Los cuadernos de la victoria.


5b6c39c09e260_1420_!Como cuento en mi artículo “La enfermedad de la civilización”, En el siglo XIX Sicilia estaba dominada por familias feudales que explotaban a los campesinos con fuertes impuestos. A los recaudadores se los conocía como Gabellottis. Ellos recorrían las tierras para cobrarles a los campesinos y se quedaban con un porcentaje de las cosechas. Eran los intermediarios con los dueños de la tierra, en un rol que le permitió ganar un poder importante, a costa de extorsión y corrupción. Así la mafia encontraba su perfil característico en la propia historia del suelo que la vio nacer. La mafia también encontró su lugar en la historia reciente de la Argentina.

Roberto Baratta era uno de los Gabellottis de Julio De Vido, el Ministro de Planificación de los sucesivos gobiernos del matrimonio Kirchner. Desde su puesto de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación fue parte de un mecanismo de recaudación ilegal que trascendió casualmente por las anotaciones de su chofer. La inesperada novedad pone otra vez en duda la honestidad de la familia Kirchner y su proyecto político.

No hay secretos.

centeno
Oscar Centeno registró en cuadernos los recorridos de la recaudación ilegal del Ministerio de Planificación K.

Oscar Centeno era el “remisero” de Baratta, un chofer todo servicio que trasladó al funcionario durante varios años en sus gestiones oficiales y privadas. En su pasado militar, Centeno conocía muy bien la técnica de detallar en informes sus tareas y repitió el protocolo para dejar escrito los recorridos que hacía. Los cuadernos se apilaron en su closet ante la vista de su esposa, con la que no estaba pasando su mejor momento. Algunos dicen que todo esto no hubiese trascendido sin el malestar de su mujer, testigo omnisciente del extraño crecimiento económico de su esposo que estaba dispuesto a abandonarla por migajas.

En enero de 2018 un periodista del diario La Nación, Diego Cabot, recibe una caja con documentos que detallaban una gigantesca trama de corrupción. Según cuenta el diario, allí aparecían cuadernos, un anotador, facturas de una marroquinería por compras de bolsos, fotos y videos. Ese material ponía en evidencia el recorrido de millones de dólares que involucra directamente a los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Kirchner. Todavía es un misterio cómo esos apuntes terminaron en manos de la justicia. Su pareja dice no haberlos leído ni retirado de su lugar y Centeno asegura haberlos quemado. Sin embargo un allegado los habría tenido en sus manos. Esas tres personas tenían el secreto pero alguien los digitaliza en alta resolución con la intención de usarlos como denuncia o extorsión. Quién sabe. Es probable que los servicios de inteligencia hayan sabido de ésto.

BymlCNhKEl_930x525
José López entrega bolsos con dinero y joyas a las monjas de un convento para ocultarlo.

Los bolsos de dinero negro ya eran conocidos por la opinión pública por un hecho bizarro: El ex secretario de Obras Públicas, José López, también del Ministerio de de Vido, fue detenido en junio de 2016 entregando bolsos con dinero, relojes y joyas por U$S9 millones a una monjas de un convento de General Rodríguez. Un llamado al 911 alertó el extraño proceder de un hombre atormentado por esconder esos valores tan calientes.

Pero antes de López y sus bolsos depositados a los pies de las religiosas ya habíamos conocido la historia de Lázaro Báez, un empresario de la construcción que terminó preso por desviar dinero que recibía por obras públicas a cuentas y negocios vinculados con el poder kirchnerista. El caso de Báez revela los vínculos privados con los Kirchner, quienes lo beneficiaban con obras públicas en la Patagonia, algunas que nunca eran

S1dofre4x_930x525
Detrás de la ex presidenta Cristina Kirchner y de su hijo Máximo, está Lázaro Báez, saliendo de una visita al Mausoleo donde están los restos de Néstor Kirchner, construido por su propia empresa.

finalizadas. Báez era mucho más que el dueño de un conglomerado de empresas viales y de construcción sino el hombre de confianza de Néstor Kirchner, su mentor en una meteórica carrera que lo llevó a la cárcel.

Su enorme capital estaba invertido en depósitos en el extranjero, estancias y negocios de todo tipo funcionales al gobierno de los Kirchner o asociados con ellos. Mientras él recibía su tajada otros también compartían la torta de dinero público pagando religiosamente su participación. Todo sucedió en 12 años de gobiernos del Frente para la Victoria, la agrupación política empapada de peronismo que los Kirchner lideraban.

A mediados de 2018 las interminables historias de corrupción K genera otro capítulo con los cuadernos de Centeno. Todo estaba escrito y detallado con singular precisión. El material recibido por el periodista fue aportado a la Justicia y el diario aguardó seis meses la publicación de la noticia mientras el caso era desentrañado por el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli.

Una investigación del pasado en el peor presente.

Sin-título-2.png
Los singurales cuadernos de Centeno describen el camino de las coimas que recolectaba el principal ministerio y que llegaban al matrimonio presidencial.

Así llega a la ciudadanía un caso que dará años de debates políticos y judiciales, con una resolución que no se avizora en lo inmediato dada la particular lentitud del sistema judicial argentino. Esos apuntes del chofer con fotos y filmaciones, revelan nombres, direcciones y montos recaudados de empresas privadas beneficiadas con obras públicas. Un retorno de los pagos que el estado les hacía y que Baratta se encargaba de retirar, como un Gabelotti de la mafia de corrupción kirchnerista. Es una red compleja que empezó a corroerse tras la decisión de algunos involucrados de colaborar con la justicia. El pacto de silencio se degrada para conocer una de las estructuras más corruptas de la historia argentina.

1525890889_046221_1525892120_noticia_normal
Todo se descubre en medio de una crisis que disparó la inflación, el dólar y la recesión.

El caso aparece en un momento complejo, con la ciudadanía expuesta a una crisis financiera que ha disparado al dólar, la inflación y ha hecho tambalear las reservas del país. El gobierno de Mauricio Macri ha convocado al FMI para que apoye financieramente su modelo, el que se ha caracterizado por los aumentos de tarifas de servicios públicos, el deterioro de los salarios de trabajadores y pensionados y la reducción del gasto público social. Macri recibió un país con los números en rojo pero agravó la situación. El sistema de corrupción kirchnerista puede revelar como se dilapidaron importantes recursos del estado pero no justifica plenamente las dificultades del presente. El gobierno tiene ante sus ojos la herramienta que le permitiría desarmar a su principal oposición pero no está en su mejor momento. El país parece un Titanic tambaleando en medio del mar y aunque todos saben que fue mal construido, ya es tarde para los lamentos.

Un gobierno tras las rejas.

baratta
Julio De Vido y su mano derecha, Roberto Baratta.

Esta crónica estará desactualizada en poco tiempo porque la investigación avanza en detenidos y testimonios que revelan el mecanismo desde el poderoso Ministerio de Planificación. Mientras el ex Ministro Julio de Vido permanece en la cárcel por una serie de causas de corrupción, entre las que se encuentra el direccionamiento obras para Báez y su responsabilidad en la tragedia ferroviaria de Once en 2012 donde murieron 51 pasajeros, otros miembros de su gabinete se amontonan en las celdas.

Roberto Baratta, Secretario del Ministerio de Planificación y su secretario privado Nelson Lazarte, quedaron detenidos junto a otros funcionarios de De Vido: Ezequiel García , Enrique Llorens, Walter Fagyas, Hernán Gómez, y Martín Larraburu, Recordemos que José López ya está en la cárcel anticipando el caso.

También fueron detenidos importantes empresarios como Carlos José Mundin, Gerardo Ferreyra, Francisco Valenti, Rodolfo Poblete, Juan Carlos Lascurian y Raúl Vertúa. Otros empresarios se acogieron al arrepentimiento y permanecen en libertad mientras continúa el proceso como Jorge Sánchez Caballero, Juan Carlos Goycoechea, Oscar Zabaleta, Armando Loson, Jorge Neira, Carlos Wagner, Claudio Glazman y Angelo Calcaterra (primo del propio presidente Macri).

Hay un prófugo, Oscar Thomas, ex director del Ente Binacional Yacyretá, y está citada para brindar testimonio la actual senadora y ex presidenta Cristina Kirchner.

20180806112159_33807322_0_body
El departamento que Cristina Kirchner ocupa como vivienda en Buenos Aires también figura en los destinos del dinero de sobornos.

Los bolsos de la Presidencia.

Precisamente el domicilio particular de la senadora y la quinta presidencial de Olivos aparecen señalados como los lugares donde los bolsos de mayor valor eran alcanzados para ser recibidos por el secretario personal de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz “El valijero.” Muñoz no podrá contar su historia, falleció en 2016, aunque sus logros se observan en la inmensa fortuna que heredó su familia.

La cantidad de dinero involucrado en sobornos, cuyo destino final se desconoce, podría equivaler a 15 mil millones de dólares según se desprende de versiones judiciales, contemplando que las empresas beneficiadas debían retornar entre el 10 y el 20% de sus pagos al poder de turno. Esa suma sería el resultado de 12 años de corrupción solamente con la obra pública, equivalente a dos presupuestos anuales de Educación o diez de Salud, por citar parámetros que puedan dimensionar el desfalco.

Las famosas bóvedas para guardar dinero que el entorno de los Kirchner habría dispuesto y jamás fueron encontradas, no deben ser una falacia dada la cantidad de billetes que debieron esconder para luego utilizarlos con fines personales o políticos. El lugar donde se esconde esa fortuna o lo que queda de ella, no se sabe. Lo cierto es que los testimonios que trascienden desnudan una macabra operación que fue sellada con silencio e impunidad y que permitió empoderar políticos, funcionarios y empresarios con grandes recursos. Otros habrán sido atemorizados para que callen y miren para otro lado, porque la mafia sabe cómo presionar para ocultar sus oscuras operaciones.

Es inevitable no establecer un paralelo entre nuestra inestable realidad económica y el uso del dinero público para la corrupción. Ante la decadente realidad social que permanece desde hace décadas es doloroso pensar que lo recursos necesarios para revertirla se fueron a engrosar los bolsillos de ricos funcionarios. Nada les importó porque su objetivo era ese, ganar dinero fácil desde su sitio de poder del que no deseaban irse.

Claudio Sabuzzo

@laterminalblog

Anuncios

Deja un comentario y participa del debate....

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s