Construir y destruir.

Disculpe si hiero susceptibilidades. No me acompaña ninguna pasión más que el interés en describir lo que viví en este tiempo y lo que vivo en la actualidad. Los dirigentes que predominaron en los últimos 70 años fueron parte de un movimiento político confuso que nos mostró el cielo y el infierno. Ellos pudieron cambiar la historia…

La otra presidenta.

Hace 38 años otra mujer gobernaba Argentina. La fórmula Perón-Perón la llevó a la vicepresidencia y  tras fallecer su esposo, al cargo político más importante del país.  El partido gobernante aceptó con sumisión este destino, aceptó su entorno místico, sus extraños asesores y funcionarios. Cuando faltaba poco para las elecciones, Isabel Perón se toma unas…

La juventud que no se rebela.

Lo que en Argentina se conoce como militancia, es señalado en muchas partes del mundo como activismo. En Argentina el principal grupo activista político es parte de la columna vertebral del poder estatal. “La Cámpora” no levanta las banderas de los años ’70 cuando se luchaba contra el capital extranjero: sus enemigos son otros argentinos. Lo…

La tinta y la sangre.

  Sin anestesia, el gobierno de Cristina Kirchner levantó la tapa de una olla nauseabunda. En ella se conservaba la oscura historia de una empresa con participación estatal y privada, que se vendió a los diarios mas importantes del país en los inicios de la dictadura, en 1976. La operación revelaba la estrecha vinculación, por…

La sociedad de los muertos vivos.

Los muertos siempre fueron parte de la historia Argentina. En un estado putrefacto o conservados artificialmente, mantienen su vigencia, movilizados y movilizando corrientes de opinión y enfrentamientos. Nos hipnotiza la muerte. Su poder sobrenatural. La facilidad de usar cadáveres para fines políticos. ¿Nos arrastra esa conducta a la decadencia como sociedad? ¿Nos impide tanta necrofilia…

Somos la rabia (Parte 2): Los vasos comunicantes.

Seguimos con la historia que comenzamos en un post anterior. A partir de la década del 60 la violencia alimentada desde el poder, tenía su correlato en la sociedad civil. Los gobiernos seudocráticos no podían exhibir legitimidad y autoridad ante una población dividida, temerosa. Los muertos hacían crecer los ánimos de los insurgentes. La violencia sale…

Somos la rabia (Parte 1): La violencia política.

El letrero señala “FAR, FAP y Montoneros” y es parte de la escenografía de la plaza de los Dos Congresos, en Buenos Aires, donde se produce una extraña protesta. Esa presencia nos muestra el conjunto de sectores distintos que forman parte del gobierno de los Kirchner: desde la ultraderecha a la izquierda revolucionaria. Pero Montoneros…