10D


macri y cristina
El nuevo presidente representó para el extenso período kirchnerista el otro lado de su grieta    ideológica.  La mitad del país le depositó su esperanza de cambio, al creer que la familia Kirchner y su movimiento peronista ya no era eficiente. Este cambio de timón no resultó grato por el poder que se va, ni lo será. No es lo que deseaban. Mauricio Macri no tiene orígenes políticos atados a un movimiento político o social popular, es ecléctico en sus ideas y conservador.  De familia empresaria,  heredero de los retazos de un imperio industrial que fue importante en los 90 y que derivó en prestadora de servicios, se formó como dirigente en uno de los principales clubes del  fútbol de Argentina.  Dejó de lado su formación de ingeniero para abocarse a crear un movimiento político que proyectara sus ideas.  Ya era millonario al ser elegido jefe de gobierno porteño, a diferencia de otros que hicieron su fortuna al transitar la carrera política y los cargos públicos. Su posición social y su apellido alimentó a los detractores, pero eso no lo acobardó ni lo empañó. El pasado del emporio familiar, encabezado por su padre Franco, involucrado en demandas fiscales, laborales y contrabando, tampoco oscureció su presente. Quienes no pudieron ganarle en las urnas amenazan que no lo dejarán en paz. A partir del próximo 10 de diciembre el país escribe una nueva historia.

Las plataformas políticas argentinas están llenas de ideas difusas. Hay muchos casos en donde el léxico remplaza  la legalidad por una serie de conceptos relativos, inventos ideológicos retorcidos (y robados de otros lados) que cubren las necesidades de los políticos de turno, pero no de sus ciudadanos. Con metáforas los partidos mayoritarios han zigzagueado por todo el espectro ideológico con absoluta hipocresía, así que ninguno puede ostentar una posición en el mundo, porque nunca la han respetado.  Honestidad y trabajo serían las únicas premisas que hubiese permitido proyectarnos para siempre, hacer más justa la vida de la mayoría, mejorar su calidad de vida, pero no fue así.

Macri maduró su discurso y sus propuestas a lo largo de muchos años.  Su imagen de “playboy” jamás fue contundente, a pesar que las revistas lo retrataban junto a mujeres hermosas o en lugares VIP.  Su fama venía por linaje:  El hijo de un inmigrante italiano enriquecido por sus habilidades en los negocios privados o con el gobierno de turno que era mucho más osado en su exposición pública que su hijo 30 años menor.  Pero a diferencia de otros herederos millonarios, Mauricio no tuvo ostentación ni brillos que encandilaran la enorme franja de miseria que tiene el país. Fue un cultor del bajo perfil y de una vida sin sobresaltos. Incluso se ventilaron diferencias importantes con su padre.

macri y fliaEl conglomerado familiar estuvo emparentado a la “patria contratista”: Esas empresas con aceitados vínculos con el estado que le permitían obtener suculentos contratos para la obra o servicios públicos. Durante los últimos 40 años el grupo Macri fue beneficiado con esos contratos o concesiones, incluso en la era K.

Las historias negras del pasado circularon en los últimos años como parte de una campaña de desprestigio. Transformadas en cuentos de terror, los casos que trascendieron no pudieron corroerlo. Hay verdades y mentiras que se mezclaron para demonizarlo pero nadie resiste un archivo. El camino al poder está lleno de enemigos.

macri y padre22De sus cargos en las empresas de la familia fue avanzando, en los 90, hacia la titularidad del club de fútbol del que era fanático: Boca Juniors. Su gestión allí lo proyectó a la jefatura de gobierno porteño. Administrando los recursos de una megalópolis como Buenos Aires, aprendió los complejos mecanismos de la gestión pública y la lucha política con detractores que también ocupaban la capital nacional. Los desafíos que lo expusieron a la opinión pública los aprobó con el respaldo en las urnas de sus propios vecinos, miembros de una ciudad polifacética con los mejores niveles de vida de la Argentina.

La autónoma ciudad de Buenos Aires no parece una parte de Argentina, sino, en realidad, otro país. Conviven una ciudad independiente que aloja también a la sede administrativa del gobierno nacional.  Allí no solo está el poder concentrado sino el escritorio donde Dios atiende a los argentinos. Allí van los representantes del país para ser parte del Congreso, cuando ese Congreso debería ir a cada lugar del país.

 El federalismo jamás tuvo plenitud con una ciudad capital despiadada con la integración nacional. Los recursos de la patria se diluyen en la capital nacional y vuelve al interior transformado en migajas. La discriminación fue mayor cuando las regiones no comulgaban con el poder de turno. Esa desigualdad se superpone a otra que es la miseria y exclusión de una gran población afectada por el desempleo y las necesidades básicas insatisfechas. Es la franja de pobreza que rodea los grandes conglomerados urbanos y el interior profundo, la mejor señal de un estado indiferente.

De playboy a presidente.

macri bocaMuy pocos veían en Mauricio Macri un futuro jefe de estado. Mejoró su expresión y su equipo para mostrar que era algo más que un “niño bien” devenido en político. Sus orígenes empresarios contribuyeron a priorizar la buena gestión y los resultados, y de esa forma lograr satisfacer al ciudadano, acostumbrado a ver en los cargos a acomodados inservibles para la gestión pública que pronto se enriquecían. Una coalición lo acercó al centenario partido de la Unión Cívica Radical, desgastado por la oposición y sucesivos fracasos. Apoyado en esa estructura nacional, Mauricio se proyectó a todo el país. Recursos no le faltaron para la propaganda pero enfrentaba a un oficialismo con trincheras bien equipadas para la guerra. Para muchos Macri debía terminar con una predominancia peronista en la historia de los gobiernos argentinos. Pero también con un estado paralelo que hasta asesinó a un fiscal que iba a denunciar a la presidenta de traición a la patria. El presidente también fue elegido para desmantelar el aparato oficial de propaganda que escarbó las historias mas oscuras para condicionar a la prensa opositora e independiente.

El gobierno que se adjudica la década ganada levantó las banderas de los movimientos políticos armados de la década del 70, algo que las viejas generaciones no quieren recordar ya que provocaron un caos que derivó en una dictadura sangrienta.

macri kLa tarea de deskirchnetizar el país no será sencilla por los matices violentos de la dirigencia K atrapadas en un relato imaginario sin objetividad ni decencia. Un período donde las mentiras ocultaron la realidad llevando al país a una situación casi terminal. Con políticas populistas y descuidadas que no merecían control alguno. Una verdadera revolución de acaudalados para sus propios intereses.

Para su tarea Macri se rodeó de un espectro ideológico que alguna vez fueron parte de gobiernos peronistas y radicales. Aparecen ultracatólicos, judíos conservadores, enemigos del peronismo y jóvenes entusiastas con una formación más técnica que política. También hay peronistas anti K, radicales e independientes. Hay un club para ciertos cargos y eso Macri lo sabe, porque muchos logros dependen de buenos negociadores, con relaciones y experiencia, aunque su prontuario asuste. La política tiene estos aspectos que la historia juzgará.

El Contrabando.

macri sevelDe esos vertiginosos 80 y 90 se recuerda un escándalo que involucró a Mauricio. La empresa automotriz de su familia, Sevel Argentina, enviaba autopartes de vehículos a Sevel Uruguay, bajo el régimen de exportaciones definitivas. De esta forma cobraba reintegros del Estado. Sin embargo, se descubrió que en Uruguay las partes eran ensambladas en la planta de Oferol (también de la familia Macri) y luego se ingresaban a la Argentina como vehículos terminados, sin pagar aranceles por el sistema de intercambio comercial del Mercosur. Era una maniobra de las tantas para reducir la enorme presión impositiva que cae sobre los contribuyentes, pero penada por la ley. Un mecanismo de evasión, de los tantos que existen en una economía donde más de la mitad de sus operaciones son informales.

La maniobra se calculó en 300 millones de dólares que no ingresaron  al fisco.  Mauricio, que tuvo un fugaz paso por Sevel, fue embargado por 4,9 millones de pesos y procesado por “contrabando”, pero posteriormente la corte menemista con su “mayoría automática” declaró inocentes a los Macri. Hubo pagos de Sevel de montos reclamados por los organismos de impuestos en los diversos reclamos. El caso fue uno de los cargos que se les imputaron a los jueces de aquella Corte en los juicios políticos que se le iniciaron por sospechas de corrupción, pero no se pudo comprobar.

Hubo muchos litigios y cuestionamientos a los negocios de la familia cuando prestaban servicios al estado. La recolección de residuos, los servicios de tránsito, los servicios de pagos no bancarios,  la construcción y la concesión del correo fueron algunos de sus negocios que aparecieron en denuncias, algunas atendidas en la justicia.

Las escuchas.

macri sideLas diferencias familiares fueron explotadas en un caso judicial que intentó detener la carrera a la presidencia de Mauricio. Nada es casual. Un hecho que podía dirimirse en un tiempo prudencial se extendió hasta el fin del kirchnerismo, exhibiendo el manejo político de la justicia, algo inadmisible en un estado de derecho.

La red de escuchas ilegales que funcionaba desde el gobierno de la ciudad parece un montaje para perjudicarlo. Es extraño que esa red espiara a su propia familia. Alguna vez se sabrá la verdad sobre todo eso. se sabe que el gobierno K le ha dado especial importancia a la inteligencia y contrainteligencia interna, y la ha utilizado en la franja de la ilegalidad.

“El líder del PRO quedó en la mira de la una red de escuchas ilegales montadas en el seno de su Gobierno por el espía Gerardo Ciro James, destinadas a fisgonear, entre otros, a Sergio Burstein, familiar de víctimas del atentado a la AMIA, y Néstor Daniel Leonardo, ex cuñado de Macri. La Justicia pidió información a los Estados Unidos a la empresa Ackerman Group LLC Security & Investigative Consultant, contratada, según Franco Macri, para espiar él mismo los movimientos de su entonces yerno. De esa manera, el empresario deslindó a su hijo y se hizo cargo del seguimiento de Leonardo.” (Infobae)

El caso fue de las escuchas fue la bandera principal del kirchnerismo para poner a Macri del lado de los malos. Sin embargo el caso duró muchos años y fue manipulado políticamente, llegando al presente con un próximo sobreseimiento ya que las pruebas no lo incriminan.  Otro triunfo de Macri sobre el aparato de propaganda K que llega a días de asumir su mandato.

Afortunados.

macri nestrorEn Argentina todas las grandes fortunas son dudosas y nacen en las oscuras relaciones que existen entre el poder de turno y los influyentes empresarios. Con cada era política nacen y mueren emporios empresarios, atados a las relaciones con el poder.

El futuro presidente es heredero de un imperio que sobrevivió de la “Argentina contratista”, así que conoce la forma en que un estado se corrompe.

Pese a ello ha intentado dar sus pasos lejos de esa experiencia familiar y es un impulsor de la transparencia del estado. Sus amistades no son parte de las licitaciones públicas pese a las sospechas. En su primer mandato como Presidente de la República podrá demostrar cuán lejos está de ese pasado empresario.

Sus propios ideales están inscriptos en el movimiento político que alienta. Mauricio Macri funda su partido Participación Republicana, PRO, exhibiendo sus condiciones para acceder a cargos públicos sin procesos ni violaciones a las normas éticas que lo permiten. Su fortuna (menor a la de la presidenta saliente) pasó a ser administrada por un fideicomiso para que no interfiera en la gestión pública y sus declaraciones juradas son públicas.

macri hotelesEstas decisiones son inéditas, distintas a las prácticas K en el tema. Cristina Kirchner deberá aclarar como sus negocios familiares se engordaron con dinero del estado. La fortuna de Cristina creció sustancialmente mientras estuvo en el poder y sus declaraciones juradas son poco claras y desactualizadas. Igual situación tienen varios miembros del gobierno K, con denuncias sobre su enriquecimiento ilícito que deberán llegar a un esclarecimiento.

Lamentablemente en las últimas décadas fueron muy pocos los funcionarios condenados por la justicia en casos de corrupción: En general las causas se diluyen inexplicablemente mientras los políticos y sus amigos aparecen sospechados de una vida ostentosa y de negocios poco claros. El grueso de los votantes aspira a que la corrupción deje de carcomer el país porque ese sistema mafioso es responsable de algunos males de la República.

“Que se vayan todos”, edición 2015.

macri2Lo que sucedió en el ballotage del 22 de noviembre en Argentina fue una versión más institucional del célebre “que se vayan todos”  enmarcado en los sonidos de las cacerolas en la protesta que despidió el gobierno de la Alianza en 2001. No se fueron todos entonces porque  algunos se reciclaron para continuar defraudando a sus votantes y 14 años después volvió la desilusión y el castigo.

Se impuso un modelo de etnocentrismo perfecto. Arrasaron con los prejuicios, hasta transformarlos en meras supersticiones. Superados lugares comunes de la política. Jorge Asis

 macri mapaLa franja del país que lo respaldó a Macri representa las regiones más desarrolladas en todos los sentidos. Son territorios productivos que fueron relegados por la gestión kirchnerista, con una población encuadrada en el empleo privado más que otros distritos donde el clientelismo y el feudalismo político predominan.

En esas amplias regiones hay una tradición de progreso, de ideas concentradas en el trabajo y la lealtad, de familias conservadoras que buscan tranquilidad y futuro. Las comunidades de ese interior rico saben apostar al riesgo, porque su trabajo fue enfrentar las adversidades del clima, las plagas, el “rinde” y la rentabilidad. El estado participa en sus ganancias, pero no de sus pérdidas, así que el enfrentamiento con las políticas impositivas de Buenos Aires es evidente. La errática política agropecuaria atentó contra las economías regionales, los cultivos específicos que lejos del boom sojero también contribuían a generar trabajo y riqueza.  Hubo oídos sordos e intereses mezquinos. Una venganza contra gente de trabajo, destilada desde el poder a lo largo de muchos años.

En esas tierras de buena productividad y trabajo duro está la  filosofía de “No le regalés el pescado, enséñale a pescar”.  Descienden de esa inmigración europea que escapaba del hambre y la guerra, y bajo el sol argentino lograron transformar su realidad, devolviendo cada peso que le prestaban, con el compromiso de la palabra y la honestidad. Se diferenciaban de los que fueron atraídos a las grandes urbes en la década del 40  por la industrialización y que ocupaban los conventillos.

macri campo2El agro es una actividad que creció con poco estímulo estatal, una iniciativa legítimamente privada que genera la riqueza del país y que sostuvo a gobiernos indiferentes. Pero esos ciudadanos del campo fueron catalogados de la peor manera, como si se trataran de embusteros y avaros.  “Vendepatrias”, “buitres”,“oligarcas” y “negreros” fueron los calificativos que recibían de funcionarios del propio gobierno que alentaban a los exaltados a repudiarlos con igual tenor. El campo y su gente, en su diversidad, fue otra víctima de un poder exacerbado.  Pero no los únicos.

macri campo3Al igual que los trabajadores que debían aportar con su salario el impuesto a las ganancias como si fueran empresarios, se los obligó, compulsivamente, a sostener un modelo que no aceptaban.  Semejante apropiación de recursos no evitó que la pobreza aumentara, que las ciudades se llenaran de violencia y miseria y que la inflación terminara disolviendo la moneda.

Hay que mirar ese mapa electoral para saber porque ganó Macri, hijo de un inmigrante industrial. Fue un ajustado triunfo, una polarización entre quieren un cambio y los que desean permanecer, por identidad o miedo.

Obra K.

macri1Mauricio Macri no hubiese llegado a donde llegó sin un gran impulso. Su construcción como figura política se la debe al mismo partido que lo intentó destruir. Es una obra no deseada del kirchnerismo. 12 años tardó en llegar al poder, el mismo tiempo de auge y ocaso del peronismo versión Néstor y Cristina Kirchner. Lo pusieron, junto a otros “enemigos del pueblo”, para apedrearlo en el medio del debate ideológico que instalaron para gobernar, pero no pudieron destruirlo.

Un nuevo camino con obstáculos.

Hereda una realidad económica oculta y preocupante con datos falsos,  instituciones públicas infectadas de negocios turbios y personal irregular, empresas públicas quebradas y dudosas decisiones administrativas. Nada es lo que parece. El partido que abandona el poder ha dejado un terreno minado y sus militantes no dudan en mostrar su poder para alterar el gobierno macrista.

macri camporaLos K quieren hacer parecer su salida como un golpe de estado. Necesitan mostrar que las diferencias con Macri son insalvables y que ellos son los guardianes de un pueblo engañado por un político vendido al imperialismo. Ese fanatismo K lleva a posturas irracionales, a crear mitos de la nada y tapar con relatos verdaderas conductas criminales. Se alimenta el odio para alterar la paz social y justificar lo inaceptable.

El culebrón del acto para el traspaso de mando, del bastón y banda presidencial es insignificante ante la postura de obcecación del gobierno saliente para negociar una transición ordenada. Quieren irse sin dar cuentas, destruyendo documentos y otorgando cargos a quienes puedan impedir que se conozcan los secretos de una elite cuyo amor al pueblo no se equipara con el amor al dinero.

Estamos ante una instancia trascendental, en otro punto que puede transformar nuestra realidad, porque los votantes están exigiendo que este nuevo gobierno se comprometa a no mentir ni robar y a trabajar para que se termine la miseria. Hay un voto de confianza como el otorgado en su momento a los K, que se diluye sin dejar rastros y se transforma en un castigo.

Vemos un camino hacia el mañana. Tenemos el futuro prometedor en el horizonte y los argentinos a punto de alcanzarlo. Siempre falta poco para llegar, pero hasta hoy, no llegamos.

Claudio Scabuzzo
@Laterminalblog
Imágenes: Web, algunas con derechos propios.
Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s