El tango infinito.


En esas épocas había grandes orquestas, con músicos académicos que bebían del jazz y del clásico. Los autores provenían de vertientes cultas que competían en creatividad y sofisticación, tanto para la música como para las letras.  El resultado era increíble. Las composiciones trascendían la moda por su calidad, su virtuosismo y la profundidad de su contenido. Las orquestas, sus cantantes, los compositores, los letristas y el público masivo reunido detrás del tango tuvieron su época y jamás volvería a repetirse. Hoy es un género de culto, con nuevas propuestas sonoras que mantienen su vigencia y el permanente rescate de las obras cumbres del pasado. Sin recurrir al rico anecdotario del tango o a la cita de sus innumerables y venerables figuras, les presento una crónica sobre el pasado glorioso frente al calmo presente del movimiento musical mas importante de Argentina.  
“Esquinas Porteñas”, Manzi.

Sus orígenes tienen que ver con los inmigrantes que poblaron el Río de la Plata, con la música de los descendientes de los esclavos negros africanos y las melodías que venían del mundo a partir de los expulsados europeos. Estos sonidos y su ritmo estampaban la identidad de los extranjeros sobre la tierra que los acogió, como modo de demostrar que esta era el lugar definitivo para el nuevo comienzo. El tango fue un producto propio de estas tierras en ambas orillas del Río de la Plata, único, irrepetible, trascendente. Era la obra de jóvenes innovadores que impactaba en sus progenitores.

“La Milonga”, Diego Manuel Sate.

El mundo no pudo evitar caer rendido a sus pies frente a la admirable obra. Era novedoso e impactante. No eran sonidos exóticos surgidos de una cultura lejana sino una música llena de matices, letras de gran poesía y una danza cautivante, erótica y audaz. Hombres y mujeres se transformaron en protagonistas de un movimiento que llegó a su cima durante las décadas del 30 al 60 del siglo pasado y  que fue mucho más que una moda pasajera.

 No es menor la influencia que tuvo Carlos Gardel en el desarrollo de un tango masivo y comercial, pero a la vez de calidad. Quizás él encontró las herramientas para aprovechar la radio, el cine y los discos para hacer crecer sus éxitos. Tras su muerte el tango no quedó huérfano ya que aparecieron otros que continuaron sus pasos, atravesando las puertas del mundo que el Zorzal abrió.

El mundo en esa época no vivía tiempos felices. La Primera Guerra Mundial había dejado profundas cicatrices en Europa y se gesta la Segunda Guerra que destruye millones de vidas. La crisis del planeta parece golpear al tango, pero lo alimenta de sentimientos, elegancia y originalidad. Argentina vivía una euforia popular por la llegada de Perón al poder, el primer mandatario que respalda al tango que, sin embargo, lo pondría en peligro con sus reformas políticas y sociales.

“La orquesta Típica”, Antonio Berni.

Más de 200 orquestas recorrían los salones donde las multitudes se agolpaban para escuchar y bailar junto a sus artistas preferidos. La radio, el cine, la literatura y el teatro se nutrían del éxito de la música de Buenos Aires, la ciudad que nunca dormía. Además el efecto del tango cautiva a muchas ciudades argentinas que aportaban sus propias figuras y que repetirán el fenómeno masivo del género. Nadie quedaba indiferente frente a una música que tuvo sus detractores, como algunos miembros de las clases altas que terminaron tolerándolo porque en París, su Meca, era un fenómeno arrasador.

“Tango Pasión”, Ricardo Carpani.

Sin embargo el éxito del tango se vio sacudido por las grandes reformas sociales, las crisis económicas y la consolidación de otros movimientos musicales no menos atractivos. El tango era un negocio enorme para algunos, pero para otros un trabajo mal remunerado. Las exigencias legales condenaron a las grandes orquestas. La crisis económica y la inflación en 1950 redujeron la venta de discos y los espectáculos en vivo. Quedaron algunos que mantenían su vigencia con formaciones reducidas mientras la televisión daba sus pasos para cambiar los hábitos de los ciudadanos. Los jóvenes ya no querían estudiar música para tocar tango, había otros ritmos foráneos seductores. Cambiaron las posturas, los modismos y el lenguaje.

“Bandoneón”, Wilem Haenraets.

En la década del 60 muchos intérpretes se inscribieron en corrientes vanguardistas, aparecían nuevas y jóvenes voces pero el fenómeno masivo había quedado atrás. Con los años y hasta el presente el tango se sostuvo en la nostalgia pero también en la innovación para un público específico. Frente a la abundancia de cantantes, el tango de las últimas décadas tuvo su lado flaco en autores e intérpretes. Muy pocos para darle nuevo vuelo a un movimiento tan trascendente. Sus grandes protagonistas de la época de oro no pensaron en la descendencia: Vivieron su presente con enorme capacidad y centralizando la creatividad y su talento hasta su muerte. Hoy son figuras míticas, ausentes de  los medios masivos, esporádicamente rescatados a través de trabajos documentales o para el turismo ávido de conocer los reflejos de ese pasado en el presente.

Eduardo Ungar.

El mundo lo reconoce firmemente y su presencia está consolidada en muchas culturas. Al igual que en el país donde nació, es un género de culto con innumerables academias de tango y elencos locales que lo potencian a cada instante.

El tango no ha muerto. Aunque es sólo una fracción de lo que fue, nuevas propuestas sonoras lo transforman mientras el tango tradicional es estudiado como un clásico y sus protagonistas venerados. La belleza de sus melodías y letras lo hacen revivir en cada época, generando nuevos adeptos que descubren su grandeza.

 

Claudio Scabuzzo

@laterminalblog

 

Imagen de la cabecera: “El bandeonista”, Virginia Palomeque
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s