Venerando el sufrimiento.

el

 

sufrirLa bondad de Madre Teresa de Calcuta se asemeja a la de esas tiernas monjas enterrianas que castigan su cuerpo por el amor de Dios. Parece que para ser “bueno” tenemos que estar rodeados de sufrimiento o torturar nuestro cuerpo. La veneración del dolor encuentra explicaciones retorcidas en la teología cristiana pero fuera de ese ámbito resulta contrario a la civilización. Las monjitas de Nogoyá y la Santa Teresa de Calcuta, fieles al dolor.

En el cielo, la Santísima Trinidad debe de haberlo discutido. «¿Cuál es la mejor manera?» Dios amaba tanto al mundo –es decir, a ti y a mí–, que no eligió las riquezas ni la grandeza, sino que se hizo pequeño; no [nació] en un palacio sino de una virgen, y ni siquiera como un niño cualquiera sino en un pesebre. Su madre, María, no esperaba que naciera de este modo, tan extraño. ¿Por qué? Detengámonos y pensemos, ¿por qué? La pobreza debe de ser muy hermosa en el cielo si Jesús se hizo tan pequeño, con la sencillez de los niños, los animales . . . La pobreza debe de ser muy hermosa en el cielo. Jesús podía tenerlo [todo], pero así lo escogió. Podría haber tenido un palacio. Preguntaos: «¿A qué se debe la elección de Jesús?» Para facilitar la respuesta debemos conocer de veras [lo que es la pobreza]; para ser capaces de entender a los pobres debemos saber lo que es la pobreza. ¿Por qué se hizo Jesús tan pobre? Para poder comprender mi pobreza, mi pequeñez, mi debilidad, mi poquedad.

Madre Teresa. (2012). Donde hay amor, está Dios. El camino a una íntima unión con Dios y un mayor amor por los demás. Brian Kolodiejchuk, ed., Núria Pujol Valls, trad. Barcelona: Planeta., pp. 47-48.

Las figuras extraordinarias de la Iglesia Católica llegan a la cumbre de la adoración cristiana gracias a la conjunción en sus actos de la vida de las tres virtudes teologales: La caridad, la esperanza y la fe.  De estos tres pilares de la moral cristiana la caridad es la más importante porque es lo opuesto a pecados como el odio, la envidia, la discordia, la contienda, la guerra y el escándalo.

La caridad es, para la Iglesia Católica, un acto de justicia y  testimonio  de amor, y otorga a quien la ejerce el gozo, la paz y la misericordia. Quien la recibe es alguien que sufre.

calcuta-3Pero algunos ven en ese ser que sufre la cara de Dios. El sacrificio y la penitencia, el castigo y el autosometimiento, son recursos que conducen a la divinidad. El propio Jesús sufrió por nosotros y nosotros debemos sufrir por la humanidad.

Para los seguidores de Cristo el sufrimiento permite un crecimiento ético y espiritual para volver al goce paradisíaco original.  Si, el paraíso del Génesis, perdido por el acto pecaminoso del hombre, no por voluntad de Dios. Ese pecado original que ocasiona dolor y sufrimiento fue la sombra siniestra de la humanidad desde su creación divina. Una condena eterna por no obedecer a Dios que en su “infinita” misericordia nos permite ver la divinidad del dolor.

El dolor de la Fe.

Ya hemos hablado en este blog de la autoflagelación de miembros fanáticos del cristianismo, como camino para llegar a Dios. Recientemente el tema volvió a surgir a partir de una denuncia de ex monjas de un Convento de Carmelitas Descalzas de la ciudad de Nogoyá, Entre Ríos, Argentina. Allí, en el encierro medieval en el que viven, las prácticas vinculadas al dolor son parte de la filosofía de la orden.

calcuta-carmelitas2Una de las denunciantes reveló el secreto oculto detrás de las rejas. “He vivido tortura psicológica, castigo físico, encierro de celda (como llaman a las habitaciones) y duras reprimendas por parte de la madre superiora”. La mujer, que pasó 10 años en el Convento, dijo que habitualmente utilizaban el látigo en el convento. “Se hace con cuerdas, que antes se pasan por cera derretida que después se deja secar para que quede más duro”. “Nos autoflagelamos, nos pegamos en las nalgas. En las reglas, las constituciones está establecido que se haga una vez por semana”.  Sobre el cilicio lo describió como “una calcuta-silicioespecie de corona de alambre que aprieta la pierna y lastima. Incluso llega a sacar sangre”.  El cilicio está establecido para los viernes. “Y en cuaresma, se usa los lunes, miércoles y viernes, durante una hora. Pero con esta madre superiora ese tiempo se incrementaba de manera notable. Lo mandaba por cualquier infracción que cometiéramos”.

El hecho conmociona porque llegó a los estrados judiciales enfrentando la intimidad de los religiosos con las normas del Estado de Derecho de los hombres.

Sufrir por Dios.

Sufrir para llegar a Dios parece ser un camino obligatorio en la Iglesia dirigida por quienes, precisamente, no sufren.  El discurso de la Fe pone en un lugar divino a pobres y olvidados, quienes obtienen un estatus espiritual inalcanzable en el mundo terrenal. Esa vida eterna junto a Dios es la esperanza que les inyectan para que pasen a mejor vida sin molestar a los poderosos. La humanidad marginal, excluida, con hambre, miseria y enfermedades es dignificada por la religión sin que se intervenga demasiado en su destino.

La nueva Santa Teresa de Calcuta.

calcuta-1Agnes Gonxha Bojaxhiu, mejor conocida como Madre Teresa nació en Uskub, una ciudad del imperio otomano el 26 de agosto del 1910. Murió el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta, India. Fue una monja que fundó una congregación, Misioneras de la Caridad, y que tras ser beatificada llega a Santa por decisión del Papa Francisco en 2016.

“Hay algo bello en ver cómo los pobres aceptan su suerte de sufrir como en la Pasión de Cristo. El mundo gana mucho de su sufrimiento”, dijo la Madre Teresa al periodista Christopher Hitchens.   Su campaña cristiana en la India no está exenta de detractores, pese al esfuerzo del Vaticano de elevarla en vida a una condición sobrenatural.

El colonialismo racista.

Krithika Varagur, en un artículo del Huffington Post, cita al historiador  Vijay Prakash quién hizo una desfavorable comparación de la figura de la Madre Teresa.  La llamó “la imagen por antonomasia de la mujer blanca de las colonias que trabaja para salvar a los cuerpos negros de sus propias tentaciones y fracasos”. “Su imagen se encuentra completamente circunscrita en la lógica colonial: la del salvador blanco que enciende una luz entre los negritos más pobres del mundo”.

La Madre Teresa fue una mártir, pero no por India y los pobres del sur, sino por la culpa blanca y burguesa. Como afirma Prakash, funcionó así en vez de como un “desafío auténtico a las fuerzas que provocan y mantienen la pobreza”.

¿Y cómo ayudó a esa gente pobre? Con recelo, si es que los ayudó en algo. Tenía un “motivo ulterior” persistente para convertir a parte de la población hindú más vulnerable y enferma al Cristianismo, como afirmó un trabajador del gobierno indio el año pasado. Incluso existen registros que apuntan a que ella y sus monjas intentaron bautizar a personas agonizantes.  (Krithika Varagur)

Por ese mismo sendero el periodista argentino Martín Caparrós rompe la ilusión mágica de la divinidad de la Madre Teresa y la transforma en un instrumento de oscuros intereses:

Algo me molestó desde el principio. Llegué al moritorio de la madre Teresa de Calcuta, en Calcuta, sin mayores prejuicios, dispuesto a ver cómo era eso, pero algo me molestó. Primero fue, supongo, un cartel que decía “Hoy me voy al cielo” y, al lado, en un pizarrón, las cifras del día: “Pacientes: hombres: 49, mujeres: 41. Ingresados: 4. Muertos: 2”. En el pizarrón no existía el rubro “Egresos”. En el moritorio de la madre Teresa, su primer emprendimiento, la base de todo su desarrollo posterior, no hay espacio para curaciones.

La señorita Agnes Gonxha Bojaxhiu, también llamada Madre Teresa de Calcuta, consiguió en sus últimos veinticinco años una fama y un apoyo internacional extraordinarios. Le llovieron medallas, donaciones, premios, subvenciones, todo tipo de dinero para que ayudara a los pobres del mundo. La señorita Bojaxhiu nunca hizo públicas las cuentas de su orden pero se sabe, porque ella se jactó de eso muchas veces, que fundó, con ese dinero, alrededor de quinientos conventos en cien países. Pero no fundó una clínica en Calcuta.

calcuta-4Hay un par de ideas fuertes detrás de todo eso. Sobre todo, la idea de que la vida —ellos dirían “esta vida”, como si hubiera muchas— es un camino hacia otra, mejor, más cerca del Señor: si no fuera así, a nadie se le ocurriría dedicarse a que esa gente muriera mejor y, quizás, en cambio, pensarían en mejorar sus vidas. Y la idea de que el sufrimiento de los pobres es un don de Dios: “Hay algo muy bello en ver a los pobres aceptar su suerte, sufrirla como la pasión de Jesucristo —dijo la madre Teresa—. El mundo gana con su sufrimiento”.

Por eso, quizás, la religiosa les pedía a los afectados por el famoso desastre ecológico de la fábrica Union Carbide, en el Bhopal indio, que “olvidaran y perdonaran” en vez de reclamar indemnizaciones. Por eso, quizás, la religiosa fue a Haití en 1981 para recibir la Legión de Honor de manos de Baby Doc Duvalier —que le donó bastante plata— y explicar que el tirano “amaba a los pobres y era adorado por ellos”. Por eso, quizás, la religiosa fue a Tirana a poner una corona de flores en el monumento de Enver Hoxha, el líder estalinista del país más represivo y pobre de Europa.

Pero quizá no fue por eso que salió a defender a Charles Keating. Keating era un buen amigo de los Reagan —que recibió a la religiosa más de una vez— y uno de los mayores estafadores de la historia financiera norteamericana: el fulano que se robó, por medio de una serie de maniobras bancarias, 252 millones de dólares de pequeños ahorristas. Keating le había donado a la religiosa 1.250.000 dólares y le solía prestar su avión privado. Cuando lo juzgaron, la religiosa mandó una carta pidiendo la clemencia del tribunal para “un hombre que ha hecho mucho por los pobres”. Fue enternecedor. Pero cuando el fiscal le pidió que devolviera la plata que Keating le había dado —robada a los pequeños ahorristas—, la religiosa no se dignó contestar nada.  (Martin Caparrós)

Tu dolor me enriquece.

Todo parece indicar que a los poderosos les gusta la caridad porque los acerca a Dios. Sin sufrir obtienen la indulgencia plenaria, igual que en el Medioevo cuando literalmente “pagaban por sus pecados” reyes y aristócratas y quedaban eximidos de cualquier castigo de Dios. Así nació el poder económico de la Iglesia Católica.

calcuta-2Hay capitales que podrían erradicar pobreza, hambre y enfermedades pero solventan instituciones que ayudan a morir y su relato mágico. Es verdad que hay otras organizaciones que luchan contra los flagelos de la humanidad, pero imaginemos lo que sería posible si todos actuaran en el mismo sentido, si dejáramos de glorificar a la muerte dando valor a la vida.

El sistema político y económico que castiga a millones del planeta encuentra en la religión su forma de perpetuarse. Mientras convencen que hay una vía rápida para llegar al Poderoso,  a la vida eterna y que son privilegiados los que sufren y  mueren, sobrevive un puñado de humanos con beneficios inmensos y el poder de hacer lo que se les antoja.

 Todos —los países, los grupos de amigos, los equipos de voleibol, los grupos de tareas— necesitan tener un Bueno: un modelo, un ser impoluto, alguien que les muestre que no todo está perdido todavía. Hay Buenos de muchas clases: puede ser un cura compasivo, un salvador de ballenas, un anciano ex cualquier cosa, un perro, un médico abnegado, un pederasta con buena verba en púlpito: en algo hay que creer. El Bueno es indispensable, una condición de la existencia. Y el mundo se las arregla para ir buscando Buenos, entronizarlos, exprimirlos todo lo posible. Así que, pese a que algunos intentamos contar un poco de su historia, nadie lo escucha: es mejor y más cómodo seguir pensando que la señorita era más buena que Lassie. La señorita Agnes Gonxha Bojaxhiu, también llamada Teresa de Calcuta, consiguió ser la Buena Universal. Y consiguió, incluso, lo más difícil que puede conseguir una persona, un personaje: entrar en el lenguaje como síntesis o símbolo de algo. Decimos un Quijote cuando queremos hablar de un héroe destartaladamente franco; decimos un Craso cuando tratamos de definir a alguien riquísimo; decimos —desde hace unos años empezamos a decir— una madre Teresa cuando queremos significar que alguien es realmente bueno. Y así ha quedado registrada en nuestra cultura la señorita también llamada madre, amiga de tiranos y estafadores, militante de lo más reaccionario, facilitadora de la muerte.   (Martín Caparrós)

Claudio Scabuzzo
@laterminalblog

 

Referencias:
http://www.soho.com.co/opinion/articulo/por-que-detesto-a-la-madre-teresa-de-calcuta/9158
http://www.corazones.org/santos/teresa_calcuta.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Caridad_(virtud)
http://humanitas.cl/html/biblioteca/articulos/d0050.html
 https://teologiayfilosofia.com/tag/madre-teresa/
http://www.huffingtonpost.es/krithika-varagur/madre-teresa-santa_b_9477678.html

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. SVanHutten dice:

    Interesantísimo artículo.
    Mis dos centavos: Respecto a la figura de la madre Teresa, quizás la verdad esté a medio camino entre la posición de la Iglesia y la de sus detractores. Por más que pienso y repienso, me resulta muy difícil construir una opinión sobre este personaje. Sólo me atrevo a postular que para quienes han tenido una vida horrorosa más allá de lo que podemos imaginarnos quienes hemos gozado de afecto, techo y pan desde pequeños, quizás el morir acompañado haga una diferencia importante. Por más infame que esto parezca a primera vista.
    Un asunto atroz, ¡Atroz! (diría Sábato).

    Me gusta

  2. La razón por la cual no les dan tratamiento médico a los moribundos en los morideros se basa en el hecho de que, según contó la madre Teresa, los brahmanes le habían reclamado que si allí curaban a los enfermos les impedían “pagar karma” y no les permitían que en la próxima reencarnación ascendieran en el ciclo del karma para finalmente fundirse con la divinidad en el nirvana.
    Sin embargo esa norma de no dar asistencia médica se mantiene también en los países en los cuales la gente no cree comunmente en la reencarnación.
    En el moridero tienen a los moribundos en literas con colchones de plástico. A medida que se acerca la muerte los van llevando a las literas más próximas a la puerta de salida.
    Las voluntarias que participan en los morideros, que no son enfermeras, confortan a los moribundos con caricias en la frente a fin de que mueran con una sonrisa en la boca.

    Me gusta

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s