremos un ballotage presidencial, una elección sorprendente entre dos partidos mayoritarios con dos candidatos opuestos. Todo para lograr esa representación proporcional en el poder de la República. ¿Cómo y porqué se llega al ballotage? 

No hay sistema electoral perfecto.

Es cierto que el hombre es su evolución como sociedad organizada fue perfeccionando los mecanismos para la convivencia y el control social. Los sistemas de elección de las autoridades se nutre de muchas corrientes, generalmente, en busca de su perfección aunque siempre existen divergencias.

BALLOTAGE BOLETASDice N.G.Molinelli que “Las reglas a veces tienen recompensas y castigos en la conducta de los votantes, de los partidos y de los políticos. Los sistemas de mayoría relativa (gana el candidato o partido que obtiene más votos independientemente de porcentajes o diferencias) origina en algunos o muchos votantes opten por votar al llamado  “mal menor”, lo que favorece a algunas pocas opciones y desfavorece a los partidos o candidatos que se perciben como con menores chances. Esto genera cierto grado de polarización en el sentido de que probablemente  va a haber dos opciones con muchos más votos que otras. Al contrario, la representación proporcional, en cuanto hay menos “votos perdidos”, permite a los votantes un voto más “sincero”, menos “estratégico”, lo que favorece las opciones que se perciben con menos chances y –comparativamente con el método anterior- perjudica a las opciones con más chances. El primer método tiende a reducir la cantidad de opciones mismas en cuanto los partidos/candidatos que a priori tienen menos chances deciden no presentarse o unirse con otros, mientras que la representación proporcional es al revés: se alientan más candidaturas pues hay más posibilidades  de que con relativamente pocos votos pueda obtenerse algún grado de representación.”

En busca de la utópica perfección.

Urnas abiertas, información errónea en las mesas, votantes fallecidos, innumerables listas que aturden y desprolijos conteos se denuncian cada elección, aunque no siempre representan un fraude. Podrían ser errores de un sistema manual que predomina sobre el voto electrónico, que nunca se terminó de aplicar. Pero el problema está en las reglas que se aplican y quién las aplica. La desconfianza que transmite el aparato político hace que cualquier situación abra sospechas. Nada es perfecto.

BALLOTAGE ELECCSegún dicta la Constitución Nacional en su última reforma de 1994, Argentina tiene un sistema de elección de doble vuelta, con primarias para la elección de sus autoridades nacionales, pero las provincias -por su independencia federal-  tienen distintos sistemas para la designación de sus autoridades locales. Es así como hay elección por mayoría relativa con boleta única, listas sábanas y por lemas en comicios provinciales y municipales que, si coincide el calendario electoral, se agregan en el “cuarto oscuro” al sistema nacional de doble vuelta.  Formatos distintos y desenlaces diferentes en un mismo acto eleccionario no contribuye a una decisión razonable ni a la cabal conciencia de la responsabilidad que tiene el votante.  Los distintos sistemas conviven para beneplácito de quienes pretenden gobernar y la incertidumbre de quien cree votar bien.

Todo arranca con un PASO.

La primera etapa tiene un sentido democratizador pero suele ser tomada como una “encuesta” debido a que sus resultados son vistos como un plebiscito aunque sea una elección. En las épocas de renovación de autoridades políticas ejecutivas el votante debe someterse a las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) para elegir entre varios postulantes de cada partido a quienes finalmente serán los candidatos de cada uno.

El procedimiento permite que se presente a las PASO un solo candidato si el partido no ofrece otras alternativas, lo que es un contrasentido de una elección y un ingrediente para la confusión del votante. Los candidatos que obtengan un 1,5% del total de votos participan de la elección general.

Los triunfadores en las PASO acceden a las elecciones generales. El candidato a Presidente y Vice que resulte ganador deberá cosechar el 45% de los votos, y de no alcanzar esa suma, también podrían quedar consagrados si obtiene al menos 40% de los votos válidos emitidos con una distancia diez puntos porcentuales con el segundo.  Poniendo en claro estos números, la fórmula más votada deberá tener el 40% y 30% o menos la segunda más votada. Si estas cifras no se presentan el sistema permite una doble vuelta o ballottage entre las dos listas.

El ballotage.

El ballotage, originario del II Imperio Francés, fue luego tomado por las sucesivas repúblicas francesas. Es el actualmente vigente en la Vª República Francesa, en virtud de la constitución del 5 de Octubre de 1958, para elegir, entre otros cargos, el de Presidente de la República. Este sistema se ha transformado en una institución fundamental del derecho constitucional y electoral francés hasta el día de hoy. El “ballottage” francés tuvo tan buena repercusión, que se difundió rápidamente, primero por Europa, y posteriormente por el resto del mundo. Hoy, la mayoría de los países lo utiliza para definir elecciones directas, cuando ninguno de los postulantes obtiene la mayoría absoluta de los sufragios en la primera vuelta electoral.

ballotage pacto-de-olivoLa regla del “40 y 10” nace del acuerdo entre el justicialismo, encabezado por el presidente Carlos Menem y el radicalismo, que presidia Raúl Alfonsín, en los 90. Fue un acuerdo político de gobernabilidad en un país cuya democracia curaba sus heridas de tantos años de dictaduras y enfrentamientos.

El radicalismo tenía fracturas internas irreconciliables y este pacto estableció criterios hoy vigentes como una nueva y única reelección presidencial, acortar los mandatos de seis a cuatro años y establecer la elección directa de Presidente y Vicepresidente, con un sistema de ballotage.

A cambio, el peronismo se comprometió a incluir en la Constitución Nacional la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, la creación de un Consejo de la Magistratura, la elección directa de los senadores, un senador por la minoría, de tres senadores por distrito, extensión del período de sesiones ordinarias del Congreso (de 7 a 9 meses), mecanismos para atenuar el sistema presidencialista (jefe de Gabinete, regulación de los decretos de necesidad y urgencia), la inclusión de los derechos humanos de tercera y cuarta generación (derechos del consumidor, ambientales y a la información), la validez de los tratados internacionales por sobre las leyes nacionales, la acción de amparo, la acción colectiva, y los delitos contra la constitución.

La Asamblea Constituyente se conformó con 19 partidos y una mayoría peronista. Menem pudo aspirar a otro mandato. El ballotage estuvo presente desde entonces y  el 22 de noviembre se votará  en Argentina entre dos listas que no obtuvieron la mayoría aunque no es la primera vez.

“Como decía la compañera Evita, renuncio a los honores y a los títulos pero no a la lucha”. Así arrancaba el spot del ex presidente Carlos Saúl Menem, que se difundió por televisión el 14 de mayo de 2003. Pese la alicaída imagen que tenía por entonces, el candidato justicialista fue el más votado en la primera vuelta, con el 24,45% de los votos. Su competidor era un ignoto Néstor Kirchner, desconocido por la opinión pública. El gobernador de Santa Cruz llegó a obtener el 22,24% de los sufragios emitidos con el apoyo del presidente saliente Eduardo Duhalde, líder del PJ bonaerense.

La causa principal de su dimisión radicaba en el desprestigio que llevaba a cuestas. Junto a Fernando de la Rúa, el ex presidente era considerado por sectores mayoritarios de la población como uno de los máximos responsables de la debacle económica y social que tuvo su punto culmine en las protestas del 2001. Los cacerolazos, saqueos, piquetes, asambleas vecinales, y tomas de fábrica reflejaron en las calles la crisis de representación política que se sintetizó en la proclama “Que se vayan todos”. (Juan Pablo Piscetta, Infobae)

ballotage menem´kirchnerEn la historia reciente podría haber sucedido lo mismo en 2003. Ese año la Alianza Frente por la Lealtad de Carlos Menem y Juan C. Romero obtuvo el 24,4% de los votos frente a la Alianza Frente para la Victoria de Néstor Kirchner y Daniel Scioli que logró el 22,24%. Ambos eran justicialistas, así que sus diferencias no eran tan profundas. Compartían símbolos y lealtades.  Hubiese correspondido segunda vuelta pero Menem renunció a presentarse, dando por ganador a Kirchner. Así, con un respaldo de poco más del 22% se inicia a una etapa de 12 años de gobierno compartido con su esposa. Precisamente la continuidad o no de su sector político quedará dirimida este mes.

Si bien la resolución a través del mecanismo del ballotage estuvo presente 37 veces en Argentina, esta sería la primera vez que en forma efectiva llegaremos a las urnas para elegir a un Presidente y Vice. No solo Menem abandonó la alternativa en 2003, Balbín lo hizo 30 años antes.

ballotage camporaEn las elecciones presidenciales del 11 de marzo de 1973 el candidato justicialista Héctor J. Cámpora acompañado por Solano Lima como candidato de Vicepresidente, en la primera vuelta obtuvo el 49,5% de los sufragios contra el 22% alcanzado por el candidato de la UCR Ricardo Balbín. El porcentaje obtenido por Cámpora no le alcanzaba para acceder al cargo presidencial, sin embargo, Balbín no accedió a participar de la segunda vuelta debido a la gran diferencia de votos obtenido entre los dos candidatos, consagrándose el triunfo en primera vuelta del FREJULI.

El ballotage se utilizó para jefes de gobierno de Buenos Aires, gobernadores, senadores y diputados nacionales y provinciales, e intendentes, en los distritos donde esa modalidad estaba permitida.

Rumbo a la Segunda Vuelta.

La campaña ya está en marcha para lograr el respaldo de los votantes que deberán concentrarse entre dos propuestas distintas. Los sectores políticos que no participan se transforman en engranajes fundamentales para el triunfo o la derrota, dando protagonismo a figuras  que no lograron su candidatura, pero si una cosecha de votos hoy requerida por los contendientes.

La dualidad ahonda la “grieta” que separa la política argentina. El ballotage la exhibe en un marco legal donde las diferencias son necesarias, aunque los caminos para exponerlas pueden ser crueles. Las maniobras publicitarias pueden llevar a que se exhiban cuestiones banales, privadas y hasta falsas para torcer la voluntad del elector mientras se acelera la cuenta regresiva. La maquinaria de propaganda del estado, en su deseo de permanecer en el poder, puede llegar a incurrir en actos incorrectos, pero las reglas a veces están para romperse. Es una guerra donde algunos están dispuestos a morir políticamente.

Izquierda o derecha. Pobres o ricos. Liberación o dependencia. Inclusión o exclusión. Las dicotomías de una elección entre Macri y Scioli, dos exponentes del mismo país en busca de un futuro común.

Claudio Scabuzzo

@laterminalblog

Referencias:
http://misionesopina.com.ar/el-extrano-ballotage-de-cuarenta-y-diez/
Sistemas electorales, hacia una mejora en la representación política. Molinelli/Jones/Saiegh 1998
https://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_de_Olivos
http://opinion.infobae.com/yamil-santoro/2013/07/01/que-son-las-paso-salvemos-los-votos/
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/07/20/actualidad/1437425729_146660.html
http://www.infobae.com/2015/10/25/1764701-breve-historia-del-ballotage-la-argentina
http://www.infobae.com/2013/05/14/710544-se-cumplen-10-anos-la-renuncia-menem-al-ballotage-Kirchner
http://www.fundacionbicentenario.org/actividades/investigaciones/ballotage-en-34-elecciones-hubo-doble-vuelta-antecedentes-en-argentina/
Imagen principal: http://www.laizquierdadiario.com/Scioli-y-Macri-son-lo-mismo-o-no
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Héctor Walter Navarro dice:

    Muy buen recordatorio de algunos datos que había olvidado…

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s